-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Padres judíos ‘regulares’ se convierten en una potencia porno gay en un nuevo documental de Netflix

Circus of Books‘ muestra cómo los padres conservadores de la directora Rachel Mason convirtieron una librería para adultos en una institución LGBT de California, y también enviaron a los niños a la escuela hebrea.

Rachel Mason tuvo una infancia increíblemente normal. Ella y sus dos hermanos crecieron en Los Ángeles con un padre cálido, eternamente feliz y una madre algo más estricta y religiosamente conservadora.

Fueron a la sinagoga, hicieron los deberes y Rachel solía andar por ahí con una de sus primeras cámaras de video. Solo cuando ingresó a la escuela secundaria y gravitó hacia la “contracultura” y los “niños queer”, se dio cuenta de que sus padres estaban lejos de ser aburridos: eran revolucionarios.

Barry y Karen Mason eran dueños y operaban Circus of Books, un negocio de pornografía gay con locales en West Hollywood y Silver Lake. También produjeron y distribuyeron algunas de las películas pornográficas gay más famosas de la era anterior a Internet.

No lo dabas cuenta al verlos. Ni entonces, ni ahora. Como dijo un ex empleado (y actual celebridad drag queen) “bien podrían haber estado vendiendo manzanas”. Lo trataron como un negocio, y ni siquiera uno que buscaran.

La forma en que cayeron en la posesión de un lugar anunciado de tienda / conexión es solo una de las razones para ver “Circus of Books“, el documental en Netflix. Dirigida por Rachel, hija de los Mason, ahora adulta con un pie en documentales tradicionales y el otro en cine de arte experimental, la película se mete en el meollo de cómo dirigir un negocio de obscenidades, pero también argumenta que “Circus of Books” debería ser reconocido como un espacio necesario, incluso noble.

Además, la película se vuelve bastante personal cuando detalla cómo, a pesar de que la línea de trabajo permitió que sus hijos vayan a  la universidad, el hermano de Rachel se enfrentó con su madre religiosamente devota cuando contó que era homosexual.

La película está en Netflix gracias al gran acuerdo del súper productor Ryan Murphy con el gigante de la transmisión. Murphy, cuyos otros créditos incluyen “Hollywood”, “Feud”, “Glee” y “Nip / Tuck” también se encuentra en las primeras etapas de convertir el documental de Mason en una película narrativa. Mi conversación telefónica con Mason ha sido editada para mayor claridad.

Entrevistador: Hola, gracias por tomarte el tiempo de hablar conmigo hoy.

  1. Mason:Shalom! ¿Estás en Israel?

No, Queens, Nueva York, en realidad.

Mi madre lee The Times of Israel. Está aterrorizada por que hayan escrito sobre ella en la prensa judía. Hemos estado en el Wall Street Journal y en el New York Times, pero cuando Forward escribió algo, comenzó a entrar en pánico. “¡Mis abuelos solían leer Forward en yiddish!” La gente que realmente conoce leerá esto.

Bueno, esto habla al corazón de la película, cómo tus padres pudieron mantener el “trabajo” en una burbuja y vivir una vida normal. Si no hubiera sido por su trabajo, no hubiese habido razón para hacer una película sobre ellos.

Precisamente. Y he recibido comentarios de personas de la comunidad LGBT, donde dicen: “Oye, ¿qué hace una pareja heterosexual dirigiendo un negocio gay? ¡Hubiera sido mejor si se tratara de una pareja gay! Y, claro, supongo que puedes decir eso, ¡pero entonces no tendrías una película! Necesitas un conflicto para contar una historia.

Entonces, tus padres: dejas en claro que tu padre es un hombre extremadamente amable y agradable, pero tu madre es una especie de galleta dura. Y no es la persona más fácil de dirigir. Con esto en el mundo ahora, ¿cuál es su “crítica” en esta película?

¡Oh Dios! Mi mamá es una pila de contradicciones. Eso es lo que hace que la película sea genial. Ella es un personaje complicado, difícil y fascinante. Y ella nunca es fácil;  no lo hace fácil. Decir algo positivo es todo un desafío para ella. No sé cuántas buenas críticas necesita leer para demostrar que valió la pena.

Pero finalmente ha reconocido que este esfuerzo fue un éxito. Ha habido demasiados comentarios positivos. Le expliqué qué significa 100% en Rotten Tomatoes. [Nota: “Circus of Books” ahora tiene un 98% en Rotten Tomatoes, ¡lo cual sigue siendo una gran hazaña!]

En última instancia, ella desea que esta película hubiese sido sobre cualquiera menos sobre ella. Esa es su famosa línea. Ella dice que si hubiera sabido que alguna vez iba a ser tan amplio, nunca hubiese aceptado participar en ella.

Hay muchas personas que hacen documentales sobre sus padres. No siempre reciben tanta atención.

No esperaba que esto saliese tan bien. Esperaba, quizás, que fuera bien recibido en la comunidad gay. No esperaba que se elevara a este nivel de conversación en la comunidad judía. Supuse que se mostraría en el circuito del festival de cine LGBT y luego iría al mundo académico, para clases de estudios de género. Todo esto es un shock para mí.

Pero fue un buen shock, una delicia. Muestra que nuestra cultura está lista para manejar este contenido. No creo que lo hubiese estado hace solo 10 años, o incluso menos.

Definitivamente hay una división generacional con respecto al “espacio liminal” de una librería gay. Es posible que haya personas mayores e identificadas como liberales, que apoyan los derechos de los homosexuales, pero que mantienen una actitud que considera el trabajo sexual y la pornografía como de explotación. Algunos liberales de la vieja escuela, como mis padres, criaron a sus hijos con la idea de que un club de striptease es inmoral y explota a las mujeres; algunos teóricos de la Generación Z dicen que cualquiera que no esté ganado dinero masturbándose en MyCams dot com o lo que sea,  está en el lado equivocado de la historia.

Déjame preguntarte, ¿te identificas como heterosexual?

Por elección propia, sí, soy heterosexual. Es bastante aburrido.

Bien, entonces te has descubierto como heterosexual. Pero esto es importante, porque te criaron reconociendo un desequilibrio entre cómo son tratados los hombres y las mujeres. Y eso es de verdad.

Pero el trabajo sexual gay y la pornografía son muy diferentes. Categóricamente diferente. Alguien, siendo heterosexual, es parte de la corriente principal. Hubo y hay muchas más oportunidades para encontrar todo tipo de contenido. Esta película, incluso comenzando en el cambio cultural de fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, sigue siendo tan transgresora como para insinuar que algo es gay. Tengo 41 años, y cuando era niña, las palabras “gay” o “maricón” eran sinónimos de horrible, terrible, asqueroso. Si eras gay, estabas enfermo y despreciable, y durante muchos años podrías ser encarcelado por ello.

Era tener un ambiente donde la gente aceptaba que los hombres estuviesen con hombres, donde pudieras verlo. Cuando filmamos el cierre de la librería, hubo hombres llorando, realmente llorando. Un veterano de Vietnam vino a presentar sus respetos, porque cuando salió del ejército, este era el único lugar donde podía venir. Incluso saber que existía tal lugar significaba mucho para él.

Entonces eso por un lado. Por otro lado, sobre la pornografía en general, las cosas definitivamente han cambiado. Las mujeres tienen mucho más poder. Claro, hay algunos casos de explotación, como en cualquier negocio, pero el negocio del sexo está muy analizado, por lo que hay una tremenda autovigilancia. No es un negocio criminal. Es legal y superficial, y odian el mal comportamiento.

Es interesante pensar en eso, considerando que gran parte del contenido se vende como “fuera de la ley” y “tabú”.

Tenemos una fijación tan perversa en avergonzar el sexo en nuestras tradiciones culturales o incluso bíblicas. Pero si no nos avergonzásemos  del sexo en la medida en que lo hacemos, no creo que hubiésemos tenido el tipo de pornografía que tenemos, que se sumerge directamente en estos fetiches que la gente quiere ver porque está reprimida. Cuanto más intentes ocultar algo, más saldrá a la superficie de diferentes maneras.

Es posible que veas algo que suena como “incesto porno” o lo que sea, pero en realidad es fantasía. Estas mujeres son mayores de 18 años. Sí, hay algunos malos actores que envenenan la cadena de suministro. Esta es la minoría. Mientras el porno sea fantasía y sea consensuado, que los es, no tiene nada de malo. Y a estas personas se les paga por ello. Es un trabajo. Puede que no sea el trabajo que desea hacer, pero es un trabajo.

Tus padres no son en absoluto personas transgresoras. ¿Crees que el hecho de que esto fuera porno gay los ayudó a racionalizarlo, que estaba tan fuera de su vida personal y de sus propios deseos? ¿Hubieran estado más complicados distribuyendo pornografía directa, que hubiese estado un poco más cerca de casa?

Bueno, a mi papá le encantaba el negocio. Nunca tuvo un problema con eso. No hubiese habido película si solo hubiese estado mi papá. Sin embargo, mi madre lo consideró todo obsceno. Incluso hoy es aprensiva con la palabra “porno”. Ella siempre tuvo aspiraciones de un estatus superior. Todos en su familia fueron a la universidad y triunfaron. Y ser devota, conservadora al borde de la ortodoxia, le trajo muchos conflictos.  Mi padre era más de clase trabajadora. Sus padres nunca lo presionaron para que fuera más religioso, solo querían que se casara con una niña judía.

Tu película muestra cómo la actitud religiosa más dogmática de tu madre causó una ruptura familiar cuando tu hermano se volvió gay. Pero tengo curiosidad si hay aspectos del judaísmo que fueron un punto brillante para ti. Vi una foto en la película de la joven Rachel haciendo girar un dreidel.

¡Sí! Me alegra que hayas visto eso. Quiero decir, me encanta el movimiento de reforma. Me ha abierto tanto, y para cualquiera que tal vez no necesariamente planea casarse con un judío, pero puede casarse con alguien que apreciará el judaísmo. Para absorber las tradiciones culturales, e incluso algunas de las tradiciones bíblicas.

Quiero decir, vivimos en América. En realidad es bastante difícil encontrar otro judío. A menos que quieras vivir en un shtetl como Williamsburg, debes realmente esforzarte. La realidad de la vida estadounidense está rodeada de no judíos. Está bien. Tengo un hijo de siete años. Va a una sinagoga reformista. Yo diría que la mitad de las personas allí tienen un parentesco mixto, pero esos niños están aprendiendo las tradiciones. El dogma de “debes casarte con un judío o estás fuera” no es realista.

Luego, por supuesto, están las enseñanzas reales del judaísmo más conservador. Una línea que dice: “Gracias a Dios por no hacerme una mujer”, bueno, ¡eso no hace que las mujeres que quieren orar se sientan muy bien! ¿Qué tal si mi madre, cuando quería llorar por su padre, hubiese tenido problemas para encontrar un minyan [quórum de oración], y hubiese tenido que llamar al portero porque mi madre no contaba como persona?

Estas divisiones integradas, en las que las mujeres no importan, pudieron cambiar. Y me encanta ese cambio. Entonces me siento muy conectada. Estoy involucrada en un grupo llamado Never Again Action donde los judíos más jóvenes ayudan a los refugiados, algo que necesitábamos en la Segunda Guerra Mundial. Creo mucho en tikkun olam [reparando el mundo].

¿Quiénes quieres que interpreten a tus padres cuando se haga la versión narrativa de esta película?

Bueno, estoy en buenas manos con el productor Ryan Murphy, y estaba en una habitación cuando estaban lanzando nombres. Los escuché decir el nombre de Meryl Streep varias veces. Quiero decir, wow, sí, ¡ella haría un buen trabajo!

¿Y el de tu papá?

Todos dicen que se parece a Larry David. Pero para esto tendría que ser más joven. Quizás Brett Gelman, quien también está en “Stranger Things”. Y en realidad lo conocí, una vez, en el estreno de la película “Jojo Rabbit” y  se apagó la luz. ¡Veremos!

¿Quién debería interpretar tu papel de pequeña?

Ni siquiera puedo imaginarlo. Pero recuerdo la película “Bienvenido a la casa de muñecas”, así que esa niña [Heather Matarazzo] probablemente tenga mi edad ahora, pero debe haber alguien joven con ese sentimiento rebelde.

¿Quizás uno de los niños de “Stranger Things“? ¿Quizás la hija de Ethan Hawke, Maya Hawke?

Traducido por Alicia Weiss.

Fuente: Times of Israel.

Mostrar más

1 Comentario

  • yankel
    yankel

    que nota más idiota que hay que leer mil veces para ver qué quisieron publicar

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni