Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Arqueólogos de Israel encuentran patrón oculto en Göbekli Tepe, el “Templo más antiguo del mundo”

Los enigmáticos monolitos construidos hace unos 11.500 años en Göbekli Tepe han estado desconcertando a los arqueólogos y desafiando las ideas preconcebidas sobre la cultura prehistórica desde su descubrimiento en la década de 1990. Principalmente, ¿cómo pudieron los cazadores-recolectores con una estructura social supuestamente primitiva construir tales círculos monumentales de piedra en esta estéril cima de colina en lo que hoy es el sudeste de Turquía? ¿Cómo pudo una sociedad mayoritariamente nómada, en los albores de la agricultura, reunir los recursos y los conocimientos técnicos para crear lo que sus descubridores han denominado el templo más antiguo conocido del mundo?

En todo caso, un descubrimiento de los arqueólogos israelíes sugiere que el proyecto de construcción de Göbekli Tepe era aún más complejo de lo que se pensaba, y requería una cantidad de planificación y recursos que se pensaba que eran imposibles para aquellos tiempos. Su estudio de los tres recintos de piedra más antiguos de Göbekli Tepe ha revelado un patrón geométrico oculto, específicamente un triángulo equilátero, que subyace a todo el plan arquitectónico de estas estructuras.

Gil Haklay y Avi Gopher, arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, dijeron que esto significa que, contrariamente a las suposiciones generales hechas por los investigadores de Cobikiri hasta ahora, estos tres círculos están planeados. Es una unidad y se pudo haber construido al mismo tiempo.

Por lo tanto, el estudio publicado en el Cambridge Archaeological Journal, en enero, concluyó que antes de que se inventara la escritura a mano o la rueda hace miles de años, los constructores de Göbekli Tepe claramente tenían una cierta comprensión de los principios de geometría y Aplicado a su plan de construcción.

El arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel y candidato a doctorado de la Universidad de Tel Aviv, Haklay sostuvo: “El descubrimiento inicial del sitio fue una gran sorpresa, y ahora demostramos que su construcción es más complicada de lo que pensábamos”.

La primera fase de la construcción de Göbekli Tepe, o “colina de los panzones” en turco, se ha datado entre 12.000 y 11.000 años atrás. Esta es la primera parte del Neolítico, también conocida como Neolítico Pre-Cerámica A (o PPNA), alrededor de la época en que los habitantes del Levante septentrional comenzaron a domesticar plantas y animales, iniciando la Revolución Agrícola.

Los constructores del sitio erigieron varios círculos concéntricos de piedra, colocando en los muros enormes pilares en forma de T que alcanzaban casi seis metros de altura, muchos de los cuales estaban decorados con relieves de animales y otros motivos. Estos círculos parecen haber sido construidos alrededor de pares de pilares colocados aproximadamente en su centro.

Hasta ahora sólo se han excavado cuatro círculos de la PPNA, llamados recintos A, B, C y D, pero los estudios han mostrado que hay al menos 15 más esparcidos por la colina, así como media docena de otros sitios similares sin explorar en el sudeste de Turquía.

Un patrón inesperado

El nuevo estudio se centró en los recintos B, C y D, que se sabe que son ligeramente más antiguos que el A. Partiendo de la suposición de que un proyecto de construcción tan masivo habría superado las capacidades de los pequeños grupos no sedentarios que suelen componer las sociedades de cazadores-recolectores, la mayoría de los estudiosos han supuesto que todos los círculos de Göbekli Tepe tuvieron que ser construidos gradualmente durante un largo período de tiempo.

“Se especula mucho con que las estructuras se construyeron sucesivamente, posiblemente por diferentes grupos de personas, y que una fue tapada mientras se construía la siguiente. Pero no hay evidencia de que no sean contemporáneas”, dice Haklay a Haaretz.

Haklay fue arquitecto antes y utilizó un método llamado análisis formal de edificios, que se utiliza para rastrear los principios y métodos de planificación utilizados en el diseño de estructuras existentes.

Usando un algoritmo, identificó los puntos centrales de los tres círculos irregulares de piedra. No es de sorprender que esos puntos cayeran aproximadamente a mitad de camino entre el par de pilares centrales de cada recinto. Lo que fue sorprendente, sin embargo, fue que esos tres puntos se podían unir para formar un triángulo equilátero casi perfecto. Específicamente, los vértices están a unos 25 centímetros de distancia de formar un triángulo perfecto con lados que miden 19.25 metros cada uno.

“Ciertamente no esperaba esto.Los recintos tienen todos diferentes tamaños y formas, así que las probabilidades de que estos puntos centrales formen un triángulo equilátero por casualidad son muy bajas”, amplió Gil Haklay.

El hallazgo confirma las investigaciones anteriores de Haklay y Gopher en otros sitios que muestran que los arquitectos del Neolítico o incluso del Paleolítico tardío no construyeron refugios y casas al azar, sino que tuvieron la capacidad de aplicar principios geométricos rudimentarios y crear unidades de medida estándar.

“En Göbekli Tepe, el descubrimiento del patrón es la evidencia de un complejo diseño abstracto que no podía realizarse sin crear primero un plano a escala”, asegura Haklay. Por otro lado, el arqueólogo sugiere que en una época en la que la invención de la escritura estaba a milenios de distancia, esto podía lograrse, por ejemplo, utilizando cañas de igual longitud para crear un plano rudimentario en el suelo.

“Cada recinto pasó posteriormente por una larga historia de construcción con múltiples modificaciones, pero al menos en una fase inicial comenzaron como un único proyecto.La implicación es que un solo proyecto en Göbekli Tepe era tres veces más grande de lo que se pensaba y requería tres veces más mano de obra, un nivel sin precedentes en las sociedades de cazadores-recolectores”, reveló el arqueólogo Haklay.

De repente, la estratificación social

La construcción habría requerido cientos o tal vez miles de trabajadores y podría ser llevada a marcar el nacimiento de una sociedad más estratificada, con un nivel de sofisticación que antes sólo se veía en grupos de agricultores sedentarios posteriores, dice Gopher, un profesor de arqueología de la Universidad de Tel Aviv y asesor del doctorado de Haklay.

“Aquí es donde comienza: el instinto de compartir de las sociedades de cazadores-recolectores se reduce y la desigualdad crece; alguien dirige el espectáculo, no sé si son chamanes o líderes políticos, pero esta es una sociedad que tiene un arquitecto y alguien que inicia un proyecto como este y tiene el poder de hacerlo realidad”, dice Gopher.

El nuevo estudio es “una asombrosa contribución a la comprensión” de este enigmático sitio, comenta Anna Belfer-Cohen, profesora de arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalem y experta en prehistoria tardía. Sin embargo, dado que hay muchos círculos de piedra en Göbekli Tepe y otros sitios cercanos que aún no han sido excavados, no sabemos si las mismas conclusiones pueden aplicarse a todos estos recintos, advierte Belfer-Cohen, que no participó en el estudio.

“Estos tres recintos pueden haber sido construidos juntos, pero eso no significa que los otros no hayan sido construidos como unidades individuales, tal vez por grupos diferentes”, sostiene. “Sólo hemos descubierto la punta del iceberg de este fenómeno, pero es más probable que haya habido muchos grupos diferentes que consideraban toda esta área sagrada y que convergieron en ella para erigir los recintos, en lugar de un solo grupo que se volvió loco y sólo construyó estos complejos día y noche”.

El nuevo orden mundial

Cómo y por qué los cazadores-recolectores neolíticos movilizarían los enormes recursos necesarios para construir Göbekli Tepe y otros sitios como éste es objeto de mucha especulación. Mientras que algunos investigadores han interpretado las estructuras como espacios residenciales, la mayoría de los arqueólogos ven poca evidencia de esto y consideran la monumentalidad del complejo y la riqueza de su iconografía como evidencia de un propósito ritual.

Los enormes pilares en forma de T y los relieves en ellos, tanto animales como humanos, han sido interpretados como tótems: tal vez representaciones de espíritus protectores, posiblemente de antepasados fallecidos hace mucho tiempo, algunos de los cuales se creía que adoptaban forma animal. La idea de que las imágenes zoomórficas y antropomórficas puedan representar a los venerados muertos se vio reforzada por el reciente descubrimiento de fragmentos de cráneo modificados enterrados en el sitio, que muchos investigadores consideran que son evidencia de cultos a los antepasados (de manera similar a la interpretación de las máscaras de piedra encontradas en todo el Levante desde hace unos 9.000 años).

La identificación del patrón geométrico oculto refuerza la interpretación de Göbekli Tepe como un sitio de culto, dicen Haklay y Gopher. El lado sur del triángulo atraviesa los pilares centrales de piedra de los recintos B y C, creando una base para el polígono. El eje perpendicular a esta línea atraviesa todo el sitio y termina en el centro del recinto D, que puede ser interpretado como la cima de la pirámide.

Esto sugiere que los constructores entendieron y quisieron representar la idea de una jerarquía, tal vez con la intención de cristalizar el nuevo orden de una sociedad menos igualitaria y más estratificada, sostienen Haklay y Gopher.

La estratificación no se limitaba a las relaciones humanas: propone un cambio en la percepción de la relación entre los humanos y la naturaleza, sugieren los arqueólogos. Eso se debe a lo que se encuentra en la parte superior del triángulo, en el centro del recinto D.

Mientras que los característicos pilares en forma de T del sitio han sido interpretados como figuras humanas estilizadas, los monolitos centrales del recinto D son los únicos claramente antropomórficos, con relieves de manos, un cinturón y posiblemente un taparrabos. Colocar estas representaciones humanas en la parte superior de este triángulo habría sido un poderoso mensaje, y representaba una desviación ideológica de los cánones centrados en los animales del arte paleolítico.

“En el arte paleolítico, los seres humanos son raros, y es lo mismo aquí, pero están comenzando a ver este cambio, es decir, el comienzo de la visión de la humanidad de estar centrada en el mundo, en la que los animales y las plantas ya no son iguales a los seres humanos, les pertenecen”, confesó el Gopher a Hareetz.

En otras palabras, Göbekli Tepe puede estar diseñado para representar o explicar intencionalmente o no la creciente capacidad de los humanos para manipular el medio ambiente, que en los próximos siglos llevará a los humanos a domesticar este cultivo por primera vez.

Por último, el arqueólogo Gopher expresó: “El fin del estilo de vida de los cazadores-recolectores es más una transformación ideológica que económica o tecnológica”. “Los cazadores-recolectores no pueden domesticar nada, va en contra de su visión del mundo, que se basa en la igualdad y la confianza. Una vez que esa ideología cambia, toda la estructura de la sociedad se transforma y nace un nuevo mundo”, concluyó Avi Gopher.

Con información de Israel Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni