Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

¿Sitio bíblico de Ziklag finalmente identificado?

La ubicación de Ziklag, un poblado mencionado varias veces en las escrituras judías, ha sido debatida durante mucho tiempo. Hasta la fecha, hasta 15 diferentes sitios arqueológicos han sido sugeridos por arqueólogos que intentan encontrar la ciudad bíblica, como Tel Halif cerca del Kibbutz Lahav, Tel Shera en el Néguev occidental, y Tel Sheva.

Ziklag se menciona varias veces en la Biblia, la más famosa en el Libro de Samuel, cuando el joven rey David recibió refugio del rey Saúl de manos del rey filisteo Aquis de Gat. David recibió Ziklag como estado vasallo, bajo la protección de Aquis, y la usó como base para las incursiones contra los geshuritas, los girzitas y los amalecitas.

Respecto a lo que figura en el Libro de Samuel, la ciudad fue destruida por los amalecitas y la población fue esclavizada. Después de que el rey Saúl muriera en la batalla con los filisteos, David dejó Ziklag y viajó a Hebrón para ser ungido como rey de Israel.

Tel a-Sharia en el desierto del Néguev ha sido identificada desde hace mucho tiempo como uno de los posibles lugares de Ziklag, y tiene una de las mayores pretensiones de ser el antiguo poblado. Ahora, otra teoría ha sido presentada que apoya las afirmaciones de Tel a-Sharia.

El profesor Moshe Garsiel, profesor emérito de Biblia en la Universidad de Bar-Ilan, y su esposa, la Dra. Bat Sheva Garsiel, que es una experta en el Corán, han utilizado la toponimia árabe (el estudio de los nombres de lugares) y las tradiciones islámicas locales para llegar a la conclusión de que la verdadera ubicación de Ziklag es Tel a-Sharia, basada en una ley instituida por David sobre el reparto del botín de guerra. Garsiel explica que los nombres árabes de los lugares no conservan los antiguos nombres bíblicos, sino que perpetúan algo de importancia histórica que ocurrió allí y que los árabes locales atribuyeron al lugar, y ésa es la base de su teoría con respecto a Ziklag.

“El Rey David salvó a los rehenes de los Amalakitas y regresó con mucha recompensa”, explicó Garsiel al Jerusalem Post. “Regresó con todos a Ziklag, pero en el camino a la batalla, un tercio del batallón, unos 200 soldados, se quedó atrás, y dos tercios fueron a la guerra.

“Todos los que fueron a la guerra con David preguntaron por qué tenían que compartir su recompensa con los otros que se habían quedado atrás, así que David dictaminó que para los que se quedaron atrás, es como si fueran a la guerra”, amplió.

El Libro de Samuel menciona: “David respondió: El Señor nos mantuvo a salvo. Nos dio éxito en la batalla. Nadie estará de acuerdo con lo que dices. Cada persona recibirá una parte igual. Algunos hombres se quedaron con el equipaje. Algunos hombres lucharon en la batalla. Pero cada persona recibirá la misma cantidad. David tomó esta decisión como una orden. Los israelitas han seguido esta decisión desde ese día”. (Samuel I, 30:23-26).

“Es una ley, y esta fue la conexión que hice con la Sharia, que significa ‘ley’ en árabe”, detalló Garsiel.

“El valle (debajo de Tel-a Sharia) se llama Wadi a-Sharia – El valle de ‘la ley’. Eso se acortó a Tel Shera, que también se conoce como en hebreo. La ley. Desde allí llegué a entender que los árabes le dieron el nombre de “la ley de David”.

Por otra parte, el profesor Garsiel también explica sobre las conexiones islámicas entre el profeta Mahoma y el Rey David, quien es muy estimado en la tradición islámica y fue honrado con el título de “Halif”. El sitio arqueológico de Tel Halif está a sólo unos kilómetros de Tel a-Sharia y Garsiel señala que también se llama así en honor al Rey David.

Durante una de las primeras victorias de Mahoma en su conquista de la Península Arábiga, promulgó una ley que establecía que el botín de guerra debía dividirse equitativamente entre los que iban a la batalla y los que se quedaban en el campamento, como había hecho David.

“Cuando Mahoma luchó y ganó, introdujo una ley de la sharia en la que todos los que iban a la guerra y los que se quedaban atrás se repartían el botín. Esa es una de las conexiones entre Mahoma y David”, concluyó Garsiel.

Con información de Israel Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni