Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Entre la indignación y el enojo, Lapid y Ya’alon abandonan Azul y Blanco

Yair Lapid y Moshe Ya’alon, líderes de las facciones de Yesh Atid y Telem en Azul y Blanco, criticaron la decisión de Benny Gantz de ingresar a un gobierno aliandose con su antiguo enemigo Benjamin Netanyahu el jueves por la noche, diciendo que este abandonó sus principios “arrastrándose” en una coalición de “extremistas y extorsionistas”.

Lapid dijo que Gantz había traicionado a los votantes de Azul y Blanco, les había robado sus votos y se los entregó a Netanyahu. A pesar de sus afirmaciones, Gantz no estaba entrando en un gobierno de unidad, sino que simplemente se había “entregado” a Netanyahu, acusó Lapid.

“La crisis del coronavirus no nos da el derecho o permiso para abandonar nuestros valores”, dijo el enfurecido Lapid. “Prometimos no sentarnos bajo un primer ministro con tres acusaciones penales. Prometimos no formar parte de una coalición de extremistas y extorsionistas. Dijimos que no permitiríamos que nadie socavara la democracia de Israel. Y en esta semana de todas las semanas, en las que los ataques al sistema de justicia fueron peores, se otorga un premio a quienes desobedecen la ley. Un premio a la criminalidad. No puedes arrastrarte a un gobierno así y decirnos que lo hiciste por el bien del país”.

En un cambio radical, Gantz fue elegido orador de la Knesset el jueves por la noche como parte de un acuerdo de unidad emergente, perdiendo la mitad de su alianza centrista para ingresar a un gobierno con Netanyahu y su bloque de derecha.

Según el acuerdo informado, que aún está tomando forma, Gantz se asociará con Netanyahu en una coalición de unidad, sirviendo inicialmente como ministro de asuntos exteriores o de defensa y luego asumiendo el cargo de primer ministro en septiembre de 2021, aunque muchos analistas políticos dudan que tal rotación realmente tome sitio. Se espera que Gantz renuncie a la presidencia después de que se forme un gobierno de unidad, para ser reemplazado por un miembro del Likud. Incluso el anterior orador de la Knesset, Yuli Edelstein, quien renunció al cargo el miércoles para evitar tener que cumplir con una orden de la Corte Suprema, él no estuvo de acuerdo.

La decisión de Gantz de unir fuerzas con Netanyahu condujo al rápido colapso de Azul y Blanco, con los números 2 y 3 del partido, Lapid y Ya’alon, rechazando el acuerdo. Sus facciones, Yesh Atid y Telem, respectivamente, presentaron una solicitud formal para separarse de Azul y Blanco el jueves por la tarde, dejando solo al partido de Resilicencia para Israel de Gantz, quien unirá fuerzas con el Likud de Netanyahu. Según los informes, Lapid le había dicho a Gantz que prefería que Israel fuera a las cuartas elecciones que ver a Azul y Blanco asociarse con Netanyahu.

Al anunciar en una conferencia de prensa el jueves por la noche que continuarían liderando el partido en la oposición, tanto Lapid como Ya’alon dijeron que estaban profundamente decepcionados con su antiguo socio político.

“Formamos Azul y Blanco para ofrecer una alternativa al pueblo israelí. Un partido centrista decente, honesto e impulsado por los valores. Los resultados de las elecciones demostraron que Israel necesitaba esa alternativa como nosotros necesitamos aire para respirar. Queríamos generar un cambio, generar esperanza, comenzar un nuevo camino”, dijo Lapid.

“Benny Gantz decidió hoy separar a Azul y Blanco para arrastrarse al gobierno de Netanyahu. Es una decisión decepcionante. Lo que se está formando hoy no es un gobierno de unidad o un gobierno de emergencia. Es otro gobierno de Netanyahu. Benny Gantz se rindió sin luchar y se arrastró hasta el gobierno de Netanyahu. Se unió al bloque extremista Haredi”, dijo el lider de Yesh Atid.

Lapid dijo que acompañó la campaña de Gantz porque “me miró a los ojos y dijo que nunca nos sentaríamos con este mal gobierno. Yo le creí. Junto con nosotros, más de un millón de votantes azules y blancos marcharon de calle en calle y de puente en puente. Buenos, honestos israelíes. Las personas que sirven en las FDI, pagan sus impuestos, obedecen la ley. Se sienten traicionados hoy, y con razón. Sus votos fueron robados y entregados como regalo a Netanyahu”.

Hablando después de Lapid, Ya’alon, quien se desempeñó como ministro de defensa cuando Gantz era jefe de gabinete de las FDI, dijo que “esta noche es una tarde triste”.

“No vimos nuestro lema, ‘Israel antes que nada’, como un lema vacío. Unimos fuerzas, creamos un poder político. La decisión de Gantz de arrastrarse al gobierno de Netanyahu, que representa todo a lo que nos oponemos, es decepcionante por decir lo menos”, dijo.

El partido Azul y Blanco se conformó en 2019, formado por tres partes constitutivas: el Yesh Atid de Lapid, que proporcionó gran parte de la infraestructura del partido dado que ya se había presentado en varias elecciones, y la Resiliencia para Israel de Gantz y Telem de Ya’alon, que eran nuevos en el escenario político de Israel.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni