-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La inteligencia de un hombre no se mide por su sabiduría, sino por su creatividad "   Albert Einstein

Se cumplen 88 años de la primera Macabeada

El 28 de marzo de 1932 se inauguró la primera Macabeada que, mirado en perspectiva, nos lleva a resaltar que en esa fecha, aún no se había creado oficialmente el Estado de Israel, ni había comenzado la Segunda Guerra Mundial. Es así que en esa primavera, se congregaron en Tel Aviv 390 deportistas procedentes de dieciocho países, incluyendo sesenta y nueve de Egipto y Siria.  Estados Unidos, en cambio, envió la delegación más pequeña, con tan sólo diez deportistas.

El acto principal es conocido históricamente como la “macabeada del caballo blanco”, a causa de que la presentación comenzó con un colorido desfile por las calles de Tel Aviv, encabezado por el entonces Intendente Meir Dizengoff, montado en un caballo blanco. Ese desfile se realizó pese a la oposición de la policía del Mandato Británico. La ciudad de Tel Aviv contaba entonces con unos 50 mil habitantes, y se logró terminar a tiempo la construcción de su primer estadio deportivo, al norte de la ciudad, que albergó dicho evento. Dizzengof, que vivía en Yaffo (o Jaffa), había soñado con la fundación de una ciudad más prolija y ordenada, en terrenos desérticos linderos, y trabajó incansablemente en ese proyecto hasta concretarlo, y por tanto fue el primer Intendente de Tel Aviv.

ORIGEN DE LAS MACABEADAS.

Estos juegos fueron organizados por la Unión Mundial Maccabi (U.M.M.), organización deportiva fundada en 1921, en el transcurso del 12º Congreso Judío Mundial celebrado en Karlovy Vary (Checoslovaquia). La idea de las Macabeadas surgió en la mente de Yosef Yekutieli, un adolescente oriundo de Rusia, cuya familia en 1909, cuando él tenía doce años, emigró a la Palestina otomana. Amante del deporte, enseñó educación física y jugó al fútbol en Maccabi Tel Aviv, del que posteriormente fue directivo. Impulsó la fundación de varias instituciones deportivas en Israel, incluida la Asociación de Fútbol Eretz Israel (la tierra de Israel) en 1928, la Federación de Deportes Amateur en Palestina en 1931 (ahora la Asociación Atlética Israelí) y el Comité Olímpico de Eretz Israel en 1933.

Desde su adolescencia, fantaseó con la idea de unos juegos olímpicos para atletas judíos; perseveró e insistió incansablemente en su idea, al punto que en 1928, presentó su propuesta al Keren Kayemet Leisrael (Fondo Nacional Judío), con el fundamento de que los Juegos Macabeos conmemorarían el 1.800 aniversario de la rebelión judía de Bar Kojba contra el Imperio Romano. Es que precisaba su apoyo económico para financiar los juegos.

Pero claro, se necesitaba, en última instancia, la aprobación del “Alto Comisionado Británico en Palestina y Transjordania”. El espaldarazo final lo obtuvo con el apoyo del designado administrador de Palestina, Sir Arthur “Andy” Grenfell Wauchope, que asumió su cargo en 1931. Se trataba de un militar de carrera, combatiente de mil batallas, Comandante durante la Primera Guerra Mundial, y que había sido gravemente herido defendiendo al imperio británico en las guerras de los Boers en Sudáfrica,  fue asignado al mandato en Palestina como destino final. Catalogado como simpatizante del sionismo, permitió durante su administración el ingreso de judíos a dicho territorio, al punto  deque por 1935 se había triplicado la población judía en la zona. Así, es que este nuevo Alto Comisionado concedió su patrocinio a la Macabeada, a condición de que también acogiera a atletas árabes y a los oficiales del Mandato Británico.  Fue así que la primera Macabeada se  programó para marzo de 1932.

El segundo problema que se planteó fue el de la información, esto es cómo hacer llegar la noticia de este evento a las comunidades judías dispersas por el mundo, que usualmente  hablaban distintos idiomas. En aquella época, a comienzos de la década del de 1930 del siglo pasado, nadie imaginaba la existencia de medios de difusión ni redes sociales como los que existen hoy en día. Así que el “medio” de publicidad escogido fue que dos delegaciones de motociclistas partieran de Tel Aviv hacia Europa para promocionar el evento. Una de estas delegaciones visitó previamente varias zonas del medio oriente (lo que hoy es Egipto, Siria, etc.), para recién luego partir hacia Europa.

Finalmente, desde el 28 de marzo hasta el 6 de abril de 1932 se realizaron las primeras Macabeadas con tal éxito, que se proyectó volver a realizarlas cada tres años en Eretz Israel.

SEGUNDAS MACABEADAS.

En un muy complicado contexto político mundial y especialmente en el viejo continente, en los que  tanto el nazismo como el fascismo, avanzaban vigorosamente, se logró sin embargo la realización de las segundas Macabeadas en 1935, a pesar de que por ese entonces el Mandato Británico, había impuesto severas restricciones a la inmigración judía, temeroso de que una llegada masiva fuera fuente de conflictos. Sin embargo, en esas Macabeadas aumentó significativamente el número de participantes a 1350 deportistas representando a veintiocho países, que compitieron en veintiún deportes. Entre los  participantes, había un nutrido contingente de Alemania; y a pesar de las restricciones, muchos deportistas que integraban las delegaciones extranjeras, aprovecharon la oportunidad para quedarse en la entonces Palestina. A modo de ejemplo, la delegación búlgara no regresó a Sofía, a la vez que la delegación alemana desfiló sin la bandera alemana, aprovechando también,  algunos de sus integrantes a permanecer allí, al igual que deportistas de otros países.

A causa tanto de la Segunda Guerra Mundial como de la Guerra de la Independencia de 1948 entre Israel y sus vecinos, no pudieron realizarse las terceras Macabeadas, que recién se retomarían en 1950, ya dentro del oficialmente creado Estado de Israel. Luego de la Cuarta Macabeada, en 1953, sí pudo adquirir el actual formato cuatrienal, al igual que las Olimpíadas, y se han celebrado ininterrumpidamente desde entonces.

LA UNIÓN MUNDIAL MACABI.

La organizadora de estos Juegos es la U.M.M., una asociación deportiva internacional con sede en Ramat Gan (Israel), que agrupa a más de 450 clubes deportivos de sesenta países, con un total de más de 400 mil socios. Por ello se dice que es una organización “paraguas”. Las Macabeadas adquirieron tal magnitud, que en 1961, el Comité Olímpico Internacional le otorgó a la Unión Macabi Mundial, “Status olímpico”, y declaró a las Macabeadas como “Evento Deportivo Regional”. También la Federación Mundial de Deportes, a la que la U.M.M. está afiliada, le reconoce dicho status; es que la Macabeada se encuentra entre los tres eventos deportivos amateurs más importantes del mundo, luego de las propias Olimpiadas. el nombre “macabeadas”, evoca a Judas Macabeo, líder de un grupo de revolucionarios que en el año 160 aec,  venció al Imperio Helenístico.

La idea originaria que impulsó a los fundadores de la UMM, era la constatación de que por aquella época, la cultura judía se canalizaba casi exclusivamente a través de la intelectualidad y la espiritualidad, sin atender la cultura física, siendo que por otro lado, varios atletas judíos se destacaban en diversos deportes, desde el boxeo y la natación, hasta el tenis, por citar algunos ejemplos. En resumen, adhirieron al lema “mente sana en cuerpo sano”.

Quizás por eso es que Einstein dijo:” Bendito sea la obra de los macabeos”, y resaltó su importancia, afirmando que era un contrapeso a la sobre espiritualidad que había vivido el mundo judío y que entendía que precisaba complementarse.

Si bien en 1926 se produjo una escisión por la cual se creó una nueva asociación deportiva, llamada Hapoel, y aunque ambas compiten en todas las disciplinas por el liderazgo deportivo del país, en 1951 Maccabi y Hapoel acordaron la fundación del Comité Olímpico Israelí, donde continúan unidas a la fecha.

A las últimas Macabeadas concurrieron delegaciones de más de 71 países, con alrededor de 10. mil deportistas. A su vez la Confederación Latinoamericana Maccabi (CLAM), organiza los llamados Juegos Macabeos Regionales, siempre dos años después de las Macabeadas Mundiales.

Con información del Comité Central Israelita del Uruguay.

Mostrar más