-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Azul y Blanco se afianza en la Knesset y Likud acusa maniobras antidemocráticas

El partido Likud, conducido por el primer ministro Benjamin Netanyahu, se enfureció el martes por la mañana después de que el Tribunal Superior dictaminó que la Knesset debía ser convocada para elegir un nuevo orador y después de que el bloque liderado por Azul y Blanco usara su mayoría de 61 personas para formar comités parlamentarios de supervisión.

Después de obtener el control sobre el Comité de Arreglos, que determina qué comités parlamentarios se formarán y quién se sentará en ellos durante un gobierno de transición, el bloque de centro-izquierda a última hora del lunes impulsó la formación de seis comités parlamentarios especiales, incluido uno para supervisar a Israel manejo de la crisis del coronavirus. El bloque de Likud intentó sabotear cada una de las votaciones.

“Azul y blanco junto con (el líder de Israel Beytenu Avigdor) Lieberman y la Lista Conjunta decidieron robar la Knesset a 2,5 millones de votantes de derecha”, dijo Likud en un comunicado donde aseguraban que la derecha debería verse representada en las comités parlamentarios a traves de miembros del bloque que encabeza Netanyahu.

“Mientras mostraban una destructividad sin precedentes, ignorando cualquier norma existente en la historia de la Knesset, decidieron formar no menos de seis comités temporales, en todos los cuales establecieron una mayoría para sí mismos con su representante al frente del comité”, apuntó el comunicado. “Eso está en contraste total con la distribución total de asientos de Knesset y con la práctica aceptada en 22 Knessets (anteriores)”.

El partido dijo que el bloque de derecha “no cooperará con esto y no participará en estas discusiones y votos antidemocráticos, que anularán e ignorarán 58 parlamentarios elegidos por el pueblo”, y prometió luchar contra el “comportamiento antidemocrático”.

El lunes por la noche, los jueces del Tribunal Superior ordenaron al presidente del Knesset, Yuli Edelstein, miembro del Likud, que votara el miércoles para ser reemplazado, dictaminaron en contra del esfuerzo de Edelstein por bloquear la votación y calificaron sus estrategias políticas como injustificadas y antidemocráticas.

El ministro de Turismo de Likud, Yariv Levin, continuó atacando el Tribunal Superior el martes, un día después de que él, el ministro de Justicia, Amir Ohana, y otros legisladores de derecha instaron a Edelstein a desafiar el intento del tribunal de obligarlo a celebrar la votación, en lo que fue visto como la semilla de una posible crisis institucional.

“La corte nos está llevando a la anarquía. Está actuando como si fuera el dueño del estado”, dijo Levin a la emisora ​​pública de Kan el martes por la mañana, acusando a la corte de ser parte de una conspiración estatal profunda.

Una de las criticas más fuertes que ha utilizado la oposición israelí contra Netanyahu fue el hecho de que en el ultimo tiempo haya criticado tanto al sistema judicial. Como estrategia del Azul y Blanco, se ha dicho que esto implica un atropello a la democracia por el hecho de que la máxima autoridad del poder ejecutivo apunte contra las máximas autoridades del poder judicial, poniendo en duda su legitimidad.

“Cinco jueces elegidos por compinches sin ningún tipo de supervisión a puerta cerrada y fuera de lo común están sentados y piensan que pueden estar a cargo de todo”, dijo Likud.

Sin embargo, al menos tres altos miembros del Likud pidieron al bloque que aceptara el fallo del tribunal.

“Aunque creo que la participación (de la corte) no fue legítima, este período sensible no es el momento de tener una crisis entre las ramas del gobierno”, dijo el ministro Ze’ev Elkin.

Elkin argumentó que nunca hubo un orador de la Knesset de la oposición, y que si se elige uno, “la intención es que no se pueda formar un gobierno de unidad”.

El miembro de la Knesset por el Likud Nir Barkat dijo de manera similar a la Radio del Ejército que “la decisión de la corte debe ser respetada. Sin embargo, fue un error de la corte incluso involucrarse en el asunto”.

Gideon Sa’ar de Likud también instó a respetar el fallo del Tribunal Superior.

El Tribunal Supremo emitió su fallo el lunes por la noche apenas una hora después de que Edelstein rechazara el ultimátum de los jueces más temprano ese día y le pedía que votara por un nuevo orador el miércoles.

Si Edelstein volviera a desafiar a la corte, Israel se vería sumido en una crisis constitucional.

Edelstein probablemente perdería su trabajo en la votación, ya que una alianza de 61 parlamentarios liderada por el rival de Netanyahu, Benny Gantz, jefe del partido Azul y Blanco, está dispuesta a respaldar a Meir Cohen. Azul y Blanco obtendrían el control de la agenda parlamentaria.

“La continua negativa a permitir que la Knesset vote sobre la elección de un orador permanente está socavando los fundamentos del proceso democrático”, escribió la presidenta de la corte, la jueza Esther Hayut, en una acusación condenatoria del comportamiento de Edelstein.

“Claramente perjudica el estado de la Knesset como una autoridad independiente [al mismo tiempo que perjudica] el proceso de transición del gobierno, tanto más a medida que pasan los días desde la inauguración de la 23ª Knesset.

“Por lo tanto”, continuó, “no se puede escapar a la conclusión de que, en las circunstancias creadas, este es uno de esos casos excepcionales en los que este tribunal debe intervenir para evitar una violación de nuestro sistema parlamentario”.

La Knesset “no es una animadora para el gobierno”, también escribió, rechazando el argumento de Edelstein de que la elección de un orador permanente primero requería claridad sobre la naturaleza del gobierno entrante. Lo contrario era cierto, observó. “La Knesset es soberana”.

Gantz fue encargado la semana pasada por el presidente Reuven Rivlin de formar el próximo gobierno de Israel, después de que 61 de los 120 miembros de la Knesset lo respaldaran para el puesto. Pero 15 de los parlamentarios son de la Lista Conjunta y 7 de Israel Beytenu, por lo que no necesariamente estarían de acuerdo en sentarse juntos en una coalición, y así, ni Gantz ni Netanyahu tienen un camino claro hacia la mayoría.

Azul y Blanco también está buscando avanzar en la legislación que impediría que un miembro de la Knesset que enfrenta cargos criminales forme un gobierno, descalificando efectivamente a Netanyahu.

Edelstein desencadenó una tormenta de críticas el miércoles pasado después de que se negó a permitir que el pleno de la Knesset se reuniera para votar tanto sobre el establecimiento del Comité de Arreglos como sobre la elección de un nuevo orador. Al principio, Edelstein argumentó que el congelamiento estaba relacionado con las precauciones de seguridad en medio del brote de coronavirus, pero luego explicó que estaba destinado a obligar a Likud y a Azul y Blanco a comprometerse en las conversaciones de unidad.

Los críticos dijeron que equivalía a un cierre ilegal del parlamento por parte del Likud para mejorar la influencia del partido en las conversaciones de coalición, y algunos argumentaron que constituía parte de un intento de golpe político, con una mayoría parlamentaria encabezada por Gantz impidiendo asumir el control del parlamento. La agenda de la Knesset.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni