-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La inteligencia de un hombre no se mide por su sabiduría, sino por su creatividad "   Albert Einstein

Las verdaderas razones por las cuales el coronavirus se está extendiendo en mi comunidad jasídica

Un rumor vicioso ha estado circulando: Los jasidim están negando a tomar en serio la pandemia de coronavirus porque somos egoístas.

Pero como alguien nacido y criado en la comunidad Satmar en Williamsburg, Brooklyn, que ahora vive en Jerusalén y escribe para publicaciones en yiddish, puedo decir que eso no es correcto.  Hay muchas razones por las cuales el brote de COVID-19 ha sido peor en comunidades como la mía que en otros lugares, y por qué la respuesta, por desgracia, ha sido más lenta. Pero ninguna de ellas tiene que ver con que ‘ no cuida a los demás’.

El primer obstáculo importante es el acceso a la información. Prácticamente no hay televisores en los hogares jasídicos y hay un acceso muy limitado a Internet. Muchas personas no estaban al tanto de los acontecimientos que llevaron a la crisis, la gravedad de la situación y los anuncios oficiales tan rápido como aquellas personas que viven en comunidades constantemente en línea.

La segunda razón principal, por la cual esta pandemia se ha extendido rápidamente, en nuestras comunidades tiene que ver con el espacio físico y la interacción social. El Jasid promedio entra en contacto con cientos de miembros de la comunidad todos los días, comenzando con oraciones matutinas y continuando a través del aprendizaje comunitario, bodas y celebraciones. Esto es especialmente cierto en días festivos como Purim , que este año se cayó cuando el brote apenas comenzaba a extenderse en Israel y los Estados Unidos.

El trauma generacional también tiene un gran efecto en la capacidad de mi comunidad para aceptar medidas extremas impuestas desde afuera . El cierre de sinagogas y escuelas inevitablemente trae recuerdos oscuros en una comunidad que consiste principalmente de descendientes del Holocausto y sobrevivientes de persecuciones. Es natural que los líderes sean extremadamente reacios a aceptar tales medidas.

Ciertamente tenemos muchas lecciones que aprender, y es fácil llegar a conclusiones. Pero decir que mi comunidad no valora la vida humana o que es egoísta refleja una falta fundamental de comprensión. Reemplazar la difamación con comprensión nos ayudaría a desempeñar el papel que queremos profundamente en el esfuerzo colectivo para frenar la propagación de esta terrible pandemia.

MEYER LABIN nació y se crió en la comunidad Satmar en Williamsburg, Brooklyn, de una familia de 14. Es padre de tres hijos y actualmente reside en Jerusalén, donde escribe para publicaciones en yiddish.

Las opiniones y opiniones expresadas en este artículo son las del autor.

Traducción: Alicia Weiss.

Fuente: JTA.

Mostrar más