-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

El dilema de si besar o no el Muro de los lamentos

Después de terminar sus oraciones en el Muro de los Lamentos el martes, Mendel Leib, de 22 años, se frunció y presionó sus labios contra la fría y antigua piedra caliza, manteniendo el contacto durante tres segundos lentos mientras cerraba los ojos en una última súplica personal.

El gesto es habitual entre los fieles espiritualmente abrumados en el Kotel, el lugar más sagrado donde los judíos pueden rezar, y Leib estuvo lejos de ser el único que besó el muro esa mañana. Pero dada la ferocidad del brote de coronavirus en curso y las intensas súplicas de los funcionarios de salud para evitar estrechar la mano, la decisión de colocar la boca en una superficie tocada por miles de manos y bocas, parecía extraordinaria.

Cuando se le preguntó si tenía dudas sobre el movimiento mientras desenmarañaba sus filacterias, el estudiante de la yeshiva ultraortodoxo se encogió de hombros. “No dijeron nada al respecto, así que creo que está bien”.

De hecho, la Western Wall Heritage Foundation que administra el sitio no ha dado directivas contra besarse o apoyarse en el Kotel. Esto no quiere decir que la organización no cumpla con las pautas del Ministerio de Salud destinadas a contener el brote. Después de que el gobierno actualizara el jueves su prohibición de reuniones de más de 100 personas para incluir eventos celebrados en áreas abiertas, la fundación emitió un comunicado diciendo que dividiría el sitio grande en áreas separadas y solo permitiría que mucha gente en cada una de ellas.

Pero en cuanto al contacto íntimo con el muro, los fieles aparentemente podrán decidir por sí mismos si es un riesgo que estén dispuestos a correr.

Al parecer, muchos evitaron visitar el Muro de los Lamentos por completo. Eran las 11 de la mañana de un martes y la mayoría de los servicios de la mañana ya habían concluido, pero el sitio todavía estaba inusualmente vacío, con apenas varios cientos de personas salpicando la plaza de 10,000 metros cuadrados, que tiene capacidad para 400,000. Aquellos allí ese día eran en gran parte una mezcla de clientes habituales ultraortodoxos, como Leib, y turistas extranjeros.

“Admito que es un poco menos emocionante de lo que esperaba con tan poca gente aquí, pero me alegro de haber venido”, dijo Karl de Alemania. “Toqué la pared, pero no la besé”, agregó riendo.

Detrás de él, en la sección de género mixto de la plaza, los Hemed se congregaron para una foto de familia extendida después de celebrar un bar mitzvá en la pared.

El padre, Yossi, dijo que algunos de sus compañeros de trabajo estaban sorprendidos de que incluso hubiera viajado desde la ciudad norteña de Tiberíades para la ocasión especial. “Creo que algunas personas están haciendo un gran problema con esto. Por supuesto, debes tener cuidado, y todos nos lavamos las manos antes y después de acercarnos a la pared, pero no vamos a detener nuestras vidas por completo”.

Viajando en alemán

En la plaza más confinada fuera de la Iglesia del Santo Sepulcro, el puñado de turistas expresó una actitud similar determinada por visitar todos los lugares sagrados que la Ciudad Vieja de Jerusalem tiene para ofrecer.

“Ya estamos aquí, así que, por supuesto, vamos a visitar”, dijo Sandra, quien salió de Alemania antes de que el gobierno israelí impusiera el requisito de cuarentena retroactiva de 14 días a todas las llegadas.

Ella dijo que tocó la Piedra de la Unción dentro de la iglesia, pero evitó besar la losa de mármol rojo como es costumbre entre los peregrinos cristianos al sitio de la crucifixión, entierro y resurrección creídos por Jesús.

Sandra no fue la única turista que tomó precauciones debido al brote viral. Mientras media docena de visitantes se arrodillaron para tocar la Piedra de la Unción, solo uno de ellos consideró necesario postrarse por completo y plantar un beso.

Entre los que evitaron el contacto boca a piedra se encontraba una pareja mayor de Indiana que visitaba Israel con un grupo de turistas cristianos. “Tengo muchas toallitas Clorox y desinfectante para manos”, dijo la mujer estadounidense mientras señalaba su bolso. “Estamos siendo cautelosos, pero no estamos realmente preocupados por estar aquí”.

Para Sandra, lo que fue más perturbador que el brote fue la recepción que había estado recibiendo de los israelíes. “Tan pronto como las personas reconocen que eres alemán, dicen ‘Oh, Dios mío’ y tratan de alejarse”.

“Después de un tiempo, acabo de empezar a reírme de eso porque es ridículo”, dijo, sacudiendo la cabeza y sonriendo.

De vuelta afuera, un guía turístico italiano-israelí esperó a que su grupo terminara de caminar por la iglesia. Cuando se le preguntó cómo sentía que el coronavirus estaba afectando la conducta en los lugares sagrados, estaba visiblemente molesto. “Es mejor que no me hagas esas preguntas”, dijo.

“Todos ustedes en los medios de comunicación están generando miedo, y me está haciendo perder negocios”, agregó enojado antes de ahuyentar a este periodista.

“Él tiene un punto. Esto es sustento “, dijo la mujer de Indiana que pidió no ser identificada. “Pero supongo que todo el mundo está un poco nervioso en estos días”.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni