Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Vida salvaje y reuniones: La visita de Rivlin a Australia

Reuven Rivlin recorrió los 14.000 kilómetros que separan Israel de Australia, a donde se dirigió acompañado por su hija Anat. Desde que falleció su esposa Nejama el año pasado, sus hijos, yernos y nueras lo acompañan en sus viajes. Fuentes de Presidencia informaron que Rivlin es quien paga los gastos de sus familiares de su propio bolsillo.

Con el correr del tiempo, se han desarrollado relaciones muy estrechas entre Israel y Australia, país que ha apoyado al estado judío en diferentes oportunidades como cuando se posicionó a su favor en las diversas votaciones en las Naciones Unidas y en otras organizaciones internacionales. Entre otras cosas, fue el primer país que desaprobó la postura de la fiscal general del Trinubal Penal de La Haya contra Israel, y lo apoya constantemente en el Consejo de Derechos Humanos, en el Consejo de Seguridad y en otras instituciones.

El presidente abrió la sesión de la Bolsa de Sidney junto con representantes de 23 empresas israelíes.

Pese al importante apoyo que brinda a Israel, el Partido Laborista de Australia – en la oposición – tiene una línea algo crítica respecto a Israel, pero la dirección de dicho partido no cuestiona la existencia del estado judío ni las relaciones entre ambos países. Sin embargo, se especula con la idea de que, en caso de que los laboristas australianos vuelvan al poder, las relaciones con Israel ya no serían las mismas.

La comunidad judía más sionista del mundo

Durante su viaje, el presidente estuvo en contacto con miembros de la cálida comunidad judía, y participó en dos eventos festivos del Keren Hayesod con motivo de los cien años de la organización. A dichas celebraciones, que tuvieron lugar en Sidney y en Melbourne, asistieron unos 2.000 judíos que cantaron con entusiasmo el himno australiano y el Hatikva israelí. La comunidad judía de Australia cuenta con 120.000 personas, y es una de las más sionistas del mundo. Cada año dona unos 25 millones de dólares en apoyo a la inmigración a Israel y para la lucha contra el antisemitismo.

Aunque los judíos representan sólo el 0,45% de la población de Australia, seis de las diez personas más ricas de ese país son judías. En un discurso que pronunció en uno de los eventos, Rivlin expresó: “La comunidad judía de Australia es un modelo para las comunidades judías del mundo. Al mismo tiempo que brindan una importante contribución a la sociedad australiana, los judíos de Australia han infundido un gran amor hacia Israel durante generaciones. Y en nombre del Estado de Israel, les quiero agradecer”.

Por su parte, el presidente mundial del Keren Hayesod, Sam Grundwerg, indicó que el objetivo de la institución que él encabeza “es fortalecer a Israel y al pueblo judío, junto con nuestros amigos en todo el mundo. Y la comunidad judía de Australia desempeña un papel importante en esta misión. En sus primeros cien años, el Keren Hayesod contribuyó a la construcción de Israel, y en los próximos años actuará para que Israel siga creciendo”.

Durante la visita, Rivlin también abrió la sesión de la Bolsa de Sidney junto con representantes de 23 empresas israelíes de los sectores de la salud, la cibernética, la agricultura y el agua. En Australia viven unos 30.000 israelíes, y en las calles se ven numerosos comercios del mismo origen, como restaurantes, cafeterías y tiendas de todo tipo. En la famosa Playa Bondi de Sidney se oye hebreo permanentemente, y en los supermercados hay sectores con productos kosher provenientes de Israel: Bisli, Bamba, tejina y otros.

Una caricia a un koala y una invitación al kibutz

El presidente también visitó el Centro de Rehabilitación del Zoológico Tarragona de Sidney. Allí se trata a unos 1.400 animales al año, con objeto de devolverlos a la naturaleza. El presidente conoció, entre otros, al pequeño oso koala Baxter, de 5 años, que estaba sentado tranquilamente en un árbol. Rivlin acarició a Baxter, le habló en inglés y lo invitó a emigrar a Israel y a trabajar en un kibutz. ¿Cómo estás, querido? ¿Te sientes bien? ¿Quieres irte y emigrar a Israel?”, preguntó el presidente. Baxter dio vuelta la cabeza lentamente y miró perplejo al presidente.

Posteriormente el presidente visitó a un pequeño murciélago que resultó herido por los graves incendios que hubo en Australia, y quedó huérfano de padre y madre. Una cuidadora le dio la mamadera. En el Centro de Rehabilitación, Rivlin visitó asimismo a un pequeño ornitorrinco (pato) que nadaba en una piscina y comía gusanos, a Welby (un marsupial), a un canguro y a un puercoespín.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni