Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Hezbolláh atrapó a un supuesto espía israelí

El grupo terrorista Hezbolláh fue creado en 1985 en respuesta a la ocupación israelí del sur del Líbano, que comenzó tres años antes después de la Primera Guerra del Líbano. En los siguientes 35 años, el grupo respaldado por Irán se ha convertido en una milicia masiva con miles de combatientes y un arsenal de unos 120,000 cohetes y misiles de diferentes tamaños y capacidades explosivas. Israel luchó contra Hezbolláh en la Segunda Guerra del Líbano de 2006, y la organización se considera actualmente el principal enemigo militar del estado judío en la región.

Philip recuerda haber tenido “una infancia desesperada en un pueblo realmente hermoso” en el sur del Líbano. Cuando era niño, se unió a los jóvenes exploradores de Hezbolláh, y fue durante ese tiempo que se desarrolló su odio hacia el grupo, dice.

Philip dice que cuando tenía cuatro años fue abusado sexualmente por el hijo de un alto comandante de Hezbolláh. “Eso continuó durante 11 años”.

A lo largo de ese período, dice que fue rutinariamente humillado, intimidado y violado por el hijo del comandante de Hezbolláh y otros. Philip recuerda que uno de los pocos puntos brillantes de su infancia fue ver dibujos animados en el Canal 1 de Israel, cuya señal de transmisión llegó a su hogar en el sur del Líbano.

Los personajes del programa de televisión ‘Moomins’, una caricatura japonesa basada en una serie de libros finlandeses, que se transmitió en la televisión israelí.

“El programa favorito de mi hermano era ‘Moomins'”, dijo Philip, refiriéndose a una caricatura japonesa basada en una serie de libros finlandeses y doblada al hebreo, sobre una familia de hipopótamos.

Cuando era adolescente, denunció a su abusador en la mezquita de su ciudad natal, señalando la hipocresía en el hecho de que si bien fue insultado por ser homosexual, la persona que lo violó no lo fue. “Dijeron: ‘No es gay, está enfermo. Eres gay y una persona como tú debería ser asesinada y quemada ”, contó Philip.

Al día siguiente fue recogido por miembros de Hezbolláh y amenazado: “Me dijeron: ‘Si alguna vez hablas de lo que dijiste ayer, desaparecerás'”.

Después de un intento de suicidio, los padres de Philip decidieron que debía abandonar su ciudad natal de Nabatieh y estudiar en un internado en Beirut.

Convertirse en un blanco para el acoso de Hezbolláh

Philip se graduó de la escuela secundaria, estudió en la Universidad Americana de Beirut y luego comenzó a trabajar en una variedad de organizaciones no gubernamentales en el Líbano.

Philip dijo que durante ese tiempo también trabajó como observador para el grupo de la Asociación Libanesa para Elecciones Democráticas.

“Estos fueron los años dorados de mi vida. Estaba en mi país, haciendo lo que amaba ”, dijo Philip.

Al año siguiente, todo cambió. “El año 2010 fue el peor año de mi vida”, dijo.

Mientras trabajaba como observador durante las elecciones nacionales del país en 2009, Philip informó sobre las actividades ilegales de Hezbolláh en los lugares de votación en la aldea de Houmine el Faouqa, cerca de Nabatieh.

“Después de hacer eso, me pusieron en una lista”, dijo.

De repente, dice, los amigos recibirían llamadas telefónicas de números bloqueados, preguntando por qué querrían “pasar el rato con un chico gay”; al director de una escuela donde trabajaba Philip le dijeron que lo despidiera; y su novio en ese momento fue presentado como homosexual a su conservadora familia musulmana sunita.

Decidí: esta es una guerra, literalmente una guerra. Y esas personas de mierda, quiero hacerles pagar por todo lo que hicieron

“Fueron a su familia y les dijeron: ‘Tu hijo es gay y está saliendo con alguien’. Su familia lo golpeó mucho ”, dijo Philip.

En ese momento, dijo, decidió cambiar el propósito de su vida para luchar contra Hezbolláh.

“Cuando esto sucedió, decidí: esta es una guerra, literalmente una guerra. Y esas personas de mierda, quiero hacerles pagar por todo lo que hicieron ”, dijo.

Primero la CIA, luego el Mossad

Inicialmente, Philip era cauteloso de acercarse a Israel y, por lo tanto, dice que se contactó con la CIA y se ofreció a brindar a los estadounidenses información sobre Hezbollhá.

“Tenía miedo de contactar al Mossad porque pensé entonces que el Mossad – te usan y luego te matan. Eso es lo que solías escuchar en el Líbano ”, dijo.

De alguna manera, Hezbolláh descubrió que Philip estaba trabajando con los estadounidenses y lo arrestó en 2011, encarcelándolo por unos meses, antes de liberarlo con la condición de que se convirtiera en un agente doble, proporcionando al grupo terrorista información sobre la CIA.

Temiendo que Hezbolláh lo arrestaría nuevamente ya que no tenía intención de actuar como agente doble, Philip huyó del Líbano con su madre, viajando primero a Siria, antes de que la guerra civil comenzara allí en serio, y luego a Turquía.

En Turquía, dice, hizo su primer contacto con el Mossad, y finalmente se reunió con agentes de la organización en el extranjero, en una serie de países de todo el mundo que no requieren visas para los ciudadanos libaneses. Philip dice que en este punto los Estados Unidos cortaron lazos con él.

Philip dice que en diciembre de 2012 comenzaron sus problemas con el Mossad. Nunca le había dicho al servicio de espionaje israelí que Hezbolláh lo había encarcelado previamente, y el Mossad quería que regresara al Líbano y reuniera información sobre el grupo terrorista desde allí, dice. Temiendo que fuera enviado nuevamente a prisión, Philip se fue, viajando por todo el mundo para evitar regresar al Líbano.

El Mossad lo alcanzó en el este de Asia y confesó a sus manipuladores israelíes que no les había contado su primer encarcelamiento por parte de Hezbolláh.

Luego viajó a Europa y buscó asilo en Suiza. Según Philip, los funcionarios suizos negaron su solicitud, diciendo que no podían verificar de forma independiente que era homosexual y en riesgo de abuso por su orientación sexual en el Líbano, y agregaron que debido a que Israel era la causa de sus problemas, debería aceptarlo.

Lo subieron a un avión y lo llevaron de regreso a Beirut. “Después de todo esto, no tuve más remedio que volver al Líbano”, dijo Philip.

El segundo arresto

Los funcionarios de Hezbolláh aseguraron a sus padres que Philip no sería secuestrado ni encarcelado de inmediato, sino que se les exigiría hablar con ellos. En pánico, Philip intentó ponerse en contacto con Israel para abandonar Líbano el 7 de octubre de 2013.

“Fui a un cibercafé e hice la cosa más estúpida de todas: tuve miedo, abrí el sitio web del Mossad y les envié un mensaje: estoy en el Líbano y podría ser arrestado. Por favor, ayúdame. Al menos déjame saltar por encima de la frontera ”, recordó.

“Mientras escribía el mensaje, me arrestaron”.

Según Philip, un grupo de jóvenes ingresó al cibercafé, lo golpeó y luego se lo llevó. Supone que el dueño del café vio lo que estaba haciendo en la computadora y contactó a Hezbolláh.

Philip dice que lo llevaron de regreso a una prisión de Hezbolláh, lo pusieron en una celda a unas puertas de donde lo habían puesto la primera vez. “La primera vez que estuve en la celda 13; la segunda vez fueron 17 ”, dijo.

De vuelta en la prisión de Hezbolláh

Philip fue encarcelado durante dos años antes de que su familia pudiera convencer a Hezbolláh de que lo liberara, y su madre amenazó con hacer público los años de violación y agresión sexual que enfrentó a manos del hijo de un líder de alto rango de Hezbolláh.

Philip dice que no fue sometido a tortura física durante su tiempo en prisión, pero fue psicológicamente abusado y sometido a semanas de intenso interrogatorio. Pero, dice, nunca se rompió.

“No les dije que trabajaba para el Mossad. Les dije que acababa de escribirles que quería trabajar con ellos, que era mi primer contacto con ellos. No estoy seguro si me creyeron. Después de 15 días, se aburrieron de mí y me dejaron en la cárcel ”, dijo.

Tengo un colchón pequeño y delgado en la esquina donde puedo dormir y sentarme. Una manta, una cuchara, un plato que parece un cuenco para perros, para más humillación. Un balde de agua. Tres vasos pequeños de plástico con pasta de dientes, jabón y champú; un Corán y un libro de oraciones, y eso es todo lo que tienes

Philip dice que cree que si regresara al Líbano ahora, Hezbolláh no se abstendría de torturarlo como lo hicieron la última vez.

“Será totalmente diferente esta vez. Esta vez, estoy acusado de reclutar a alguien de Radwan ”, dijo, refiriéndose a Gabriel, a quien reclutó de la unidad de crack de Hezbolláh.

De sus dos años en prisión, Philip recuerda las minucias de la vida en la prisión, las indignidades cotidianas, cómo todo estaba pintado de un blanco cegador “para volverlo loco”, dijo.

“Tengo un colchón pequeño y delgado en la esquina donde puedo dormir y sentarme; una manta, una cuchara, un plato que parece un cuenco para perros, para más humillación; un cubo de agua, tres vasos de plástico pequeños con pasta de dientes, jabón y champú; un Corán y un libro de oraciones, y eso es todo lo que tienes ”, recordó.

Con una sonrisa triste y una mirada vidriosa en sus ojos, agregó: “Fue el peor champú que he probado en toda mi vida”.

Dos años, un mes y un día después de ser enviado a prisión, el 8 de noviembre de 2015, Philip fue liberado. “No tienes idea, fue un día abrumador. Durante dos años no ves el sol ”, dijo.

Cuando expresé sorpresa de que fue liberado de la prisión después de solo dos años por lo que parecía un delito grave de cooperar con el enemigo jurado de Hezbolláh, Israel, Philip dijo que la sentencia era relativamente común para el grupo terrorista.

“Hezbolláh no mantiene a las personas en prisión para siempre. Standard tiene dos años de exilio, a menos que sea miembro del Estado Islámico o un asesino ”, dijo.

Tras su liberación, le dijeron a Philip que se fuera del Líbano. Él dice que viajó a Turquía, Dubai y Hong Kong, entre otros países, trabajando en trabajos ocasionales. “Era fotógrafo, hice algunas traducciones, ayudé con los refugiados sirios en Turquía”, dijo.

Reclutando a un luchador Radwan

En febrero de 2017, cuando vivía en Dubai, decidió visitar nuevamente Líbano para ver a su familia. Los padres de Philip se acercaron al grupo terrorista para pedirle permiso, y se le permitió regresar.

Él dice que durante este viaje, reclutó a Gabriel, el comando de Hezbolláh Radwan, como un activo del Mossad.

“Él y yo fuimos a acampar por dos días, y lo convencí de trabajar con el Mossad”, dijo Philip.

“Viajé de regreso a Dubai y envié un mensaje al Mossad. Respondieron y estaban realmente interesados ​​porque él estaba en la unidad de Radwan “.

Una imagen tomada el 3 de junio de 2019, durante una visita guiada con el ejército israelí, muestra el interior de un túnel en el lado israelí de la frontera con el Líbano en el norte de Israel. (JACK GUEZ / AFP)
La unidad Radwan es una de las fuerzas más elitistas de Hezbolláh. Si Israel no hubiera logrado localizar y destruir los túneles de ataque del grupo terrorista en el norte de Israel el invierno pasado, los combatientes de Radwan habrían sido quienes los atravesaron para masacrar y saquear ciudades fronterizas israelíes.

Conseguir que un miembro de la unidad desertase representaba un golpe de estado significativo para el Mossad.

En 2017, dice Philip, el Mossad le dijo que se mudara al este de Asia. Él supone que esto se debió a la relativa facilidad con la que pudo obtener una visa.

Más tarde ese año, se encontró con agentes del Mossad en Asia, recibió un dispositivo de comunicación especial de ellos y recibió instrucciones de regresar al Líbano para entregarlo a Gabriel, lo que dice que hizo en septiembre de 2017.

A partir de ese momento, Gabriel pudo proporcionar directamente al Mossad evidencia detallada sobre las actividades de Hezbolláh.

Esto continuó hasta mayo de 2019, cuando Gabriel fue arrestado repentinamente por Hezbolláh y encarcelado. Philip dice que no sabe cómo el grupo terrorista llegó a sospechar que Gabriel estaba espiando a Israel. Él dice que contactó inmediatamente a sus manipuladores del Mossad con noticias del arresto y les advirtió que el dispositivo de comunicación también había caído en manos de Hezbolláh.

Aquí es cuando su relación con el Mossad volvió a empeorar. Según Philip, a pesar de su advertencia, el servicio de espionaje israelí envió un mensaje al dispositivo de comunicación identificándolo como la persona que reclutó a Gabriel.

Más tarde se le informó que el Mossad hizo esto deliberadamente como una forma de asegurarse de que Hezbolláh no lo reclutara a él y a Gabriel como agentes dobles.

A pesar de su arresto y encarcelamiento de dos años por parte de Hezbolláh por ser un espía israelí, Philip dice que este mensaje selló su destino con la organización terrorista y aseguró que nunca podría regresar a su Líbano natal.

¿Qué sigue?

Philip ahora busca refugio en Europa, donde tiene algunos amigos. Sin embargo, este proceso es costoso y puede fallar, como lo hizo su último intento en Suiza, aunque Philip espera que publicar su historia haga que su solicitud de asilo sea más viable.

“Solicitar asilo es arriesgado”, dijo. “Si no funciona, lo que podría no funcionar, podría ser deportado nuevamente [al Líbano]”.

Philip dice que también consideró trabajar con otros servicios de inteligencia, incluido el de Kuwait, pero finalmente decidió no hacerlo porque “están en contra de Israel”. No quiero estar con el otro lado “.

Su relación con Israel y el Mossad es complicada. Se rebelará contra el gobierno y sus manejadores y cómo lo abandonaron un minuto, y un momento después, se referirá al estado judío con admiración y un sentido de devoción.

En el Mossad, me dijeron, Israel es una nación de leyes. Donde esta la ley ¿Qué es la ley?

Reconoce que nunca firmó un acuerdo con el Mossad ni hizo un acuerdo formal sobre su futuro, pero dijo que creía que había un “contrato moral” que Israel debería cumplir.

“En el Mossad, me dijeron, Israel es una nación de leyes. Donde esta la ley ¿Qué es la ley?

Philip dice que cree que si es deportado de regreso al Líbano, Hezbolláh, un grupo terrorista conocido por sus habilidades de relaciones públicas, lo usaría para dar un ejemplo de lo que les sucede a las personas que cooperan con el Mossad, lo que podría disuadir a otros de ayudar. Israel en su lucha contra el grupo terrorista.

Esperemos que algún día, los libaneses coman hummus en Haifa, naden en Tel Aviv y coman shakshuka en el Dr. Shakshuka en Jaffa; y los israelíes irán a Faraiya a esquiar. Espero que llegue ese día.

“Si regreso al Líbano, lo usarán contra Israel. Vine a trabajar con el Mossad porque creo en la paz y el amor y en vivir juntos para un futuro próspero como vecinos. Amo a Israel y he estado luchando por la paz toda mi vida”, dijo.

“Ojalá algún día, los libaneses coman hummus en Haifa y naden en Tel Aviv y coman shakshuka en el Dr. Shakshuka en Jaffa; y los israelíes irán a Faraiya a esquiar. Espero que llegue ese día.

Philip dice que ha aceptado en gran medida que eventualmente se suicidará para evitar regresar al Líbano y enfrentar violaciones y torturas allí. Pero le preocupa lo que sucederá después de su muerte.

“No quiero que mi cuerpo sea enviado de regreso al Líbano. Las mismas personas que me violaron, las mismas personas que me acosaron, las mismas personas que me acosaron sexualmente: verán mi cuerpo desnudo siendo lavado y puesto en un ataúd y una tumba. Me temo que incluso mi muerte no será digna”, dijo.

“Independientemente de cómo terminen las cosas, me siento orgulloso. Me siento orgulloso de ser de un país donde podría haber sido terrorista, donde podría haber sido miembro de Hezbolláh, pero elegí no ser parte de esta maldita organización terrorista”, dijo. “No soy un asesino, no soy un terrorista”.

A pesar de sentirse abandonado y despreciado por Israel, Philip dice que todavía cree que las personas en el Líbano deberían cooperar con la inteligencia israelí.

“Yo personalmente animo a las personas a seguir trabajando con el Mossad. Es una forma real de detener a Hezbolláh, y realmente necesitamos detener a Hezbolláh”, dijo.

Philip señala que el primer ministro Benjamin Netanyahu y otros altos funcionarios israelíes se jactan rutinariamente de la destreza militar del país, pero que rara vez reconocen las fuentes de inteligencia que lo hacen posible.

“La mayoría de las cosas de las que se jacta el gobierno israelí, los ataques en Siria y los ataques en Gaza, los ataques a objetivos iraníes, no sucede porque el Mossad está sentado en su casa y un hada les dice que los iraníes están moviendo armas aquí”. o allí Es porque hay personas como yo, que eligen trabajar y arriesgan sus vidas”, dijo.

“Todos los pasos en esta pirámide son parte de esta victoria. Las personas en la parte inferior no deberían quedar fuera”.

Fuente: Times of Israel.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni