-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Un influencer argentino y un israelí unen fuerzas para ayudar a China

“Me enamoré de China, me enamoré de la comida, me enamoré de la gente” declara apasionado Brian O’ Shea, argentino, influencer, que reside en Beijing. Cuenta que hace algo más de siete años comenzó a viajar por el mundo y cuando llegó a Australia, vivió al lado del Barrio Chino. Allí se enamoró de todo, y eso le despertó la curiosidad de conocer China “sobre todo por la comida”, declara a Radio Jai entre risas. Fue así que arribó a Beijing para una visita que según sus planes sería de tres meses y que luego se convertiría en su lugar de residencia.

Como mencionamos antes, Brian es influencer, creador de contenidos en internet y lo que quería hacer en China era escribir, subir contenidos sobre comida, con la idea de que todo el mundo conociera más sobre el tema. Al principio lo hizo con poco éxito porque las plataformas más conocidas en el mundo como Youtube, Instagram o Facebook, no se usan en China y por eso “solo lo veía mi mamá”, cuenta.

Lo resolvió después de aprender chino, al principio subtitulando sus videos y luego ya creando los productos en ese idioma, y así pudo utilizar las redes locales en formatos diferentes. Hoy Brian es alguien muy conocido en el mundo influencer, comparte ideas con ellos y participa en muchos programas televisivos famosos.

Pero la historia por la cual decidimos contactarlo, nos lleva a un mundo de menos sonrisas y mas preocupaciones, como lo es el Coronavirus.

Llega el Año Nuevo Chino y con ello la posibilidad de tomarse una semana de vacaciones. Su amigo Israelí Raz Gal Or le propone conocer Israel y planean el viaje. Cuando ya tenían los pasajes y decidido su paseo, comienza a aparecer en los medios el tema del “coronavirus”. “Llevé una valijita con remeras como para siete días”- cuenta- “no esperaba no poder volver después de una semana”.

En Israel, los jóvenes se fueron enterando de que la situación en China empeoraba a causa del virus, que este se expandía, que la situación comenzaba a salirse de control, y ambos, creadores de contenidos, pensaron en hacer algo. Al principio recorrieron farmacias, luego proveedores de insumos de salud, en busca de donaciones, pero la cantidad, de barbijos, guantes y máscaras, que podían conseguir en esos lugares no alcanzaría a ayudar prácticamente en nada, teniendo en cuenta la cantidad de habitantes que hay en China.

“Hablamos entonces con el padre de mi amigo Raz, Amir Gal Or, que es el presidente de la Cámara de Comercio entre Israel y China”. Y sucedió que justamente iba a haber una reunión de esa entidad al día siguiente. Decidieron presentarse a la misma para ver qué ayuda podrían obtener. Esperaron a que finalizara la reunión, que “no era para nada por el tema del coronovirus” y allí nomás les hablaron de su campaña de ayuda que deseaban emprender. Entre los integrantes de la Cámara había varios CEO de los hospitales más grandes de Israel y de la gente más conectada en el comercio entre esos dos países. “Tuvimos muchísima suerte, en la mejor situación en la que podíamos estar en ese momento” confiesa Brain. “Se mostraron con ganas de ayudar: Conseguimos más de 100 mil máscaras y de 50 mil pares de guantes, ropa de protección, equipos médicos”.

Muy felices y entusiasmados por eso, también tuvieron que pasar por “una pesadilla burocrática” debido a todo el trámite de traslado de los insumos a realizar. Igualmente recibieron ayuda voluntaria de muchas personas en China y en Israel para conseguir lo que necesitaban.

Acerca de cómo se distribuyó la ayuda, explicó Brian: “Nosotros tenemos un equipo en China, que se encargó de todo allí y nos pusimos en contacto con Alibabá, que a través de sus operadores, resolvió todo el tema logístico.

Brian continúa haciendo contenidos desde Madrid porque en China ahora es difícil trabajar por las limitaciones del virus y cuenta que no se quedó en Israel “porque es carísimo”. Sigue conectado con el fenómeno del virus siempre con la intención de ayudar.

“Ver las noticias me rompe el corazón, – expresó el joven con tristeza- “Amo China, amo a los chinos y ver lo que pasa me da mucha lástima, me hubiese encantado hacer más”, concluyó.

Por Cita Litvak para Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni