-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Del privilegio a la guerra: La crisis de las yemeníes

La mujer yemení, históricamente honrada, respetada y privilegiada, nunca ha participado de una guerra, y su reclutamiento es una marca de vergüenza bajo las normas de Yemen, hasta ahora.

Cuando comenzó el golpe de los hutíes apoyados por Irán en 2014, es cuando se empezaron a ignorar todos los valores, costumbres, normas y tradiciones yemeníes, lo que provocó el desplazamiento de más de 2 millones de mujeres y dio lugar a todo tipo de delitos y violaciones contra las mujeres en las zonas controladas por los hutíes.

Varias organizaciones de derechos humanos han documentado esos delitos. El más significativo es el informe de la Organización Yemení de Lucha contra la Trata de Personas, que reveló que los hutíes utilizaban villas y casas de la capital, Sana, para transformarlas en prisiones-prostíbulo para mujeres yemeníes.

El número de mujeres secuestradas y desaparecidas por la fuerza ha llegado a más de 160. Estas mujeres han sido sometidas a torturas brutales y a condiciones trágicas como resultado de agresiones físicas y sexuales. Muchas han sufrido lesiones y han quedado consecuentemente con discapacidades físicas. Algunas incluso han sufrido psicológicamente, derivando en intentos de suicidio.

Además, la Coalición yemenita para vigilar las violaciones de los derechos humanos (Coalición Rasd) dijo en su reciente informe que documentó 455 casos de tortura cometidos por la milicia hutí contra mujeres yemenitas entre septiembre de 2014 y diciembre de 2018, y añadió que 170 mujeres murieron a causa de esa tortura, entre ellas nueve niños y seis ancianos.

El Radar de Derechos Humanos, con sede en los Países Bajos, anunció en un informe reciente que había vigilado el secuestro de más de 35 niñas y mujeres estudiantes de las calles de Sanaa. En algunos casos, acusó a los líderes de la milicia de involucrar a los narcóticos en los secuestros para presionar a las familias de las víctimas. Las fuentes hablan de docenas de secuestros que los padres no denunciaron por miedo al estigma y al escándalo.

Los crímenes perpetrados por los Hutíes armados contra las mujeres yemeníes han sido ilimitados. La milicia apoyada por el Irán llevó a cabo recientemente una campaña sistemática de utilización de las escuelas para atraer y reclutar a las niñas, con el fin de enrolarlas en formaciones armadas (“Zinabiyat”) y utilizarlas en las hostilidades.

Los hutíes han utilizado sus elementos de Zinabiyat, formaciones terroristas destinadas a la opresión de la mujer, en cooperación con varios directores y subdirectores. Ordenaron a los educadores que realizaran visitas sobre el terreno con el fin de atraer a las niñas explotando la pobreza de sus familias en medio de promesas de pagos en efectivo y ayuda alimentaria. Las niñas eran llevadas a centros especiales para lo que se llaman “cursos culturales”, donde se las exponía a un lavado de cerebro, y luego se las llevaba a un entrenamiento militar en el uso de armas ligeras y medianas.

Este serio paso es parte de los esfuerzos de los Hutíes por utilizar a las mujeres en operaciones terroristas y misiones de espionaje en reuniones de mujeres, y para suprimir las protestas.

El programa está dirigido ahora a las escolares, y por consiguiente a las generaciones futuras que seguramente serán víctimas de esta ideología extremista y terrorista, una cultura de odio hacia el “otro” que utiliza eslóganes pegadizos como “Muerte a América” y que es importada de Irán y está arraigada en las mentes de las madres de mañana.

No olvidemos que la región y el mundo siguen pagando la factura de la ideología extremista de la revolución de Jomeini de 1979.

Frente a estas prácticas terroristas, la comunidad mundial, las Naciones Unidas y las organizaciones internacionales que se preocupan por los derechos de la mujer y la lucha contra la violencia contra la mujer, así como todos los activistas de los derechos humanos y las personas libres de todo el mundo, tienen la responsabilidad histórica y moral de condenar estas prácticas criminales en las zonas controladas por los hutíes.

Debería realizarse una investigación de los centros de detención privados e informales, con la liberación inmediata de todas las mujeres detenidas. Los perpetradores entre los líderes hutíes deberían ser llevados ante la Corte Penal Internacional como criminales de guerra y autores de crímenes de lesa humanidad.

Deberían existir canales seguros, como líneas telefónicas directas, para denunciar los secuestros. Debería hacerse un seguimiento de la suerte de los secuestrados. Las víctimas deben recibir protección, apoyo psicológico y programas de rehabilitación, y se debe presionar a la milicia para que se abstenga de utilizar a las mujeres en las hostilidades y el combate.

No se puede justificar el silencio continuo de la comunidad internacional con respecto a las prácticas terroristas como los asesinatos, los atentados con bombas y los francotiradores; los esfuerzos encaminados a desmoralizar a la población; los allanamientos de viviendas, la represión y los abusos; los secuestros, la detención y las desapariciones forzadas; la tortura psicológica y física; el hostigamiento, la violencia y la explotación sexual de las mujeres detenidas; el afeitado de las viajeras en los puestos de control; y la intimidación y el lavado de cerebro de los niños, los jóvenes y las mujeres en las zonas controladas por los hutíes.

El efecto de estas prácticas no se detendrá en las fronteras del Yemen. Es una bomba de tiempo, y todos pagarán un alto precio si no se aborda. Esto es lo que ocurrió con las otras organizaciones terroristas como Al-Qaeda y el Estado Islámico, así como con Hezbolláh del Líbano y las Fuerzas de Movilización Popular en Irak.

El reclutamiento de niñas y mujeres por la milicia hutí es una práctica muy seria. Estas son hermanas, esposas y madres. Los efectos no se limitarán a ellas, sino que se extenderán al resto de la familia y a las futuras generaciones también.

Mostrar más