-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" El comienzo de la sabiduría es el silencio "   

Los libros de Harry Potter, ahora en ídish

Luego de 23 años cultivando generaciones de fanáticos de todo el mundo y ser traducido a más de 80 idiomas, el mundo de Harry Potter se traducirá oficialmente al ídish.

La serie de libros de Harry Potter son algunos de los más populares de la historia, y han sido traducidos desde el español al griego e incluso a idiomas como el feroés y el occitano. Por lo tanto, una traducción al ídish no debería ser sorpresa.

Sin embargo, la historia y las circunstancias detrás de la nueva edición es algo novedosa.

En octubre de 2018, Neil Blair, agente de la prestigiosa autora de la saga, J.K. Rowling, recibió una solicitud de alguien que deseaba traducir el primer libro de la serie, Harry Potter y la Piedra Filosofal, al ídish. El traductor en cuestión era Arun “Arele” Schaechter Viswanath, un judío ortodoxo indio-estadounidense y miembro de una prominente familia de eruditos en ídish.

La oferta interesó a Blair, pero los derechos de una traducción al ídish ya habían sido otorgados a un editor sueco, Oliansky Tekst Farlag.

Por sorprendente que parezca, hay un precedente histórico para esto. El ídish es un idioma oficial de las minorías en Suecia desde 1999, y la legislación y la administración de los fondos gubernamentales se han encargado de asegurar la existencia de traducciones a todos los idiomas minoritarios oficialmente reconocidos en Suecia.

El fundador y propietario de Oliansky Tekst Farlag, Nikolaj Oliansky, también está activo en el mundo del v, siendo el fundador de la banda de heavy metal ídish Dibbukim.

Su compañía fue responsable por la traducción al ídish de El Hobbit de J.R.R. Tolkien.

Blair puso a Viswanath en contacto con Oliansky, pero descubrió que la editorial sueca ya tenía un traductor trabajando en el libro. Sin embargo, después de que ambas traducciones fueran revisadas por un experto en ídish perteneciente al Instituto Sueco de Lenguaje y Folklore y el novelista radicado en Israel, Mikhoel Felsenbaum, la traducción de Viswanath fue elegida como la mejor.

Sin embargo, como suele ocurrir, los nombres no siempre se traducen bien a otros idiomas.

Esto es algo que muchos traductores de la serie de libros de Harry Potter trataron de encontrar. Por ejemplo, el personaje de Severus Snape fue llamado Rogue en la traducción francesa, y Hogwarts fue traducido a Poudlard.

Pero a pesar de no utilizar ninguna terminología en ídish en la serie de libros, la raíz germanica compartida por el inglés con el ídish ha facilitado algunas traducciones. Por ejemplo, el apellido del personaje Neville Longbottom se traducirá como Longtuchus.

Sin embargo, su mayor desafío de traducción de nombres viene en el segundo libro, con el nombre de Tom Marvolo Riddle siendo un anagrama de “I Am Lord Voldemort”, un punto argumental clave en la historia de la saga, y ha sido motivo de la cancelación de varias traducciones.

Aún más desafiante que los nombres, sin embargo, es la terminología mágica, algo que es un reto en la mayoría de las traducciones de fantasía.

Por ejemplo, un elemento notable de la serie es el juego de Quidditch, un deporte ficticio en el que los jugadores vuelan sobre palos de escoba y lanzan una pelota a través de aros para conseguir puntos.

“Podría haberlo llamado simplemente Quidditch (en la transliteración del ídish), pero meh, podríamos hacerlo mejor que eso”, dijo Viswanath a Tablet.

Sin embargo, como recordó, hay un dicho (en ídish), “az got vil, sheest a bezem”, que significa, “si Dios quiere, una escoba dispara”, y que posiblemente se refiere a alguien que es impotente, o tal vez a una pistola. Esto se convirtió en la raíz de la traducción al ídish del Quidditch: Shees-bezem.

Sin querer cambiar los elementos de fantasía cristiana de la historia original, Viswanath añadió varios elementos de la tradición ídish.

“Refundí algunos de los personajes como ciertos arquetipos judíos por razones puramente lingüísticas”, explicó a Tablet. “Convertí a Dumbledore en un tipo muy lomdish (judío culto) que habla con muchas frases hebreas y rabínicas (loshen koydesh)… McGonagall y Snape, y especialmente Argus Filch, hablan en un registro particularmente litvish (lituano), por lo que se puede escuchar realmente su dialecto. Lo mismo ocurre con Rubeus Hagrid, que habla con un registro polaco muy atrasado”.

El libro, que se llamará Harry Potter un derfilosofishershteyn, tardó más de un año en ser traducido y ahora está disponible para su pedido anticipado, aunque está limitado a 1.000 ejemplares de la primera edición. Viswanath se encuentra trabajando en la secuela de la saga.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más