-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Grigori Perelman: El matemático más importante del mundo que rechazó todos los sus premios

Grigori Perelman el mas célebre matemático de los últimos tiempos, quien se volvió mundialmente famoso por haber resuelto la Conjetura de Poincaré (uno de los siete problemas del milenio) y especialmente no haber aceptado el premio del millón de dólares que el Instituto Clay de Matemáticas (Massachusetts, EUA) le ofreció por resolver la Conjetura.

Grisha, llamado así como diminutivo de Grigori, nació en Leningrado, URSS en 1966 en una familia judía.

Desde niño Grigori, se destacó en las matemáticas, habiendo logrado ingresar por ello en el Círculo del Palacio de Pioneros de Leningrado, hoy San Petesburgo, Rusia. Allí aprendió a hablar francés e inglés, esta última lengua era fundamental para ingresar a los 14 años de edad al famoso Liceo 239 de Leningrado, especializado en física y matemáticas.

Posteriormente ingresó a la Facultad de Matemáticas de la Universidad Estatal de Leningrado, donde no se aceptaba a más de dos estudiantes judíos al año. Allí concluyó sus estudios aislado de la realidad del debilitado régimen comunista que rechazaba a los judíos.

En 1996 rechazó el premio para matemáticos menores de 32 años que le otorgó la Sociedad Matemática Europea, dejó de tener contacto con la comunidad científica, hasta 2002, cuando informó que había publicado un nuevo trabajo en Internet, completándolo con una segunda publicación en la red en 2003 y una tercera en 2004.

La conjetura de Poincaré

Las publicaciones de Grigori eran la resolucion de la conjetura de Poincaré (que tenia 109 años sin una resolución), uno de los 7 problemas matemáticos sin resolver a los que se enfrentaban los científicos y que fueron seleccionados por el Instituto Clay para premiar con un millón de dólares a quienes lograran resolverlos.

Perelman, el hombre que lo consiguió, decidió rechazarlo, para no convertirse, según dijo, en un “mono de feria”. Tal rechazo estuvo precedido por ciertas afirmaciones de que el matemático sólo había trabajado para ganar el millón de dólares, lo que para Grisha además de ser totalmente falso, era un insulto, ya que él había empezado a trabajar en el tema antes de la selección hecha por el Instituto Clay y su despojo de ambición económica.

Grigori, desilusionado por la deshonestidad con que se lo trató en el mundo de los matemáticos, concebido por el como perfecto por tratarse de una ciencia donde algo es verdadero o falso, regresó a San Petesburgo y en 2005 anunció su retiro.

Ya desde su aislamiento ermitaño, en 2006 rechazó la Medalla Fiels, que puede considerarse el Nobel en Matemáticas. A mediados del 2010 rechazó aceptar el premio de un millón de dólares ofrecido por el Instituto Clay.

Grisha a sus 44 años vive humildemente en Kupchino, un barrio al sur de San Petesburgo, en un pequeño y modesto departamento que comparte con su madre, quien es pensionada; de vez en cuando asiste a la ópera y a conciertos de música clásica. Se gana la vida impartiendo clases particulares y lejos de ser autista o padecer algún tipo de afección psíquica, el matemático está convencido de que debe existir un lugar ideal donde las debilidades humanas no tengan cabida.

Según David, uno de sus mejores amigos, él es un hombre espiritual que reza cada noche y que se encuentra trabajando en otro gran desafío: en la demostración matemática de la existencia de Dios de la que él está convencido.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni