-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Sara Rus: Sobrevivir la Shoá y ser Madre de Plaza de Mayo

“Daniel trabajaba en la comisión nacional de energía atómica”, dijo al referirse a su hijo, uno de los detenidos desaparecidos durante el gobierno de facto de la junta militar.

La señora Rus recordó que su hijo siempre se destacó tanto en la escuela primaria como secundaria y al entrar a la universidad ya que era un alumno muy aplicado y que al egresar de la Universidad de Buenos Aires como físico nuclear, ingresó con una beca a la Comisión Nacional de Energía Atómica, mientras que para completar sus ingresos daba clases de física en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y trabajaba también como ayudante en la fábrica textil que su padre había instalado.

En cuanto a la maternidad, algo que siempre había querido expresó: “Me habían dicho varias veces que no iba a poder tener hijos, cuando lo tuve fue tocar el cielo con las manos, tuve la suerte de tener una hija también con cinco años de diferencia”,”Tener a un hijo después de la shoá era una maravilla”.

Sara indicó que las madres de plaza de mayo están divididas y que actualmente pertenece a la línea fundadora, que es “más democrática”.

El 15 de Julio de 1977 , a las dos y media de la tarde, Daniel Rus, fue secuestrado junto con sus colegas Gerardo Strejillevich y Nélida Barroca en la puerta de la CNEA, donde trabajaba. Otros veinte físicos empleados de ese organismo serían detenidos ilegalmente durante la dictadura.

A Daniel lo subieron a una camioneta. Esa fue la última vez que alguien lo vio. No hay testimonios que lo ubiquen en algún centro clandestino de detención, aunque su madre sospecha que estuvo en el campo de concentración de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada), ubicada en la vereda de enfrente de la CNEA por donde pasaron unos 5000 secuestrados, que en su mayoría fueron asesinados.

La vida de Sara, con mas de 90 años de edad, está consagrada a dar testimonio de las dos tragedias vivió, la de “los nazis de Europa y los militares de aquí”.

DF/RJ

Helueni