Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Murió Rafi Eitan, el hombre que atrapó a Eichmann

Aquella operación ocurrió en 1960 y permitió que Eichmann fuese juzgado por sus crímenes en Israel: finalmente fue condenado a la pena capital por sus crímenes durante el Holocausto. “Si hubiera tenido que volver a capturarlo lo habría hecho de la misma forma”, sostuvo Eitan hace un tiempo.

“Éramos un equipo de operación sin armas, sin comunicación y lo hicimos, y probablemente hoy con la tecnología lo haríamos diferente pero de forma bastante similar”, contó Eitan en una de sus últimas entrevistas referidas al secuestro del nazi, hecho histórico tanto para Israel como para Argentina.

‪A pesar de la conmoción y el enojo que provocó en Argentina el secuestro de Eichmann por violar la soberanía del país, Eitan no titubeó en el momento de explicar que lo volvería hacer, porque —dijo— estableció un precedente para alertar a criminales de lesa humanidad que no estarían a salvo.

‪”El juicio a Eichmann provocó un cambio en la manera que entendemos la Shoa. Este cambio ocurrió primero en Israel y después en el mundo. Aún hoy hay países que tienen que recordar el Holocausto todos los días, y quizás esto haya influenciado por lo menos el mundo occidental para que algo así nunca más ocurra”, dijo.

‪Eichmann fue una de las piezas clave en la llamada “solución final” del régimen de Adolf Hitler en la que 6 millones de judíos fueron exterminados.

La operación de una vida
Eitan, uno de los espías más respetados de Israel por la captura de Eichmann, tuvo varios cargos durante su carrera, que incluyen asesor de terrorismo del primer ministro Menachemm Begin. Fue también director de la Oficina de Relaciones de la Ciencia del Mossad, donde comenzó como agente. Eitan ha dicho que el secuestro de Eichmann ha sido uno de los trabajos más importantes de su vida y de la que se “sentía orgullo”.

‪Eitan explicó a CNN que la decisión de concentrarse en la captura de Eichmann hizo “imposible atrapar” a Josef Mengele, el llamado “ángel de la muerte”, el médico y oficial alemán que en el campo de concentración de Auschwitz seleccionaba a las víctimas que iban a ser ejecutadas tras realizar experimentos monstruosos a sus prisioneros. Mengele murió en Brasil en 1979 sin ser capturado.

‪”En ese momento -1960- habíamos planeado agarrar a Eichmann y llevarlo a Israel. Después íbamos a ir detrás de Mengele. Sabíamos su dirección pero David Ben-Gurion -exprimer ministro y uno de los fundadores de Israel- decidió anunciar inmediatamente la captura porque quería llevarlo a juicio, no quería revancha”. Esto de una manera imposibilitó la aprehensión de Mengele.

‪Eichmann, quien trabajaba para la empresa Mercedes Benz en Argentina, fue secuestrado al bajarse de un bus colectivo cerca de su casa en la calle Garibaldi en San Fernando.

‪El criminal nazi fue drogado y luego disfrazado como mecánico para engañar a las autoridades argentinas, y el comando del Mossad lo trasladó después en un avión del gobierno israelí, recordaba Eitan.

Una delegación Israelí había fingido viajar a la Argentina para la celebración de la Revolución de Mayo. Eitan lo interrogó para identificar que Ricardo Klement —como solía llamarse Eichmann en Argentina— era el teniente coronel de la SS (Schutzstaffel, las cuadrillas paramilitares de los nazis).

¿Sintió Eichmann arrepentimiento tras ser capturado? Eitan fue categórico: “No. Nunca… Siempre dijo que había obedeciendo órdenes y que estaba bajo instrucción, que era un soldado… entonces toda la culpa debería ser puesta en otros. Nunca dijo que se arrepentía”.

El juicio en Israel contra Adolf Eichmann, presidido por los jueces Moshe Landau, Benjamin Halevy y Yitzhak Raveh, finalizó el 15 de diciembre de 1961.

Los jueces condenaron a Eichmann a morir en la horca por su participación en crímenes contra la humanidad. Eichmann aseguró hasta su ultimo día que cometió los crímenes bajo obediencia debida a sus superiores.

Sus últimas declaraciones antes de morir fueron:

“Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Estos son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo”.

Helueni