Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La verdad sobre la Ley de Nacionalidad de Israel

ley de nacionalidad

La nueva Ley de Nacionalidad de Israel no es racista, no perjudica a las minorías, y no significa el fin de la democracia. La mayoría de los críticos de la ley no lo leyeron. Aquí están los hechos para que pueda juzgar por usted mismo

Han pasado dos semanas desde la aprobación de la Ley Básica: Israel como el Estado-nación del pueblo judío -también conocido como la Ley de Nacionalidad- y, sin embargo, el debate está en pleno apogeo. Los medios de comunicación dan la impresión que la nueva ley viola los derechos de las minorías y convierte al Estado de Israel en un país racista. Lo pensé también, hasta que leí la ley, descubriendo que la verdad no podría estar más lejos de eso. Puedes leerlo tú mismo aquí.

¿Qué es la Ley de Nacionalidad?

La ley básica declara que el Estado de Israel es el estado-nación del pueblo judío, que el himno es “Hatikvah”, que la bandera del estado es azul y blanca, que el Día de la Independencia es una fiesta nacional, y que el estado alentará la inmigración judía. Todas las cosas familiares que todo sionista apoya.

Suena genial. Entonces, ¿Por qué se necesita la ley?

Esta ley debería haber sido aprobada hace años. Desde su creación, Israel ha aprobado 13 Leyes Básicas que son en muchos sentidos equivalentes a una constitución. Las Leyes Básicas anteriores trataban sobre la separación de poderes, con la dignidad humana y la libertad, y así sucesivamente. Esta ley agrega un elemento que faltaba: el carácter especial del estado como tierra natal judía.

Además, la ley es una respuesta a la erosión entre algunas de las élites israelíes, incluidas algunas secciones de la Corte Suprema, de la identidad judía del estado. Si la Knesset no hubiera aprobado esta ley, la Suprema Corte de Justicia podría haber sido peticionada, por ejemplo, sobre el derecho de los judíos a inmigrar a Israel o sobre el himno nacional.

Entonces los drusos, los árabes y las otras minorías tienen razón. ¡La ley los discrimina!

Parece que cuando los oponentes de la ley no pueden encontrar problemas con el lenguaje de la ley, inventan cosas que no están escritas en ella. Árabes, drusos y miembros de minorías: estás siendo engañado. La ley no infringe ninguno de sus derechos, ni limita su asociación en este país. Puede haber áreas en las que existen brechas injustificadas entre sectores, como en el campo de la educación o la infraestructura, y estos son problemas que deben abordarse. Recientemente, el gobierno ha expresado su compromiso con esta tarea al asignarles miles de millones de shekels. En cualquier caso, esta ley no se ocupa de los derechos civiles individuales, que se comparten por igual, sino solo con los derechos nacionales otorgados a la nación judía. Los derechos individuales están garantizados explícitamente en otras leyes básicas.

Además, la ley garantiza que “el estado trabajará para garantizar el bienestar del pueblo judío y de sus ciudadanos en apuros … porque son judíos o por su ciudadanía”. Esto fue cuidadosamente redactado para indicar que el estado está obligado por su Ley Básica a ayudar a cualquier ciudadano druso, cristiano o musulmán en peligro debido a su ciudadanía israelí.

Si no se violan los derechos de las minorías, ¿Por qué el principio de igualdad no se menciona en la ley?

Este no es el marco apropiado. El marco apropiado son las Leyes Básicas que se ocupan de los derechos individuales. De hecho, el tribunal ya ha ampliado la interpretación de la “dignidad humana” y ha otorgado protección constitucional al valor de la igualdad. El tribunal rechazó las decisiones y leyes del gobierno cuya violación de la igualdad no estaba justificada en su opinión y la Ley de Nacionalidad no busca cambiar eso. Por lo tanto, por ejemplo, el mapa de beneficios fiscales fue rechazado sobre la base que discrimina a los árabes, las FDI se vieron obligadas a permitir el reclutamiento de pilotos mujeres, y así sucesivamente.

Además, el tribunal insertó el valor de la igualdad en la Ley Fundamental: Dignidad Humana y Libertad, aunque la Knesset no lo incluyó explícitamente en el lenguaje de la ley original. Esta es, por supuesto, otra razón por la cual los miembros de la Knesset son sospechosos y no están dispuestos a introducir la palabra “igualdad” en la nueva ley. Con base en la historia del Tribunal Supremo de interpretación muy flexible de los estatutos existentes, la Knesset está legítimamente preocupada que la Corte pueda decidir algún día, por ejemplo, que en nombre de la igualdad, cientos de miles de palestinos de los territorios puedan convertirse en ciudadanos de Israel. a través del matrimonio, o que el sistema de matrimonios religiosos israelíes debe ser anulado. Estas son preguntas legítimas, pero deberían dejarse en manos de los legisladores, los representantes del pueblo y no la Corte Suprema.

¿Se está degradando el estado del árabe?

No. Hasta hoy, existe una disputa entre juristas sobre si el árabe se considera un idioma oficial. En la práctica, está claro que nunca ha tenido el mismo rango que el hebreo, lo cual es evidente, por ejemplo, en el hecho que los tribunales israelíes no aceptarán peticiones en árabe. Además, la Ley Fundamental establece claramente que “la condición que se otorga al idioma árabe antes del comienzo de esta Ley Básica no debe ser perjudicada”. De hecho, esto significa que el estado del árabe en Israel es más alto que el de las lenguas minoritarias en otros países ilustrados. En Francia y los Estados Unidos, es imposible estudiar en una escuela estatal en árabe o español, solo estudias en el idioma del estado, francés o inglés, respectivamente. En Israel, la minoría árabe estudia en árabe en las escuelas estatales y seguirá haciéndolo.

¿Qué pasa con el artículo que dice que el estado actuará para alentar el asentamiento judío?

El artículo relevante dice “El estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y consolidación”. Esto no dice nada más de lo que ya se dijo en el mandato de la Liga de las Naciones y ha sido la piedra angular del sionismo durante más de un siglo. Desafortunadamente, Israel sigue en peligro por el irredentismo y debe defender sus fronteras. Por cierto, Israel tiene muchos asentamientos establecidos y grandes ciudades que están pobladas exclusivamente por árabes, que no desean que los judíos vivan en medio de ellos. ¿Alguna vez has intentado vivir como judío en Umm al-Fahm o Rahat?

¿Y las conexiones con la Diaspora Judía?

La ley establece explícitamente que “el estado actuará en la diáspora para preservar la conexión entre el estado y el pueblo judío”. Por primera vez, el Estado de Israel afirma en la legislación básica el estado de la Ley del Retorno y garantiza la conexión con la Diáspora de los judíos. ¿Qué podría ser más judío y sionista que eso?

Entonces, ¿Por qué tanta gente se opone a la Ley de Nacionalidad?

La verdad es que las relaciones públicas para apoyar la ley son malas y hay una incitación salvaje en contra de ella en los medios globales. Incluso si es posible y deseable discutir sobre la ley y sus secciones, el nivel de discusión de los medios indica que muchos críticos de la ley ni siquiera se molestaron en leerla. Después de leer la ley, esperaría que todos los judíos MK (parlamentarios)respalden la ley o al menos reduzcan el nivel de incitación.

La ley ratifica el sionismo clásico: el Estado de Israel es un estado judío. Eso es todo. Como la mayoría de los países del mundo (pero a diferencia de los Estados Unidos y Canadá, que son la excepción y no la regla), Israel es un estado-nación.

Quienes niegan la legitimidad de los Estados-nación no pueden hacerlo solo en el caso de Israel. Y aquellos que se oponen a la ley no la leyeron o automáticamente reaccionaron negativamente a todo lo que Netanyahu y su gobierno están promoviendo. Es posible no amar a Netanyahu, pero es apropiado apoyar esta legislación justa promovida por su gobierno.

Ahora que esta ley se une al resto de las leyes básicas de Israel, Israel continuará siendo un estado judío y democrático que garantiza plenos derechos civiles para todos sus ciudadanos. Así era hasta ahora, así será a partir de ahora.

***El Dr. Netanel Fisher es becario del Foro de Política Kohelet y profesor titular en el Centro Académico de Derecho y Ciencia Sha’arei Mishpat.

Fuente: Ynet
Traducción: Porisrael.org

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni