Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rumbo a los EE.UU., ‘Ridley Road’ ve a una mujer infiltrarse en el grupo neonazi de Reino Unido

Vivien Epstein en una escena de 'Ridley Road', una serie de cuatro partes que hace su debut en Estados Unidos el 1 de mayo en 'Masterpiece' de PBS. (captura de pantalla de vídeo)

Escritora Sarah Solemani: ‘Nos gusta pensar en la historia como buenos y malos. Nosotros éramos los buenos, Hitler era el malo, murió y eso fue todo. Y no es cierto’

NUEVA YORK (AP) — Sarah Solemani tardó ocho largos años en llevar una parte turbia de la historia de Gran Bretaña posterior a la Segunda Guerra Mundial de las páginas de un libro a nuestras pantallas de televisión.

Le impresionó la novela de Jo Bloom de 2014 “Ridley Road” sobre un movimiento clandestino de resistencia antifascista liderado por judíos en Londres en la década de 1960. Pero convertirlo en una serie fue difícil al principio.

“Fue rechazado en todas partes. Nadie quería hacerlo. Se sentía muy nicho”, explicó. Luego sucedieron dos cosas: el Brexit en Inglaterra y Donald Trump en Estados Unidos. De repente, las sacudidas nativistas en las democracias no eran tan específicas.

“Tenía que ser implacable para empujarlo. Y me alegro de haberlo hecho, porque, en realidad, revela mucho sobre el país cuando salió”, dijo la actriz, escritora y activista inglés.

“Ridley Road”, una serie de cuatro partes que hace su debut en Estados Unidos el 1 de mayo en “Masterpiece” de PBS, lleva a los espectadores a una parte de la historia británica que tal vez no conozcan. A principios de los años 60, los miembros del Movimiento Nacionalsocialista fascista realizaron mítines en Londres, ondeando esvásticas y exigiendo a los líderes que “liberen a Gran Bretaña del control judío”.

 “Nos gusta pensar que estamos en el lado correcto de la historia”, dijo Solemani, quien creció en Londres de padre iraní y madre norirlandesa. “Nos gusta pensar en la historia como buenos y malos. Y nosotros éramos los buenos y Hitler era el malo y murió en el búnker y eso fue todo. Y no es verdad.

“Ridley Road”, en los años 60, una vía multicultural en el noreste de Londres, se centra en una heroína poco convencional, una joven peluquera judía que se infiltra en el movimiento neonazi. Si bien su historia puede ser ficticia, la historia de los fascistas que luchan contra los antifascistas en las calles de Londres no lo es.

“Creo que lo que hace esta serie es simplemente recordarnos que estamos luchando constantemente contra el fascismo, el nazismo y el neonazismo. Creo que el programa es muy relevante porque nos recuerda que esto continúa”, dijo Susanne Simpson, productora ejecutiva de “Masterpiece”.

“Esta es una parte de la historia que ciertamente no sabía que había tenido lugar en Gran Bretaña, y no creo que mucha gente lo supiera. Pero es verdad hoy. Vemos que sucede en los EE. UU. y vemos que sucede en todo el mundo. Y la pregunta que creo que Sarah se hacía con el programa era: ‘¿Qué vamos a hacer al respecto?’”.

Si bien se desarrolla durante lo que se considera la diversión y la liberación de Swinging Sixties, la serie explora cómo el fascismo puede afianzarse. En el caso de Inglaterra, el surgimiento de grandes corporaciones que perturbaron las tiendas familiares de la calle principal, la afluencia de trabajadores extranjeros para reconstruir la Gran Bretaña de la posguerra y la demolición de casas para hacer rascacielos jugaron un papel importante. Algunas personas vulnerables se volvieron susceptibles al eslogan “Recuperar nuestro país”.

“Nadie se propone ser un villano de la historia. Todos comienzan a pensar que están haciendo lo mejor que pueden en el momento en que se encuentran. Por lo tanto, trata de humanizar por qué las personas blancas de clase trabajadora son susceptibles y vulnerables a los puntos de vista de extrema derecha”, dijo Solemani.

Una escena de 'Ridley Road', una serie de cuatro partes que hace su debut en Estados Unidos el 1 de mayo en 'Masterpiece' de PBS. (captura de pantalla de vídeo)
Una escena de ‘Ridley Road’, una serie de cuatro partes que hace su debut en Estados Unidos el 1 de mayo en ‘Masterpiece’ de PBS. (captura de pantalla de vídeo)

Los antifascistas, que trabajaban sin el apoyo del gobierno, utilizaron sus técnicas de fuerza y ​​espionaje, como las escuchas telefónicas y la infiltración, para interrumpir el Movimiento Nacionalsocialista, que estaba detrás de los incendios provocados en las sinagogas. A menudo, los antifascistas eran ex militares judíos que habían luchado contra los nazis en el extranjero.

“Habían estado en guerra y habían vuelto a casa solo para encontrar nazis en su puerta. Entonces, a sus ojos, era músculo contra músculo, ojo por ojo. No había otra opción”, dijo Solemani. “Es una historia extraordinaria de esperanza y sacrificio”.

El capítulo de la historia británica podría haber parecido muy polvoriento y extraño para los estadounidenses hasta 2017, cuando cientos de nacionalistas blancos llegaron a Charlottesville, Virginia, gritando “¡Los judíos no nos reemplazarán!”. De repente, “Take Our Country Back” no estaba muy lejos de otros eslóganes nativistas como “Make America Great Again”.

Ilustrativo: un supremacista blanco que porta una bandera nazi en el Parque de la Emancipación en Charlottesville, Virginia, el 12 de agosto de 2017. (AP/Steve Helber/Archivo)
Ilustrativo: un supremacista blanco que porta una bandera nazi en el Parque de la Emancipación en Charlottesville, Virginia, el 12 de agosto de 2017. (AP/Steve Helber/Archivo)

La serie subraya que las democracias pluralistas deben ser protegidas activamente y que la libertad es un privilegio que no debe regalarse pasivamente. Como dice un líder judío: “Un antifascista lucha. Un antifascista sí”. Aún así, Solemani dice que hay muchas formas de hacerlo.

“Soy muy cautelosa al decirle a la gente que debe hacer más porque la gente está al máximo de su capacidad: trabajan más horas y no ganan lo suficiente”, dijo. “No se trata de avergonzar a la gente para que haga más. Está diciendo que un buen antídoto para estar abrumado y un buen antídoto para la desesperación es la acción”.

Solemani, quien estudió política en la Universidad de Cambridge y sigue los movimientos de resistencia en todo el mundo, dijo que incluso los pequeños actos (manifestaciones, firma de peticiones, redacción de cartas) pueden ayudar a que una persona se sienta útil.

“Cuando te pones de pie, cuando ves que algo sucede en un espacio público, en realidad te revitalizas, te sientes menos deprimido, te sientes menos abrumado”, dijo.

Fuente: The Times of Israel/AP

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN