Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Dos sobrevivientes sirvieron en el núcleo operativo del Mossad

La ex agente del Mossad 'Silvia', cuyo nombre completo y rostro están clasificados, gesticula en un cuadro tomado de un video en el que comparte su testimonio sobre el Holocausto en el Zikaron Basalon del Mossad en el Día de Conmemoración del Holocausto de 2022. (Crédito de la foto: CORTESÍA DEL MOSSAD)

El Mossad de Israel ha revelado los testimonios de dos sobrevivientes del Holocausto que sirvieron como agentes en la famosa organización sin que sus familias lo supieran.

Los dos sobrevivientes, Chaim Victor Tayar y Silvia (cuya identidad completa no se puede compartir), sirvieron en el núcleo operativo del Mossad, y “por respeto y en saludo a su trabajo”, el Mossad publicó sus testimonios.

“Miro con gran humildad su coraje personal, la historia de sus vidas”, dijo el jefe del Mossad, Dedi Barnea. “Las lecciones del Holocausto y los desafíos de seguridad nos enseñan que debemos construir nuestra fuerza y ​​confiar solo en nosotros mismos”

Con motivo del Día de la Memoria del Holocausto, el Mossad realizó un “Memory in the Living Room” (conocido en hebreo como Zikaron BaSalon) en 20 centros diferentes pertenecientes al Mossad.

Como parte del evento, se brindó un escenario especial a los sobrevivientes del Holocausto que han trabajado a lo largo de los años en el Mossad en roles centrales y dirigieron operaciones secretas con valentía y sin que sus compañeros miembros del Mossad supieran que eran sobrevivientes del Holocausto.

El agente del Mossad, Chaim Victor Tayar, gesticula en un cuadro tomado de un video en el que comparte su testimonio sobre el Holocausto en el Zikaron Basalon del Mossad en el Día del Recuerdo del Holocausto de 2022. (crédito: CORTESÍA DEL MOSSAD)
El agente del Mossad, Chaim Victor Tayar, gesticula en un cuadro tomado de un video en el que comparte su testimonio sobre el Holocausto en el Zikaron Basalon del Mossad en el Día del Recuerdo del Holocausto de 2022. (crédito: CORTESÍA DEL MOSSAD)

Durante años mantuvieron su secreto y durante años se dedicaron a realizar contribuciones significativas a la seguridad del Estado de Israel.

Silvia, excomandante senior de operaciones, nació en Bialystok en 1940. Es madre de tres hijos y abuela de seis nietos.

Se desempeñó en una variedad de funciones operativas importantes y con valentía lideró misiones impresionantes antes de llegar a puestos de mando superiores.

“Cuando los rusos entraron en Bialystok, mi madre huyó conmigo a Varsovia y vivimos allí en el gueto”, relató. “Cuando tenía dos años, mi madre, al darse cuenta de que no había posibilidad de que sobreviviéramos a las atrocidades, quiso al menos salvarme y habló con un chico polaco que sabía que estaría esperando al otro lado del muro del gueto. Mi madre me envolvió en harapos y me arrojó por encima del muro del gueto. El mismo polaco me entregó a sus padres”.

Pero, dijo, “lo pasó mal allí” ya que la familia la mandó a mendigar a la calle. Entonces, a una “edad muy joven… me escapé. Corrí como loco”.

Terminó en un orfanato en Cracovia y luego fue adoptada por una pareja sin hijos que la crió como cristiana. Sus dos padres fueron asesinados en el Holocausto y después de la guerra, su tía, que sobrevivió a la guerra, la encontró y ambos emigraron a Israel en 1950.

Silvia compartió su historia como alguien que experimentó el Holocausto y luego, durante muchos años, trabajó en el Mossad israelí.

“Nadie en el Mossad sabía que era una sobreviviente del Holocausto. Quería ser como todos los demás. Amaba el país. La actividad operativa en el Mossad es el cumplimiento de un sueño y una sensación de verdadera fuerza y ​​resiliencia”, dijo. .

Chaim Victor Tayar nació en 1935, en Trípoli, Libia. Está casado con Ziona y tiene dos hijos y cinco nietos.

En junio de 1940, la Italia fascista que en ese momento gobernaba Libia declaró la guerra a Gran Bretaña y Francia. Eso condujo a bombardeos masivos en Trípoli que obligaron a la familia de Tayar a huir a la ciudad de Zawiya, donde su hermana menor murió de tifus.

Posteriormente, su familia fue deportada junto con otros 1.500 judíos de toda Libia y otros ciudadanos extranjeros a un campo de detención en Túnez, de los cuales unos 660 fueron enviados al campo de concentración de Bergen-Belsen en Alemania.

“En Túnez, que estaba bajo el control de la administración de Vichy y la Gestapo en ese momento, los hombres fueron enviados a campos de trabajo”, relató Tayar.

“Después de unos meses, nos trasladaron a Argelia, donde se revocó nuestra ciudadanía francesa, y nos enviaron al campo de concentración de Laghouat en el desierto del Sahara, donde vivimos en condiciones insoportables con muchas enfermedades y hambre severa. Mamá quería que nos quedáramos a su alrededor, sin dejarnos ir. Tenía miedo de los crueles soldados”.

En 1943, después de la invasión de Argelia por parte de los Aliados y los franceses libres como parte de la Operación Antorcha, una operación que fue posible gracias a las actividades de los 800 miembros de la resistencia judía, actuó como un puente hacia la liberación de Europa y hacia la derrota final de los régimen nazi.

“Viví con mi familia unos años más en el campo de concentración, donde murieron mi abuela y mi hermano menor hasta que regresamos a Trípoli y de allí a Marsella y luego a Israel en 1947”, dijo Tayar.

En Israel, sirvió en la brigada Givati ​​como enlace y se alistó en el Mossad, donde ocupó una variedad de puestos clave en la división de tecnología de operaciones.

“Como un niño que fue perseguido por el Holocausto y experimentó de primera mano las terribles atrocidades, para mí, servir en el Mossad y contribuir a la seguridad del Estado de Israel es un gran logro personal y es un gran orgullo ser parte de la familia del Mossad”, dijo Tayar.

Barnea, hablando al final de los testimonios, dijo que incluso después de 80 años, lo que experimentaron los sobrevivientes es “todavía impactante, casi increíble, inconcebible”.

“Tu heroísmo comenzó entonces, pero continúa hasta el día de hoy. Es difícil describir la fuerza mental y el coraje necesarios solo para seguir viviendo. Y has hecho mucho más que eso”, dijo Barnea. “Los testigos que nos hablaron hoy no son jóvenes, pero sus ojos brillan y su energía es inspiradora”.

Añadiendo que él, como jefe del Mossad, mira hacia abajo “con gran humildad” a su coraje y vida las historias, Barnea dijo que “es importante para nosotros saber de usted. Su historia es parte del amplio contexto histórico en el que operamos. Gracias a ti aprendemos a apreciar aún más el significado y el valor de nuestra vida, en un estado independiente y soberano”.

Artículo publicado en Jerusalem Post

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN