Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Cómo la victoria de los talibanes en Afganistán beneficia a China

China y talibanes

La China comunista no ha ocultado su codicia por los recursos naturales de Afganistán, ni su creencia de que la conquista de los talibanes traerá una espantosa estabilidad a esa nación díscola y tribal.

Si la asociación en ciernes entre Pekín y el “Emirato Islámico de Afganistán” se mantiene, podría tener ramificaciones a largo plazo para la colonialista Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI) de China.

Si está dispuesta a explotar hasta 3 billones de dólares en minerales de tierras raras en Afganistán, mejorando su control del mercado mundial y alimentando con minerales muy necesarios la hambrienta maquinaria industrial china. China también tiene una mina de cobre de 4.200 millones de dólares en Afganistán, además de proyectos en desarrollo de la Corporación Nacional de Petróleo de China.

Los medios de comunicación estatales chinos se jactan de que los talibanes tratan con cortesía a las empresas chinas “privadas” y señalan claramente a los dirigentes talibanes que las gigantescas empresas estatales están dispuestas a entrar en el país una vez que Pekín esté convencido de que Afganistán está bajo control y es lo suficientemente estable como para realizar inversiones masivas.

“Estamos dispuestos a intercambiar puntos de vista con China sobre cómo avanzar en el impulso de nuestras relaciones mutuas, el establecimiento de la paz en la región y su ayuda en la reconstrucción de Afganistán”, declaró el lunes un portavoz talibán.

Talibanes-China
China y los talibanes estrechan lazos

Los beneficios que China puede aportar a los talibanes son claros, empezando por la protección diplomática de una gran potencia que hará imposible cualquier repetición de la invasión posterior al 11-S por parte de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN. China protege a sus Estados clientes de la acción de las organizaciones internacionales, desde las Naciones Unidas hasta los grupos de derechos humanos. Esto libera a los regímenes más despiadados de los socios de China para que hagan lo que sea necesario para mantener el poder y reprimir las revueltas.

China también es muy buena para ayudar a sus Estados clientes a evadir las sanciones occidentales, una herramienta diplomática que Pekín busca constantemente para atacar y debilitar. A veces, estos esquemas de evasión de sanciones se vuelven un poco complicados y hay cabos sueltos que limpiar, pero no se puede culpar al Partido Comunista Chino por no haberlo intentado.

La Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda (BRI) es el gran plan de China para adquirir influencia política en el Tercer Mundo. A menudo se convierte en una desagradable forma de colonialismo llamada “diplomacia de la trampa de la deuda”, en la que las naciones en desarrollo -o, más concretamente, sus ambiciosas y corruptas élites políticas- piden préstamos a los bancos chinos para dudosos proyectos de “infraestructura” que nunca pueden generar suficientes ingresos para pagar el préstamo. A continuación, China acepta amablemente el control de activos nacionales vitales de sus deudores en lugar de los pagos del préstamo.

Algunos de los clientes de China se han replanteado últimamente su participación en la empresa, debido a la preocupación por la creciente influencia comunista china en su política interna, o porque han observado que el Cinturón y la Ruta de la Seda tiende a beneficiar a China mucho más que a sus socios menores.

Pakistán parecía tener estas dudas sobre la BRI pero, a principios de agosto, el director de sus proyectos de BRI estancados fue sustituido por alguien mucho más amistoso con Pekín, por lo que se espera que el tan promocionado Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) de 50.000 millones de dólares vuelva a ponerse en marcha.

El deterioro de la seguridad en Afganistán fue una de las razones por las que el CPEC se estancó, por lo que si los talibanes consiguen la “estabilidad” que desea Pekín, el progreso regional del Cinturón y la Ruta de la Seda se verá beneficiado.

Algunos observadores dudan de que China quiera mucho más de Afganistán para la BRI que eliminar el obstáculo de seguridad que supone la larga insurgencia de los talibanes.

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), por ejemplo, argumentó la semana pasada que si bien Afganistán es formalmente un miembro de la BRI y envía delegados a algunos foros de la BRI, la membresía era en gran medida ceremonial antes de la toma de posesión de los talibanes y China verá poca necesidad de desarrollar ese papel más sólo para apoderarse de los minerales y el gas de Afganistán.

El CFR vio algunos beneficios potenciales de la expansión de la BRI en Afganistán, incluyendo el refuerzo de la CPEC y el mantenimiento de los extremistas hostiles a los intereses de China bajo control, pero consideró que estos beneficios se veían compensados por la dificultad de proteger las operaciones chinas expansivas y por los grandes riesgos de hundir grandes cantidades de dinero en el inestable suelo de Afganistán en un momento en que la BRI está haciendo hincapié en proyectos más pequeños y seguros.

La BRI también podría convertirse en una zanahoria que China colgara delante de los talibanes para asegurar su cooperación duradera, quizás ofreciendo una mayor participación en el CPEC como recompensa para que los talibanes se ocupen agresivamente de las preocupaciones de seguridad de China. En otras palabras, el camino hacia el oro del Cinturón y la Ruta podría estar pavimentado con muchos uigures muertos.

 

Fuente: Breitbart

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni