Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rabino Yom Tov Lipman

Todos los judíos que van al cementerio de Cracovia se sorprenden al ver que la tumba del rabino Yom Tov Lipman, autor del comentario de la Mishná conocido como Tosaphot Yom Tov, se encuentra en la periferia del cementerio. Todos preguntan: ¿cómo es posible que un hombre tan grande, justo y piadoso, fuese colocado junto a los que se suicidaron y fueron excomulgados?

Los líderes espirituales de Cracovia responden con la siguiente historia:

“En nuestra ciudad, había un judío llamado Reb Shimon el avaro, un hombre rico que no quería dar a tzeddaká. Todos los que, en su angustia, le suplicaban ayuda, se marchaban con las manos vacías. Todos los habitantes de la ciudad detestaban regiamente a Reb Shimon, y cuando pasó por la calle, la gente lo señaló y dijo: ‘¡Mira, ahí está el avaro!’

“Mientras que Reb Shimon se hizo conocido por su tacañería, había dos personas extremadamente generosas en la ciudad, Shemariahu el panadero y Gabriel el carnicero. Quien necesitaba jalá y carne para Shabat, y no sabía a quién pedir ayuda, fue a buscar a Shemariahu y Gabriel.

“Esta situación duró mucho tiempo. Entonces, un día, el hombre rico se fue de este mundo. La Jevra Kadisha casi se negó a cuidarlo. Sus miembros querían cavar un hoyo en el suelo y arrojar el cuerpo en él, resolviendo darle un entierro decente solo porque la Torá nos obliga a hacerlo. Le pidieron consejo al rabino Yom Tov Lipman, el Rav de la ciudad. Se enojó y dijo: ‘¡Qué! ¿Un hombre tan rico que nunca le dio un centavo a tzedaka? Debería ser enterrado a continuación en la periferia, junto a los excomulgados. Eso es lo que sucedió: fue sepultado en desgracia, y la tierra lo cubrió. Sin embargo, el jueves y viernes siguientes, la ciudad fue sacudida y todos supieron que Reb Shimon estaba muerto. El secreto finalmente fue revelado: Reb Shimon le había donado a Shemariahu el panadero y a Gabriel el carnicero todo lo que los pobres recibían de ellos. Ese ‘avaro’ había sido de hecho uno de los que practicaban ‘dar en secreto’. No quería que nadie supiera que dio nada.

“Cuando se conoció el asunto, el Tosaphot Yom Tov lloró y se lamentó mucho. ¿Cómo podía dar la orden de que tal Tzadik fuera enterrado en la periferia? No encontró descanso hasta que dio a su comunidad la orden de que, después de su propia muerte, lo enterraran junto a Reb Shimon, un hombre que había cumplido la mitzvá de ‘dar en secreto’. ”

El rabino Yom Tov Lipman Heller nació en 1579 en Wallerstein, en el estado de Bayern, en el sur de Alemania. Su padre, el rabino Nathan, murió unos días antes de su nacimiento, por lo cual fue criado por su abuelo, el rabino Moshe Wallerstein, quien en su tiempo fue el Rav de todos los judíos en Alemania.

En su juventud estudió en la ieshivá del rabino Yaakov Guinzbourg en la ciudad de Frieberg. Aún muy joven, se elevó considerablemente en Torá y sabiduría, y a la edad de 18 años fue nombrado Dayan y Rosh Yeshivá de Praga, cargo que ocupó durante 28 años.

Fue una de las figuras rabínicas importantes de principios del siglo XVII. Conocido como el ” Tosfos Yomtov ” por su comentario sobre la Mishná con ese nombre, también fue autor de importantes comentarios sobre el Rosh y otras obras rabínicas. Discípulo del famoso rabino Judah Loew, el Maharal de Praga. En 1624 fue invitado a ejercer como rabino de Nikolsburg, una población situada en Moravia, que hoy forma parte de la República Checa y unos meses después recibió el ilustre puesto de rabino de Viena, Austria. Bajo su presión el Emperador otorgó permiso a la comunidad judía, para establecer un barrio judío en el barrio de Leopoldstadt, en Viena. Después de servir a la comunidad judía vienesa tres años, posteriormente ocupó varios puestos rabínicos prestigiosos, incluido el de rabino de Nikolsburg y de Viena. En 1627 fue llamado a Praga para servir como rabino principal de la ciudad.

Esa posición le ganó poderosos enemigos cuando se negó a seguir los dictados de los ciudadanos ricos e influyentes de Praga y se esforzó por aliviar la carga impuesta a los pobres por los sofocantes “impuestos de la corona” impuestos a los judíos. Sus enemigos informaron sobre él al gobierno, acusándolo falsamente de traición. En 1629, el rabino Yomtov Lipman fue arrestado, juzgado y condenado a muerte.

Las comunidades judías de Bohemia lograron que la sentencia se conmutara y se redujera a una fuerte multa. El primero de Adar es celebrado por sus descendientes como un día de acción de gracias, por su liberación y restauración después de su encarcelamiento en Viena; y recaudaron los fondos para el pago de la primera cuota que aseguró su liberación.

Sin embargo, sus enemigos obtuvieron una decisión imperial por la cual no podía oficiar como rabino en ningún pueblo del imperio, dejándolo sin hogar y desamparado. Le tomó muchos años pagar el saldo de la multa y volver a su puesto anterior. Fue solo en el invierno de 1644, cuando se instaló en Cracovia después de ser nombrado rabino jefe de la ciudad, que sintió que podía celebrar su liberación y restauración.

El rabino de Gaon Zelig Margaliot, que era su primo, dijo lo siguiente sobre él: “Cuando murió, no dejó ningún dinero para comprar un sudario funerario”, porque nunca tomó dinero de una fuente dudosa y nunca aceptó regalos.

Antes de su muerte escribió un trabajo autobiográfico titulado Megillat Eiva (Eiva está formado por las iniciales de las palabras Eicha Yashva Vadad Ha’ir, las primeras palabras del libro de Lamentaciones). En él relata la historia de su vida, desde su nacimiento hasta el día en que se convirtió en el Rav de Cracovia.

El rabino Yom Tov Lippmann falleció el día 19 de agosto de 1654

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni