Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Marine Le Pen se prepara para 2022

Ricardo López Göttig

Por Ricardo López Göttig

 

Como era previsible, Marine Le Pen ganó la presidencia de su partido Reagrupamiento Nacional –heredero del Frente Nacional, durante años liderado por su padre, Jean Marie Le Pen, como primer paso formal para lanzarse a la candidatura presidencial de Francia, para 2022.

Una formalidad no exenta de simbolismo, en la que obtuvo más del 98% de los votos de la convención partidaria, pero en un momento en el que su formación política no logró los resultados buscados en los comicios regionales de junio en Francia, cuando vencieron los grandes partidos tradicionales. Hay una pulseada nacional, que se anticipa entre el presidente Emmanuel Macron, que iría por su segundo mandato consecutivo, y Marine Le Pen, tal como ocurrió en 2017; pero los socialistas y los conservadores se mantienen fuertes en los gobiernos locales y regionales, bastiones en los que están arraigados.

La crisis económica generada por la pandemia, no le ha permitido a Marine Le Pen subir su techo, al que alcanzó en 2017 en la segunda vuelta, logrando el 34% de los sufragios. Si bien su discurso se moderó en comparación al de su padre, sigue despertando un vivo rechazo y miedo a la mayoría de los ciudadanos franceses. La “desdiabolización” y pretensión de mostrarse como un actor respetable del escenario político galo, tiene sus límites, y el sistema electoral ha servido para que las fuerzas democráticas, ya sea socialistas y conservadores, como el partido La República en Marcha, del presidente Macron, formen un frente republicano al momento de bloquear el acceso a bancas de los seguidores de Le Pen.

No obstante, está claro que los Le Pen representan a un sector considerable de la ciudadanía francesa, en sintonía con lo que ocurre en otros países de Europa, como Hungría y Polonia. La xenofobia, el antisemitismo, la islamofobia, el rechazo a la integración económica y a la Unión Europea, la añoranza de un mundo desaparecido hace siglos de pequeñas aldeas aisladas y autosuficientes, atrae a importantes sectores que hacen del rechazo a la modernidad, la diversidad y el laicismo una bandera común. . Y si bien aún resta un año por andar, todo anticipa que seremos observadores de una nueva puja. Cada cinco años, Francia llama la atención ante este choque colosal de dos posturas frente a la civilización y los valores de la democracia liberal.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni