Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Protestas en la Autoridad Palestina reflejan la crisis de gobernabilidad de Abbas

Fue un espectáculo poco común: cientos de palestinos pidiendo el fin de los 16 años de gobierno del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a sólo unos cientos de metros de su oficina en Ramallah.

“Fuera, fuera, déjanos”, coreaban los manifestantes al presidente mientras marchaban por el centro de Ramallah el sábado.
Filas de policías antidisturbios, con largas porras y escudos de plástico, golpearon a algunos manifestantes que intentaron acercarse a la oficina del presidente de la Autoridad Palestina. A continuación, filas de agentes vestidos de civiles se adentraron en la multitud para detener a los manifestantes, a veces con violencia.

La sede del poder de la Autoridad Palestina rara vez ve grandes manifestaciones contra su liderazgo. Las últimas grandes concentraciones fueron en 2019, cuando miles de palestinos se reunieron para protestar contra la polémica ley de seguridad social de la Autoridad Palestina.

Pero la frustración ha ido aumentando durante meses. Y la muerte del conocido crítico Nizar Banat -supuestamente tras ser asesinado mientras estaba bajo custodia de la Autoridad Palestina- fue suficiente para desencadenar una ola de manifestaciones en Ramala y Hebrón.

En un marcado cambio, los manifestantes han pedido directamente la destitución de Abbas, no la reforma. “El pueblo quiere la caída del régimen”, coreaban, un eslogan que recuerda a las revoluciones árabes de 2011.

“Son cánticos sin precedentes. Hemos visto protestas en el pasado contra las detenciones políticas, por los derechos humanos, contra la corrupción, pero no como lo que hemos visto en las últimas manifestaciones. Esto es peligroso”, dijo Hatem Abd al-Qader, miembro del Consejo Revolucionario de Fatah, a The Times of Israel.

El movimiento aún no se ha extendido desde Hebrón y Ramallah al resto de las ciudades de Cisjordania. La primera se considera habitualmente un bastión de los rivales de Hamás de Abbas, mientras que en la segunda las protestas han sido mucho más débiles, con la asistencia de cientos y no de miles de personas.

Los manifestantes han reflejado una gran pero frágil carpa de opositores a la Autoridad Palestina: islamistas ultraconservadores que pretenden restaurar el califato islámico, activistas del grupo terrorista Hamás, liberales de la sociedad civil que esperan reformar la Autoridad Palestina y activistas de izquierdas que se oponen a la AP por principios.

Banat, un activista de 44 años de Dura, cerca de Hebrón, había desarrollado un seguimiento leal en su página de Facebook. Subía vídeos sencillos, a menudo sólo él mismo sentado frente a un muro blanco, arremetiendo contra la Autoridad Palestina.

Banat criticaba a todo el espectro político palestino, desde el movimiento Fatah de Abbas hasta Hamás. Su estilo era cáustico y furioso, a menudo abiertamente provocador. También se oponía firmemente a Israel, comparando el sionismo con los efímeros reinos cruzados; un día, juró, el Estado israelí también caería.

Sus preocupaciones resonaban entre los palestinos de a pie. Muchos consideran que la Autoridad Palestina es corrupta, autocrática e ineficaz para hacer realidad su sueño de un Estado independiente.

“El sentimiento que prevalece hoy en día entre amplias franjas del pueblo palestino es que no lucharon y se sacrificaron en el camino de la liberación para crear un régimen autoritario que coarta la libertad de expresión y las libertades de sus ciudadanos”, escribió el analista político palestino Jihad Harb tras el asesinato de Banat.

La gota que derramó el vaso

Estas frustraciones han estado latentes durante años. Pero la muerte de Banat se produce en un momento en que la Autoridad Palestina se enfrenta a una crisis de legitimidad que parece profundizarse día a día.

“La muerte de Banat ha sido la gota que ha colmado el vaso”, dijo Ashraf al-Ajrami, funcionario de Fatah y ex ministro de la Autoridad Palestina, en una llamada telefónica.

En abril, Abbas retrasó indefinidamente las elecciones palestinas previstas, que habrían sido las primeras en 15 años, cancelándolas de hecho. Abbas culpó a Israel de no conceder oficialmente a los palestinos vía libre para llevar a cabo la votación en Jerusalén Este.

La mayoría de los observadores -incluido Banat- creían que la verdadera razón era el miedo de Abbas a perder terreno frente a sus propios rivales dentro de Fatah y frente a Hamás. Los rivales de Abbas en Al Fatah reunían un fuerte apoyo, mientras que Hamás, en ese momento, tenía un porcentaje de votos de alrededor del 8 por ciento.

“Se imaginaron que la calle les castigaría. Así que se escabulleron hacia esta idea de Jerusalén” para evitar la celebración de la votación, dijo Banat a la televisión oficial de Hamás Al-Aqsa tras la cancelación de las elecciones.

Las acusaciones de corrupción contra la AP han adquirido un tono más agudo durante la pandemia de coronavirus. En marzo, Cisjordania se vio sacudida por un escándalo cuando salieron a la luz las acusaciones de que funcionarios de la Autoridad Palestina se habían apropiado de vacunas para su uso por parte de altos funcionarios y familiares.

Hamás también ha hecho enormes progresos en cuanto a popularidad. El estatus del grupo terrorista ha aumentado considerablemente desde el conflicto de 11 días entre Hamás e Israel del mes pasado. Los palestinos que celebraban en el centro de Ramallah tras el alto el fuego enarbolaban banderas verdes asociadas a Hamás, en el corazón de la sede del poder de la Autoridad Palestina.

Muchos palestinos consideraron las acciones de Hamás durante la guerra como una resistencia efectiva a Israel, incluso cuando la Autoridad Palestina permaneció en silencio. Según una encuesta reciente del encuestador Khalil Shakiki, alrededor del 75% de los palestinos aprobaron la actuación de Hamás durante la reciente guerra; sólo el 8% dijo que Abbas lo había hecho bien.

El analista político Harb calificó los acontecimientos de mayo como “un terremoto” que provocó “un retroceso significativo en la opinión de los ciudadanos sobre la Autoridad [Palestina] gobernante”.

“Ignorar el asunto, o considerarlo una mera tempestad en una taza de té que se disipará como los incidentes anteriores, creo que es un enfoque limitado e ingenuo”, dijo Harb.

Hamás ha visto las manifestaciones por la muerte de Banat como una oportunidad para crear más caos en Cisjordania, dijo al-Ajrami.

Las protestas se han encontrado con un rotundo silencio por parte de los dirigentes de Ramala. Ni Abbas ni ningún alto cargo de la Autoridad Palestina han hablado públicamente del asunto, a pesar de que miles de manifestantes han salido a la calle y la indignación se ha extendido por las redes sociales.

El alto asesor de Abbas, Hussein al-Sheikh, que actúa como enviado oficial de la Autoridad Palestina a Israel, fue el único que se refirió implícitamente a los hechos, sin mencionar a Banat por su nombre.

“La ley, el orden y la transparencia son obligatorios y garantizan la protección de todos los palestinos y la preservación del tejido político, social y nacional. Nadie está por encima de la ley”, tuiteó al-Sheikh el sábado.

Al-Ajrami, ex ministro de la Autoridad Palestina, dijo que las manifestaciones probablemente se calmarían pronto.

“La situación sigue bajo control y el asunto podría terminar en unos días, suponiendo que no haya sorpresas”, dijo Al-Ajrami.

Pero Abd al-Qadir afirmó que la respuesta de los dirigentes -que ha incluido la dispersión violenta de las concentraciones de Ramallah- estaba exacerbando una situación ya tensa.

“Esto es una idiotez política. Desde el primer momento, debería haber habido declaraciones de [el primer ministro de la AP] Mohammad Shtayyeh, de Mahmud Abbas, para absorber la ira palestina. En lugar de eso, la están aumentando reprimiendo las manifestaciones”, dijo Abd al-Qadir.

 

 

Por: Aaron Boxerman

Fuente: The time of Israel

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

1 Comentario

  • Anónimo
    Anónimo

    no publico esto xq nombra a palestinos y Cisjordania, q es lenguaje usado x los enemigos de israel

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni