Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La disputa de Jerusalem podría afectar el voto palestino

Una disputa sobre la votación en Jerusalem oriental amenaza con cancelar o retrasar las primeras elecciones palestinas en más de 15 años.

Si bien el presidente Mahmoud Abbas promete celebrarla, las restricciones israelíes a los votantes palestinos en el este de Jerusalén podrían darle un pretexto para cancelar una elección que, parece cada vez más probable, amenace su control del poder.

Los palestinos ven a Jerusalén oriental como la capital de su futuro estado, y Abbas ha dicho que sus residentes no pueden ser excluidos de las elecciones parlamentarias previstas para el 22 de mayo.

Pero la Autoridad Palestina puede necesitar el permiso de Israel para que unos 6.000 residentes de la ciudad puedan votar. Israel considera que toda Jerusalem es su capital unificada y prohíbe a la Autoridad Palestina operar en la ciudad. Todavía tiene que decir si permitirá la votación en Jerusalén oriental, pero ha señalado que no aceptará hacerlo.

Es poco probable que esos 6.000 votantes afecten el resultado de una elección en la que más de 2,5 millones de palestinos en la ocupada Cisjordania y Gaza tienen derecho a votar. Incluso podría haber soluciones para permitirles emitir su voto sin el permiso de Israel.

Pero el tema tiene una gran importancia simbólica para los reclamos palestinos sobre la ciudad y ofrece un pretexto para que Abbas suspenda las elecciones en las que se espera que su partido Fatah pierda poder e influencia. Con el movimiento militante islámico Hamas listo para lograr avances, Israel también podría agradecer cualquier retraso. Sin embargo, suspender la votación podría inflamar las tensiones en una ciudad que ha sufrido enfrentamientos en los últimos días y podría provocar disturbios en otras partes de los territorios.

Israel capturó Jerusalem oriental, Cisjordania y Gaza, territorios que los palestinos quieren para su futuro estado, en la guerra de 1967. Israel anexó Jerusalem Este poco después y ve a toda la ciudad, junto con sus lugares sagrados para judíos, musulmanes y cristianos, como su capital unificada.

Los palestinos ven a Jerusalem oriental como un territorio ocupado, una posición que cuenta con un amplio apoyo internacional. Los residentes palestinos son elegibles para la ciudadanía israelí, pero la mayoría la ha rechazado para no legitimar los reclamos de Israel sobre la ciudad. Quienes se postulan se enfrentan a un proceso burocrático largo e incierto.

La mayoría de los 350.000 palestinos en Jerusalem oriental tienen una forma de residencia permanente que les permite viajar libremente, votar en las elecciones locales y recibir beneficios sociales israelíes. Pero se puede revocar por varias razones, incluida la residencia fuera de la ciudad durante un período prolongado. A los judíos israelíes nacidos en cualquier lugar de Jerusalem se les concede automáticamente la ciudadanía plena.

El destino de Jerusalem y sus lugares sagrados es uno de los problemas más explosivos del conflicto. La ciudad ha sido testigo de varias oleadas de violencia a lo largo de los años. En los últimos días, los palestinos se han enfrentado con la policía israelí en las afueras de la Ciudad Vieja por las barricadas levantadas para evitar que las multitudes se reúnan durante el Ramadán.

Inicialmente se esperaba que las elecciones planeadas fueran una contienda entre el movimiento Fatah de Abbas y sus rivales en Hamas, que obtuvo una victoria aplastante en las últimas elecciones, celebradas en 2006, y tomó el poder en Gaza el año siguiente.

Pero en las últimas semanas, Fatah se ha dividido en tres listas rivales, incluida una liderada por Marwan Barghouti, un líder popular del segundo levantamiento palestino a principios de la década de 2000 que cumple cinco cadenas perpetuas en una prisión israelí.

Las encuestas apuntan a un voto dividido de Fatah que podría dejar al Hamas unificado como el partido más grande en el parlamento. Si Barghouti decide presentarse a la presidencia en una votación prevista para el 31 de julio, se espera que derrote fácilmente a Abbas.

Esos resultados probablemente marcarían el final de la carrera política de Abbas, de 85 años, y generarían  un nuevo liderazgo que Israel, Estados Unidos y la Unión Europea consideran terrorista.

Abbas podría suspender las elecciones, culpando a Israel por negarse a permitir la votación en el este de Jerusalem. Podría señalar la breve detención de tres candidatos, por Israel, durante el fin de semana.

Pocos palestinos abogarían por llevar a cabo elecciones que excluyan a Jerusalem oriental. Israel y la comunidad internacional podrían acoger tranquilamente la medida como una forma de evitar el dolor de cabeza de otra victoria de Hamas, que se niega a reconocer el derecho de Israel a existir.

Abbas aún tiene que dar una señal clara de sus intenciones. En un discurso el domingo por la noche, dijo que “estamos decididos a celebrar elecciones a tiempo en todas las áreas palestinas en las que las celebramos anteriormente, es decir, Cisjordania, Jerusalem oriental y la Franja de Gaza”.

Pero en una señal de que podría estar en marcha una demora, la Comisión Electoral Central Palestina dijo el domingo por la noche que si Israel no permite votar en Jerusalem oriental, está “listo para implementar cualquier arreglo basado en la guía del liderazgo político palestino”.

La comisión electoral dice que, al igual que en elecciones pasadas, unos 6.300 residentes de Jerusalem oriental votarían en las oficinas de correos, que requieren permiso israelí para aceptar papeletas. Dice que el resto de los aproximadamente 150.000 votantes elegibles de Jerusalem oriental podrían votar en las afueras de la ciudad con o sin la aprobación de Israel.

Para quienes viven en el centro de la ciudad, los palestinos podrían desafiar las restricciones israelíes en una campaña de desobediencia civil o instalar cabinas de votación dentro del recinto

de la mezquita de Al-Aqsa, un lugar sagrado bajo la custodia de Jordania. Israel podría dudar en tomar medidas enérgicas contra tales actividades por temor a encender tensiones o ser visto como un impedimento para unas elecciones libres y justas.

De manera menos provocadora, los 6.300 palestinos podrían votar en Cisjordania o al otro lado de la barrera de separación de Israel, territorios a los que los residentes de Jerusalem oriental suelen tener libre acceso. Los palestinos también podrían intentar utilizar las instalaciones de la ONU en el este de la ciudad.

Cualquier movimiento para cancelar las elecciones podría resultar contraproducente para Abbas, que se ha vuelto cada vez más autoritario e impopular desde que expiró su mandato presidencial de cuatro años en 2009. Cancelar una elección que parece probable que pierda su partido podría enfurecer a los palestinos y provocar la violencia entre las facciones rivales.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni