Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“Hay múltiples formas de llegar a la figura de Golda”


Ayer 17 de marzo, se cumplieron 52 años desde que Golda Meir, aquella gran mujer que “no proclamaba el feminismo, sino que lo ejercía”, se convertía en Primera Ministra de Israel. Una mujer que para su época marcó el rumbo para tantas mujeres, cuando no era tan habitual que ellas participaran en política. Para conocer algo más de la figura y de la trayectoria de Golda Meir dialogamos con la periodista, escritora y artista Laura Haimovichi.

Golda fue una figura descollante de la posguerra, del siglo XX, una política israelí, una activista del sionismo, una de las personalidades más importantes de su tiempo, y una pacifista, a pesar de que le tocó atravesar conflictos bélicos”, comenzó diciendo la escritora para describir a Meir. Y explicó que toda su política siempre fue en pro de la paz, que ella era sumamente dialoguista y de una personalidad fuerte, aguerrida y de gran capacidad intelectual.

Laura contó que Golda Meir había nacido en Kiev, en el seno de una familia numerosa muy humilde, en plena época de pogromos. Golda siempre recordaba que habían tenido que tapiar la casa con maderas para protegerse de las hordas antisemitas. Seguramente con esa vivencia desde niña, armó una conciencia muy clara para “saber dónde estar parada”, y para ver la necesidad de que el pueblo de Israel tuviera un territorio propio, lo que se terminaría de confirmar luego la Segunda Guerra Mundial y la Shoah.

La periodista cuenta que la mamá de Golda era bastante autoritaria, y que ella aprovecha un viaje de su padre a los Estados Unidos, para mudarse con su hermana mayor, y de ese modo, no estar con su madre. Allí, junto a su hermana y su cuñado, comienza a aprender lo que significa participar en política, luchar. Más tarde emigraría a los Estados Unidos con su familia y completaría allí su formación, para convertirse en una dirigente política internacional.

Golda comenzó trabajando muy cerca de los sindicatos, en la lucha por las mejores condiciones de los trabajadores y de los refugiados judíos, y justamente, su primer cargo público, fue el de embajadora en la Unión Soviética (1948-1949). Luego trabajó en el Parlamento hasta 1974, y como miembro del Partido Laborista, llegó al cargo de Primera Ministra, a los 71 años y con una salud muy frágil ya que padecía de leucemia, “casi empujada por las circunstancias”, porque había otro candidato al cargo que había fallecido sorpresivamente.

Desde ese lugar, y fiel a los ideales socialistas, a los del kibutz, a los de su sensibilidad, a pesar de su personalidad férrea, empieza a llevar adelante una política en la que “hay halcones dando vuelta”, tanto dentro como fuera del gobierno. Recordó Laura que Golda llegó tarde a la Guerra de Iom Kipur, una guerra a la que no hubiera querido participar, porque no correspondía a su “política preventiva de las guerras”,  y que, sin embargo, tuvo que llevarla adelante. La guerra se ganó, pero a partir de eso, ella quedó debilitada en el poder y tuvo que retirarse.

Respecto de su vida personal, Haimovichi contó que Golda se dedicó mucho a su propia familia, que vivió un tiempo en un kibutz y que falleció a los pocos años de dejar la vida pública.

Hay múltiples formas de llegar a la figura de Golda”, señaló la periodista. Dijo que existen libros, biografías sobre ella, que ha habido magníficas comedias musicales y obras de teatro; que acá en la Argentina se presentó hace un tiempo en un teatro Independente “Golda Meir, cuestión de Estado”, que reflejaba muy bien su personalidad marcada por sus contradicciones, “porque era humana, y como todo ser humano, fue contradictoria”.

Para finalizar, deseó recordar que Golda era una mujer de un gran sentido del humor, “un humor ácido”, que era una persona tenaz, valiente, “una terca luchadora”, que priorizó el diálogo como herramienta para la convivencia, y con el ideal sionista para querer construir un territorio judío en la Palestina del Mandato Británico. Y cerró con una frase de Golda Meir:

Siempre sentía demasiado frío por fuera, y demasiado vacío por dentro”.

CL/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni