Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La UE interfiere descaradamente en la democracia de israelí

En los últimos cinco años, Europa ha invertido 300 millones de shekels (90 millones de dólares) en organizaciones no gubernamentales israelíes. Esto podría parecer algo bueno al principio hasta que uno profundiza en los documentos intencionadamente complejos que detallan cómo asigna exactamente Europa sus inversiones y cómo alteran el núcleo mismo de la sociedad israelí.

Echemos un vistazo al tema más candente en este momento: la Corte Penal Internacional y su investigación sobre los “crímenes de guerra” de Israel. Resulta que Europa es quien apoya financieramente a las organizaciones palestinas que están al frente de la acusación. Además, financia a las ONG israelíes pro-palestinas, como Breaking the Silence, Adalah, B’Tselem y Yesh Din, que están elaborando documentos para ayudar a la CPI a preparar su investigación.

Por desgracia, La Haya no es la única que “invierte” en Israel de esta manera. Los gobiernos de todo el continente también están interfiriendo en las demoliciones de viviendas de los terroristas, una medida que pretendía evitar más ataques terroristas. Solo en 2018, el gobierno de Suiza transfirió 1 millón de NIS (300.000 dólares) a una organización israelí para impedir la demolición de las casas de los terroristas que asesinaron a Raziel Shevach, Adiel Coleman, Ronen Lubarsky y otros.

Una subvención de la Unión Europea estaba destinada a prohibir a los soldados de las FDI entrar en las casas palestinas durante las operaciones militares. Al diablo con la seguridad de los soldados.

El gobierno suizo está invirtiendo millones en la obtención de registros de seguridad israelíes, la Unión Europea está creando asociaciones en Jerusalem para preservar la identidad palestina de la capital, Alemania está perpetuando la narrativa de la Nakba (“catástrofe”) del inicio del Estado de Israel, y Dinamarca se ocupa de presentar a Israel como un Estado de apartheid. Y esto es sólo la punta del iceberg.

El patrón es claro: un país europeo elige un objetivo, el gobierno extiende un abultado cheque a una ONG en Israel o en el extranjero para que haga el trabajo, la organización recoge información y vuelve a la nave nodriza para informar.

Hay una diferencia entre un gobierno que apoya una causa y un individuo. Una inversión gubernamental refleja la perspectiva de toda la nación.

De cara a las elecciones, debemos preguntarnos, ¿cómo se considera legal una injerencia de este tipo en Israel? ¿Se atrevería el Estado judío a actuar así en Europa? Eso nunca ocurriría.

En los gobiernos adecuados, hay formas legales directas de actuar en estos casos. Cuando Israel quiso apelar a la ley que prohibía la circuncisión y el sacrificio kosher en Europa, pudo hacerlo de forma diplomática y transparente, sin financiar a organizaciones europeas para que lo hicieran por ellos.

Europa está interviniendo en nuestras vidas y se lo está pasando muy bien. Llevan años haciéndolo, pero por alguna razón, nuestros dirigentes tienen miedo de enfrentarse al gran continente.

Que este sea un objetivo para el próximo gobierno elegido: establecer una comisión de investigación parlamentaria para investigar la intervención del gobierno europeo en la democracia israelí

Artículo de Sara Ha’etzni-Cohen en Israel Hayom

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni