Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Conversiones no ortodoxas al judaísmo reconocidas por la Suprema Corte de Israel: “Se trata de un acontecimiento histórico”

Después de más de 15 años de presentar peticiones, y sólo tres semanas antes de las elecciones del 23 de marzo, el Tribunal Superior de Justicia dictaminó el lunes que aquellos que se hayan convertido al judaísmo a través del movimiento reformista o conservador en Israel serán reconocidos como judíos por el Estado. Abraham Skorka, rabino y ex rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, Marshall T. Meyer se refirió al respecto.

“He visto los primeros informes y realmente se trata de un acontecimiento histórico. Una de las deudas que tiene el Estado de Israel para con respecto a su identidad democrática es justamente dar las mismas opciones entre los tres movimientos importantes religiosos presentes en Israel del pueblo judío, el ortodoxo en todo su espectro, el reformista y el Masortí (conservador).”

Las implicancias de lo acontecido son impredecibles y sin duda será un debate descarnado donde en el centro aparecerá la polémica pregunta sobre “quién es judío y quién lo dictamina”.

“Entiendo que hay gente que ha entendido que este tema que lleva tantos años podría haber esperado para después de las elecciones en Israel. Poder llegar a evaluar viviendo fuera de Israel desde los Estados Unidos se hace muy complejo”

El rabino explicó que las conversiones que se hacen en el Seminario Rabínico Latinoamericano, son muy serias: “Requieren un año por lo menos de estudio y de presencia en distintas comunidades, saber acerca de las sentencias del judaísmo”. “Aún así había un seguimiento para ver las verdaderas razones que inspiran a una persona a dar un paso tan importante en su vida, incluso en el Seminario yaacob Rubel hizo un estudio de seguimiento de los últimos 20 años en el que se ha llegado a datos muy interesantes”.

Skorka recordó como en el antiguo Israel ya existían profundas discrepancias en la observancia de la ley. Citó dos pasajes del Talmud, uno en el cual las dos escuelas tradicionales Bet Hilel y Bet Shamai en el tratado de Shabat de Talmud Jerosolimitano, donde relata como en una reunión se manifestaron violentamente los unos contra los otros. Como contrapartida en el tratado de Yebamot se expresa como los unos y los otros alcanzaron un momento de coexistencia pacífica donde se respetaban mutuamente. Las diferencias halájicas (de observancia de la ley) eran muy profundas en distintos temas. Relata el Talmud como aunque sus diferencias eran profundas en temas de Kashrut los unos se prestaban los utensilios a los otros aclarándole esto lo podes utilizar porque está Kosher de acuerdo a tus criterios de Kashrut. Lo mismo en relación a casamientos donde se casaban los unos con los otros. Cumplimentando con un versículo que dice que La Paz es lo que debe buscarse y honrarse.

“Lamentablemente en Israel lo religioso se confundió con lo político y eso no es bueno, hace mucho tiempo que la cuestión religiosa tiene pisos no equilibrados en la Constitución del Estado de Israel y este fallo puede llegar a enmendar este problema, lo religioso por supuesto que va a tener siempre una influencia sobre la política pero tiene que ser medida porque cuando se extrapola el factor religioso podemos llegar a manifestaciones demagógicas y muy antidemocráticas, esto se debe preservar”, “Mantener un Estado democrático donde todas las manifestaciones judáicas tengan espacio en el mismo”.

La sojnut (agencia judía) acepta las conversiones no ortodoxas para hacer Aliáh (emigrar a Israel). El problema comienza y resulta paradójico cuando la persona llega a Israel para el rabinato (ortodoxo)  la persona no es judía y debe hacer una nueva conversión con todo lo que ello significa. Lo mismo resulta respecto a casamientos realizados bajo ritos no ortodoxos en el exterior que no son aceptados por la ortodoxia que detenta el poder en Israel. Esto lleva al absurdo que las parejas casadas en el exterior en ritos liberales tengan que mostrar su casamiento civil para quedar registrados como casados y no una ketuvá (acta de casamiento judío).

“Es parte de lo que hay que normalizar para que lo judáico no sea monopolizado por un solo movimiento”

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni