Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Conociendo al Terrorismo Yihadista, mis conclusiones

Tal como lo adelanté en mi última columna de esta Trilogía sobre Conociendo al Terrorismo Yihadista, ahora intentaré construir mis Conclusiones sobre esta problemática que sobrepasa las áreas de la Política y la Seguridad Internacional, e impacta en lo Socioeconómico y en lo Cultural.

En el breve tiempo que permite este espacio radial, trataré de esclarecer la duda planteada en cuanto si el Islam es o no una religión de paz, para lo cual me voy a valer de elementos fácticos, aquellos que me ayuden a arribar a una conclusión al interrogante señalado.

En principio, abordaré la cara oscura del Islam, sin que esto se me reproche de Islamofóbico, sino de ser crítico y apoyarme en algunos pasajes del Corán y de la propia historia del Islam, y tomando a Europa y su actualidad, como caso testigo, observar los eventos más allá de los atentados terroristas, en lo que podría verse como un Proceso, y como tal, con el cumplimiento de etapas:

1ª. Etapa: Cuando Maquiavelo enunció “…el fin justifica los medios…”, entre otras artimañas, aludió a la del lobo que se disfraza de oveja, pues bien, hoy los musulmanes demandan derechos especiales que se correspondan con el Derecho Coránico, como ser el uso del Hiyab o que en localidades de mayoría musulmanas, abolir o relegar símbolos y prácticas cristianas que puedan ofender al Islam, o la aplicación de la Sharía en barriadas predominantemente musulmanas, con un control estricto de su cumplimiento, a la vez que presentan un discurso pacífico y conciliador, que oculta una visión de conquista que está teológicamente fundamentada, como ya os mostraré.

2º. Otra táctica es el fomento del crecimiento demográfico de la comunidad musulmana, sea de origen, por conversión o por causa del flujo migratorio, todo lo cual coadyuva a que Europa sea considerada “tierra de conquista”, tal como es considerada España como Al Andaluz.

3º. Las etapas anteriores nos llevan a la etapa de fundamentación, el Islam sólo cree en sus derechos y justifica todos sus actos en función de la expansión y en nombre de Alá.

Sin embargo, en el Corán en particular en las primeras Suras o Capítulos, podemos encontrar un mensaje de coexistencia pacífica, de tolerancia y hasta de fraternidad, por ejemplo en la Sura 2, Aleya 256, fija el precepto de “al bacaraq” que significa que no hay coacción en la religión, por lo cual podría decirse que el Islam se opone al integrismo y a la violencia religiosa, pero que se contradice o hasta anula aquel precepto, con Suras y aleyas posteriores, entre otras las Suras 5,8, y 9, veamos:

Sura 5-33: El castigo de quienes hacen la guerra a Alá y a su Mensajero, y siembran en la Tierra corrupción, es que se les mate o martirice, o se les ampute una mano y el pie opuesto, o se los destierre.
Sura 5-51: Oh creyentes, no toméis a los judíos ni a los cristianos por aliados, ellos son aliados uno de otro, y quienes se alíen a ellos, será uno de ellos.
Sura 8-39: Combatidlos hasta que cese la sedición y sea la religión de Alá la que prevalezca.
Sura 9-5: Matad a los idólatras donde quiera que se los encuentre
Sura 9-29: Combatid a quienes no creen en Alá, ni en el Día del Juicio, que no respetan lo que a Alá y su Mensajero ha vedado y no siguen la verdadera religión.
Sura 9-33: Alá es quién envío a su Mensajero con la guía y la religión verdadera para hacerla prevalecer sobre todas las religiones, aunque esto disguste a los idólatras.

Pero además, el Corán tiene pasajes que no sólo justifica la Yihad o Guerra Santa, sino que justifica el martirio, la inmolación suicida y la obligación de combatir, como en estas tres Suras:

Sura 3-158: Y tanto si morir como si os dan muerte, seréis consagrados ante Alá.
Sura 4-74: quienes combatan por la causa de Alá, quienes son capaces de sacrificar la vida mundana por la otra, quién combata por la causa de Alá y caiga abatido u obtenga el triunfo, será recompensado.
Sura 47-5/6: Alá guiará a quienes combatan por su causa…y les introducirá al Paraíso.

En este punto del análisis, sumo la falta de reciprocidad en cuanto a lo que hace a las prácticas religiosas, pues en Europa y Occidente en general, la prédica del Islam está protegida jurídicamente y también está ampliamente financiada, es así que se adquieren terrenos, se construyen amplios centros culturales y grandes mezquitas, mientras que en algunos países musulmanes, como el caso del Reino de Arabia Saudita, está prohibida la construcción de iglesias o sinagogas y la práctica religiosa del cristianismo o judaísmo a los extranjeros residentes, e incluso los sacerdotes o pastores no pueden hacer ningún tipo de prédica, bajo pena de expulsión inmediata.

Me pregunto,¿ si entonces la actitud de Europa y Occidente en general, no es tomada por los musulmanes como una muestra de debilidad o de ingenuidad?, y en consecuencia se justifica el uso de la astucia en tierra no musulmana o donde son minoría, practicando el Dar al Sulh, es decir, la paz necesaria y temporal con el fin de poder propagar el Islam, esto no sería ¿el lobo disfrazado de oveja?

Pero sigamos, una vez constituída una comunidad musulmana con influencia y cierto poder, entonces se pasa a la siguiente etapa del proceso, la conquista o la práctica de Dar al Harb o el tiempo de la espada, lo que implica que en ese territorio se debe eliminar toda resistencia.

Si la etapa señalada se cumple, entonces se pasa a la consolidación de la conquista y el dominio, es decir, Dar al Islam o Dominio del Islam, lo que significa que en el mejor de los casos, judíos y cristianos serán considerados ciudadanos de segunda, significa que se suprimiran aquellos derechos civiles que no estén en concordancia con el Corán y la Sharía, en síntesis, una sociedad donde se imponen las leyes coránicas, constituyendo una sociedad ajena a los principios de la cultura judeo-cristiana, es un Islam como Universalismo Absolutista y en ese paradigma, la convivencia confesional y de las diversas comunidades es imposible.

Y es aquí donde encontramos las contradicciones de Occidente, está en los sectores Progresistas que defienden la pluralidad, la tolerancia y la coexistencia confesional, el respeto por los distintos colectivos y sin embargo, son los mismos que aceptan y hasta defienden las exigencias de ciertos sectores musulmanes, son los que sólo se quedan con lo prescripto en la Sura 2 Aleya 256, “no a la coacción en la religión”, que ya mencioné, y que no son capaces de interpretar el Corán y sus leyes derivadas como un bloque sincrético, lo que me recuerda a Pilar Rahola, que en su obra “Basta” dice claramente, “…que los textos del Islam no son dialécticos y dificultan la posibilidad de ser interpretados, dado que se consideran revelados y por lo tanto son inamovibles…”.

Esos movimientos sociales y políticos, aquellos políticos e incluso ciertos artistas que apoyan las exigencias islámicas, que organizan boicots contra Israel, no sólo no han vivido en sociedades islamizadas, sino que ni siquiera se han detenido a analizar el Corán y la Sharía, ni en la interrelación de las tres esferas en la vida del musulmán, Din, Dunia y Dawla, es decir, lo religioso, lo mundano y lo político, que para el Islam Radical son indisociables.

Sin embargo, desde las esferas gubernamentales Occidentales, también hay problemas para abordar el fenómeno del Yihadismo Islámico, por el caso, algunos países de la U.E. lo interpretan con una visión global, mientras otros lo hacen a un nivel nacional o como manifestación de una actividad criminal, y algunos líderes políticos occidentales infravaloran la perspectiva bélica a escala mundial, cuando lo primero que hay que entender es el concepto de Estrategia de Oportunidad Política, para poder explicar como el Yihadismo se convierte en una organización terrorista que puede manifestarse en forma celular o en solitario, pero que tienen como fin, llevar a cabo la Yihad en todas partes hasta que impere sin obstáculos la fe verdadera, la de Alá.

Pero también, están lo intereses geopolíticos de algunas potencias occidentales, muchos gobiernos europeos por cuestiones económicas, financieras y/o estratégicas, de manera directa o indirecta, mantienen relaciones con Estados que financian, patrocinan, facilitan o encubren a organizaciones islamistas radicales.

Ni hablemos de hipocresía institucionalizada, el temor a incurrir en posturas que no son políticamente correctas, en vez de actuar en forma firme y determinada de acuerdo a la ley o proponer legislaciones en esa dirección, por ejemplo, me pregunto, ¿Qué pasaría si a la familia de un terrorista que llevó a cabo un atentado se la deporta a su país de origen y se le quita la ciudadanía?, obviamente los sectores de izquierda y los intelectuales progre dirían que es un medida violatoria de los DD.HH., ahora bien, ¿ y los DD.HH. de las víctimas? o ¿ los DD.HH. de aquellos musulmanes que se han integrado a la sociedad que los acoge y quieren vivir en paz?

Entonces, ¿hay musulmanes que quieren una convivencia confesional y comunitaria, que quieran neutralizar la barbarie yihadista?, pues si, hace poco vi el documental Ramat Islam Nusantara o La gracia Divina del Islam en Indonesia, que es un testimonio y la vez una denuncia contra el Islamismo Radical.

Indonesia es el país con la mayor población musulmana en el mundo, unos 190 millones de fieles, pero es un Estado laico con importantes mayorías cristianas, budistas e hinduistas, aunque por no ser un país árabe, ha tenido menos influencia en el Islam, y en particular en el MONA.

Por eso no es de extrañar que esta corriente Nahdlatul Ulama o N.U. liderado por Mustafa Bisri, que cuenta con más de 50 millones de seguidores, haya surgido en aquel país asiático, y que ha puesto en marcha una acción que no sólo expresa la No Violencia, sino también que busca la inclusión y la coexistencia entre culturas y religiones diferentes, una posición expresada por Azyumardi Azra, rector de la Universidad Islámica de Yakarta, que dijo, “que el problema del Islam en el MONA es su ideología racista religiosa y que los árabes se consideran los únicos musulmanes verdaderos…”, y a esto le sumaría la creación de la ONG Bayi ar Rahmah, con sede en Winston, Salem, Carolina del Norte, EE.UU., para coordinar las actividades de esta corriente a nivel global.

Al caso de Nahdlatul Ulama, bien vale el ejemplo de una mujer musulmana, hablo de la psiquiatra y escritora disidente siria, Dra. Wafa Sultán, sobre quién pesa una fatwa de sentencia de muerte, quién dijo lo siguiente: “…el problema de los cristianos es que no son tan buenos como Jesús, pero gracias a Alá, la mayoría de los musulmanes son mejores que Mahoma…”, lo que nos muestra que hay musulmanes que interpretan al Islam en una actitud superadora, una superación que es más que eso, es cuestionar al propio profeta.

Finalizando mi columna, y como conclusión a la trilogía, de lo que no tengo dudas es de mi compromiso en defender la Condición Humana, las diferencias, el disenso, la tolerancia y no rendirme a exigencias sectarias, de cualquier religión, y que aquellos que no aceptan la coexistencia confesional y comunitaria no tienen lugar en mi sociedad, pero tal como lo hacía en la facultad con mis alumnas y alumnos, les he dado los elementos para que cada quién forme su propia conclusión, eso si, en cuanto a mi, fijo la siguiente posición, ni islamofóbico ni crédulo.-

*Luis Fuensalida es especialista en asuntos internacionales. Fue Comisario Inspector y Jefe de Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni