Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rostros y testimonios de 101 sobrevivientes de la shoá capturados en un nuevo libro

Si las imágenes valen más que mil palabras, entonces los impresionantes retratos de Matt Writtle de los sobrevivientes del Holocausto deben llenar toda una biblioteca.

Durante más de dos años, Writtle, junto con el curador Jan Marsh y la directora del proyecto Jacki Reason viajaron por el Reino Unido para fotografiar y registrar los testimonios personales de 101 sobrevivientes de las atrocidades nazis.

Treinta de las fotografías se exhibieron inicialmente en el Ayuntamiento en 2007 y ahora, más de una década después, Writtle ha reunido la colección en un nuevo libro, “Retratos para la posteridad”.

En el prólogo, el director del proyecto Reason explica que la idea surgió después de visitar la exposición del Holocausto en el Museo Imperial de la Guerra por primera vez y darse cuenta de que uno de los testimonios en video mostraba un rostro familiar.

“Era Roman Halter, a quien conocía todos los días en la piscina y que vivía a cinco minutos”, dijo Reason.

Su compañera de natación Marsh, que trabajaba en la Galería Nacional de Retratos, sugirió crear un retrato de Halter y no pasó mucho tiempo antes de que Reason contó con la ayuda de su vecina, Writtle, una fotógrafa independiente de The Times.

Cuando se presentó la propuesta a Halter, su respuesta fue: “Sí, pero ¿por qué solo yo?” A partir de ahí, presentó al grupo a su esposa Susie, quien era una compañera sobreviviente, y los puso en contacto tanto con el Centro de Sobrevivientes del Holocausto como con la Sociedad de Ayuda del 45.

Comenzando con un retrato y un testimonio, rápidamente progresaron a 30 y luego a 100, “agregando uno más para la suerte”, escribe Marsh.

Viajaron de Londres a Manchester, Leeds y Hove, y los retratos se exhibieron a lo largo del país, desde Cornualles hasta Liverpool.

Los retratos expuestos impactaron. Con un tamaño de 20 “por 16”, los visitantes se encontrarían mirando los rostros de tamaño natural de más de 100 hombres y mujeres que habían sido testigos de la barbarie del régimen nazi y, lo que es más importante, sobrevivieron.

Pero a pesar del éxito de las exposiciones, Writtle siempre sintió que la colección sería “perfecta como un memorial permanente en un libro”, no solo para preservar su historia para las generaciones futuras, sino también para hacerla más accesible al público en general.

“Las razones para hacer esto son claras y obvias, ya que el libro es un recordatorio para todos, especialmente en la época contemporánea, para mirar y ver lo que estas personas tuvieron que soportar”, explica Writtle.

“Esto es lo que los seres humanos le hicieron a otros seres humanos. Dada la nacionalización y el proteccionismo que existe actualmente, no está lejos de pensar que algo así pueda volver a suceder ”, dice.

Desde el principio, Writtle quiso contar las historias de los sobrevivientes a través del poder de la lente y sugirió que los retratos deberían relacionar sus contribuciones individuales a la sociedad británica. Pero después de discutirlo con Halter, se dio cuenta de que todo lo que se necesitaba era un enfoque mucho más simple para un mensaje más poderoso.

Explica: “Elegí el negro para simbolizar el horror del Holocausto y usé la luz como símbolo de su supervivencia”.

Usando película y una cámara de formato medio, fijó una única luz en lo alto y por encima del hombro de su sujeto, mientras tres reflectores rodeaban la lente de su cámara. El efecto resultante fue que el sobreviviente no pudo verlo ni a él ni a su asistente durante el rodaje, lo que le permitió capturar hasta el más mínimo momento de contemplación.

“Los veías comenzar a irse a sus propias mentes, perdidos en sus pensamientos, y ahí es cuando tomaba la foto”, agrega Writtle.

La mayoría de los supervivientes permanecerían callados durante el rodaje, preparándose para hablar sobre sus experiencias después.

“Pero a veces había ocasiones en las que los supervivientes hablaban y era entonces cuando había lágrimas detrás de la cámara”, revela Writtle. “Todavía no puedo creer que la gente le haga eso a la gente”.

La historia de un sobreviviente que se ha quedado con Writtle es la de Eva Clarke. “Recuerdo que entró y le comenté que no parecía lo suficientemente mayor para ser una sobreviviente”, dice. “Ella me miró y dijo: ‘Es gracioso que digas eso. Te contaré mi historia en un momento.

“Me senté y escuché su historia. Su madre pesaba sólo seis kilos [84 libras] y estaba en la parte trasera de un carro que subía a la cámara de gas cuando los aliados empezaron a bombardear. Luego entró en trabajo de parto y tuvo que dar a luz en la parte trasera de este carro, en silencio, sola, mientras otros prisioneros intentaban cubrirla. Si la hubieran descubierto, los guardias le habrían disparado a ella y al bebé.

“Hay tantas historias horribles, pero esa para mí realmente se destacó”, dice Writtle.

Después de haber tenido el privilegio de conocer a tantos supervivientes del Holocausto, Writtle reconoce que tienen un “estoicismo especial”.

“Cuando los conoces, pueden ser mi abuela, un miembro de la familia, alguien que es como tú y como yo, y eso fue muy poderoso para mí, porque muestra que el Holocausto le puede pasar a cualquiera”, dice. “Pero al mismo tiempo, no hay duda de que son seres humanos impresionantes, porque experimentaron algo tan horrible y, sin embargo, pudieron continuar con sus vidas”.

“Retratos para la posteridad: fotografías de sobrevivientes del Holocausto en Gran Bretaña” de Matt Writtle ya está disponible en el sitio web de Writtle .

Con información de Times.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni