Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Los niveles de ansiedad y depresión se duplicaron durante la pandemia en Israel

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Tel Aviv y el Colegio Académico Tel Hai revela que desde el comienzo de la epidemia de coronavirus, hubo una marcada exacerbación en los síntomas de ansiedad y depresión en la población. El estudio encontró que en medio del segundo cierre general en Israel (octubre de 2020), casi una de cada tres personas (29%) sufrió síntomas de ansiedad alta o muy alta, contra un 23% durante el primer cierre, en mayo.

Un examen del nivel de ansiedad entre la población israelí en 2018 reveló que solo una de cada diez personas (alrededor del 12%) informó un nivel alto o muy alto de ansiedad. El estudio actual se hizo sobre una base de 805 encuestados y fue dirigido por la doctora Bruria Adini, del Departamento de Manejo de Emergencias y Desastres de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Tel Aviv, y los investigadores del Centro de Investigación sobre el Estrés y la Resiliencia del Colegio Académico Tel Hai, los profesores Shaul Kimhi y Yohanan Eshel y la doctora Hadas Marciano.

Los datos muestran que también el nivel de depresión aumentó de forma significativa en el último año. Durante el segundo cierre, una de cada cinco personas (20%) en Israel dio muestras de sufrir de un nivel alto a muy alto de depresión. En comparación, en 2018, solo el 9% de la población reportó niveles similares de depresión.
“El estudio grafica el impacto de la crisis del coronavirus y el grave daño a la capacidad de resiliencia del público”, afirman los investigadores. “El fuerte aumento en la porción de la población que padece síntomas de ansiedad y depresión es preocupante. Ambas patologías pueden afectar el funcionamiento cotidiano de los ciudadanos, desde las tareas del hogar, el trabajo, la vida comunitaria y más. Mientras más personas padecen síntomas de depresión, menor es su motivación y deseo de cooperar y adherirse a las pautas de distanciamiento social”, sostienen.
Además, el estudio plantea algunos interrogantes sobre el sistema de salud mental del país: “¿Puede el sistema actual hacer frente al fenómeno en las escalas en que se presenta? ¿Las personas que se sienten deprimidas y ansiosas se acercan para solicitar ayuda? ¿Tiene el sistema de salud formas efectivas para localizarlos y darles tratamiento?”. La investigación deja abierta también la pregunta acerca de los efectos a largo plazo de estos niveles de depresión y ansiedad en la población, tanto a nivel psicológico de quienes lo padecen, como a nivel social general.

Por DF/RJ

Con información de Ynet.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni