Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El conflicto en Etiopía, crisis Humanitaria y el peligro de afectar al África Oriental

Etiopía, antes conocida como Abisinia, es el único país africano que nunca fue colonizado, manteniéndose independiente tras el proceso de expansión colonial europeo, el llamado Reparto de África, y sólo estuvo ocupado por la Italia fascista entre 1936 y 1941, esta situado en el Cuerno de ese continente, y es el tercero en población, detrás de Nigeria y Egipto, con algo más de 98,6 millones de habitantes.

La hoy conocida como República Democrática Federal de Etiopía, hasta fines de la década de los años 70 del siglo pasado, era un reino cuyo monarca fue Haile Selassie, pero una gran hambruna en particular en las provincias de Wolo y Tigray, más las acciones armadas llevadas a cabo por la guerrilla independentista eritreana, llevó al derrocamiento de Selassie y el gobierno pasó a manos de una Junta Militar, luego para 1992, con la independencia de Eritrea, Etiopia pierde el litoral sobre el Mar Rojo, la única salida marítima que tenía.

En la actualidad Etiopia tiene como forma de gobierno un régimen parlamentario federal, su presidente es Sahle Work Zewle, diplomática de larga trayectoria y como 1er. Ministro a Abiy Ahmed Ali, militar y político, que fue galardonado en el 2019 con el Premio Nóbel de la Paz.

Su capital es Adis Abeba ubicada en la provincia homónima, y una de las 12 unidades políticas en que se divide el país, con una economía vulnerable basada en la agricultura, en particular del café, el que es exportado en más del 80% de su producción y que depende de los vaivenes del precio internacional, y una minería con reservas de oro y tantalio, además de yacimientos de gas natural, actividades estas que se han visto afectadas por los reiterados conflictos bélicos, hasta los primeros años del Siglo XXI.

En cuanto a sus exportaciones, la mayor parte tienen destino China, seguida de Alemania, EE.UU. y el Reino de Arabia Saudita, todos en productos del Sector Primario, y China también encabeza la lista de las importaciones etíopes, seguido por EE.UU., el Reino Saudita e Indía, en productos tecnológicos y servicios.

La situación en cuanto al factor humano no es mejor, la alfabetización es del 49% y en retroceso teniendo en cuenta los índices de la década de los 80 y la diversidad étnica, ya que posee 11 grupos étnicos diferentes con su propias lenguas, y 3 tribus con sus dialectos, lo que complican el proceso educativo a nivel nacional, pese a este panorama, se ha elegido como idioma oficial el amárico, y el inglés es utilizado en la actividad comercial.

El cristianismo es la religión predominante, el 65% de la población practica alguna de sus ramas, mientras que el 32% es musulmana y el 3% restante siguen creencias tribales, sin olvidar que es la cuna del credo Raftari.

La mayoría de su población esta distribuida en las zonas rurales, sólo algo más del 17% se ubica en centros urbanos, y la esperanza de vida es de 65 años, y con un PBI per capita de sólo u$s. 920.

Hecho este rápido paneo a modo de introducción, estamos en condiciones de analizar el actual conflicto armado interno que estalló el pasado 3 de noviembre, en la provincia de Tigray, pero que tiene sus raíces en las tensiones étnicas y políticas, veamos: tras el derrocamiento de Haile Selassie, como lo señalé a finales de los 70, sobrevino un gobierno militar alineado con la URSS, instaurando un régimen comunista, es para ese entonces que se conforma el Frente Popular para la Liberación de Tigray o TPLF, en inglés, y se constituyó en actor principal contra el gobierno, junto con el Frente de Liberación del Pueblo de Eritrea, y como resultado de la guerra civil que duró hasta 1991, se derrocó al régimen comunista por un lado y por otro, Eritrea se separó y logró su independencia, algo que contó con el aval del TPLF, que no tuvo la misma disposición para con el Frente de Liberación de Oromo, otra de las provincias etíopes, que permaneció integrando la naciente federación.

El TPLF se constituyó así en el movimiento político principal para cambiar el perfil del país, buscar el desarrollo y la apertura al mundo, pero las étnias amhara y omoro que constituyen el 60% de la población, nunca estuvieron conformes con el dominio ejercido por la etnia minoritaria tigrayana, que es aproximadamente el 6%.

El Frente Revolucionario Democrático del Pueblo Etíope o EPRDF, es una coalición de partidos políticos construida por el TPLF, y que se mantuvo en el poder ganando todas las elecciones hasta el 2018, y durante ese período la oposición popular contra el TPLF fue creciendo, pues muchos etíopes fueron víctimas de duras represiones y torturas, o bien debían exiliarse, esto llevó a los otros tres partidos que formaban la coalición, se separarán y conformaran un bloque opositor, que con la ayuda de los EE.UU. y Alemania, lograron arrebatarle el poder al TPLF.

Pese a no tener la totalidad del apoyo del EPRDF, ya sin el TPLF en su seno, fue elegido como 1er. Ministro Abiy Ahmed Ali, quién tras asumir, decretó una amplia amnistía a grupos terroristas como Ginbot-7, el Frente de Liberación de Oromo y el Frente de Liberación de Ogaden, deponiendo la lucha armada y pasando a la arena política, también se encaminó a conformar un régimen democrático liberal con una economía de libre mercado, y limitar el poder de los gobiernos provinciales para consolidar la autoridad del gobierno central.

Abiy Ahmed Ali, disolvió la coalición EPRDF y fundó un partido político, el Partido de la Prosperidad, logrando unir bajo su liderazgo a varios partidos locales y de esta manera, desplazó a importantes figuras del TPLF, y en el corriente año, a raíz de la pandemia del COVID 19, suspendió las elecciones generales y luego optó por realizarlas, pero excluyendo a los movimientos separatistas como el ahora TPLF, lo que derivó en el actual estallido del conflicto armado etíope, el que podría escalar y no sólo desestabilizar a Etiopía, sino podría extenderse al África Oriental.

El pasado 3 noviembre el TPLF llevó a cabo ataques contra unidades del Comando Norte del Ejército Etíope, en la región de Tigray, lo que obligó al 1er. Ministro a ordenar una operación militar contra el TPLF, que está actuando en un territorio de casi 700 km., que es un área limítrofe con Eritrea.

¿Porqué el peligro de que no sólo escale el conflicto, sino también que pueda extenderse a regiones del África Oriental?, Si bien el gobierno central etíope esta actuando en un marco de legalidad cuyo objetivo es restablecer el orden y la ley, preservando la integración territorial, el TPLF constituye una fuerza militar que se podría equiparar con el Ejército Federal, pues cuenta con misiles de largo alcance, y además se podría provocar un efecto dominó con el levantamiento armado de otros grupos étnicos, como ser el Frente de Liberación de Oromo, y a esta peligrosa situación se podría sumar la involucración de Eritrea, cuya ciudad capital fue atacada con misiles disparados por el TPLF bajo el pretexto de haber brindado ayuda al Ejército Federal, y no hay que olvidar la inestabilidad en las regiones fronterizas con Kenia y Sudán del Sur, que si bien cerró sus fronteras, se ve afectado por el intenso flujo de refugiados.

En este escenario, esta en juego no sólo el futuro del 1er. Ministro Abiy Ahmed Ali, quién si logra una victoria militar en corto tiempo, también significaría un éxito político y tendría un rol significativo en una reconfiguración del África Oriental, pero si el conflicto se prolonga, eso lo llevaría a perder el apoyo popular y a la desestabilización de Etiopía y por supuesto a la caída de su gobierno.

Mientras tanto, tal como lo señaló el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, el conflicto armado en el norte de Etiopía puede afectar a más de un millón de personas, la crisis humanitaria desatada en la región de Tigray es alarmante, la vulnerabilidad de la población civil ha llevado a que más de 27.000 etíopes hayan cruzado la frontera con Sudán del Sur, buscando refugio.

Por su parte el Secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo, ha condenado el accionar del TPLF y ha instado a las partes a desescalar el conflicto armado, pero hoy por hoy, la realidad es un cruento enfrentamiento entre las fuerzas rebeldes de Tigray y el gobierno central de Adis Abeba, y para las principales potencias, un conflicto armado que pueda desestabilizar esa región del África, no es para nada deseable, en particular para EE.UU., Alemania y China, que tienen inversiones en Etiopía.

Finalizando la columna de hoy, parece ser que aquella frase “el Hombre es Lobo del Hombre”, que nos advierte de la conflictividad de la Humanidad, se reitera en distintas regiones del mundo, hasta la semana pasada el enfrentamiento entre Armenia y Azerbaijan, amenazaba con desestabilizar la región del Cáucaso, ahora es el turno del conflicto interno etíope, con iguales peligros de extenderse en la región oriental de África, salvo que las grandes potencias y la comunidad internacional encaren con éxito el rol de Peace Maker, mientras tanto la Crisis Humanitaria crece.

*Luis Fuensalida es especialista en asuntos internacionales. Fue Comisario Inspector y Jefe de Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni