Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

¿Quién fue Filón de Alejandría?

Filón de Alejandría fue el primer gran filósofo judío de la historia. Una figura muy conocida, que tuvo un enorme impacto fuera del mundo judío pero que luego de su muerte no tuvo tal repercusión y recién fue recuperado en el siglo XVI.

Filón vivió en la ciudad egipcia de Alejandría entre el año 20 antes de la era común y el 45 después de la misma. Y es esta ciudad el gran centro cultural del mediterráneo y, por lo tanto, del mundo occidental, comparable con la magnitud de Berlín o Nueva York. El gran centro económico, con un puerto muy importante que generaba riqueza y mucho comercio, y al mismo tiempo, una cultura que dejaba perplejo a cualquiera.

Allí, yace una importantísima comunidad judía, que de hecho una de las sinagogas más antiguas de las cuales hay evidencias arqueológicas, son descubiertas en Egipto y que son del siglo III antes de la era común. Además, la comunidad estaba compuesta por cientos de miles de personas que tenían sus propias instituciones. Y en ese contexto cultural vive el gran Filón de Alejandría.

Miembro de una familia adinerada y muy influyente, con un hermano que dirige la aduana de esa época, Filón vive una vida muy simple y se dedica a estudiar y a escribir.

Se dice que Filón es el comienzo de la filosofía religiosa de occidente, aunque para los griegos la gloria del pensamiento filosófico proviene de Sócrates, Platón y Aristóteles. Sin embargo, en la filosofía tardía, Filón va a hacer algo que va a marcar el rumbo por casi 17 siglos para el mundo occidental: combinar la filosofía con la fe. Relacionó las fuentes griegas con los textos bíblicos

Con respecto a sus obras, las mismas son básicamente comentarios a distintos tratados de temas bíblicos y en algunas de ellas describe distintos grupos judíos de la época. Junto con Flavio Josefo, son dos de las principales fuentes del judaísmo de ese momento.

Eran tres grandes comunidades judías: la de Alejandría, la de la tierra de Israel y la de Babilonia. Culturalmente la población alejandrina es de habla griego, lengua que se convertirá en dominante de la época, y de hecho la obra de Filón está escrita en griego y que fue conservada por los padres de la iglesia.

Filón tenía como objetivo mostrar que los textos bíblicos no son meras historias, porque este lenguaje es muy distinto al filosófico. El primero es narrativo, apasionado, concreto y emotivo, en cambio el otro es abstracto y conceptual. A raíz de esto, toma la interpretación alegórica. Las historias que narra la Torá, Filón las considera verídicas, pero al mismo tiempo los personajes bíblicos representan diferentes disposiciones del alma.

Desarrolló un método en el cual no hace falta leer literalmente, sino que hay que saber traducir los elementos que nos trae el texto bíblico para encontrar el nivel de su profundidad.

Una figura fundamental que representa los comienzos del campo que luego va a ser la filosofía y que va a florecer en la edad media en el contexto de la cultura islámica a partir del siglo IX.

*Daniel Fainstein es decano y profesor de Estudios Judaicos de la Universidad Hebraica de México. Completó con honores su formación académica en las universidades de Buenos Aires, en la Universidad Hebrea de Jerusalem y en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se doctoró en Ciencias Políticas y Sociales.

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni