Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Emanuel Lasker, ajedrecista, matemático y filósofo alemán

Emanuel Lasker nació el 24 de diciembre de 1868 en Berlinchen (actualmente Barlinek en Polonia), una pequeña localidad alemana cercana a la frontera ruso-prusiana entonces perteneciente a Brandeburgo. Procedente de una humilde familia judía su madre se llamaba Rosalie Israelssohn y su padre, Adolf Lasker, era cantor en la sinagoga local. A los doce años ya había evidenciado talento para las matemáticas y fue enviado a una escuela en Berlín al cuidado de su hermano mayor Berthold, quien le enseñó a jugar al ajedrez y le llevó a cafés donde pronto empezó a ganar dinero apostando en sus partidas.

Terminada la escuela secundaria ingresó en 1888 en la facultad de matemáticas de la Universidad de Berlín a la vez que seguía progresando en el ajedrez. Ganó un torneo en el Café Kaiserhof con el 100% de la puntuación y también un torneo secundario del Sexto Congreso de la Unión Alemana de Ajedrez, celebrado en Breslau en 1889. Este último triunfo le valió el título de maestro y la posibilidad de ser invitado a torneos internacionales, debutando en el de Ámsterdam de 1889 en el que se clasificó en segunda posición, con 6 puntos de 8 partidas, por detrás de Amos Burn y superando a jugadores de la talla de James Mason o Isidor Gunsberg. Ya en este su primer torneo importante realizó, en su partida contra Bauer, una combinación basada en el sacrificio de ambos alfiles que se convertiría en un modelo clásico.

Al volver de Ámsterdam derrotó en un encuentro individual a Curt von Bardeleben (+2 -1 =1) y mucho más claramente a Jacques Mieses (+5 =3). En 1890 viajó a Londres donde también derrotó entre otros al maestro inglés Henry Bird. Londres seguía conservando fama de capital ajedrecística, así que Lasker regresó allí para instalarse y en 1892 volvió a medirse con Bird al que aplastó (+5 =0), como también lo hizo con el ilustre Joseph Blackburne (+6 =4).

Conquista del campeonato del mundo (1894-1896)

Ya pensando en la posibilidad de convertirse en campeón mundial, desafió a uno de los máximos aspirantes Siegbert Tarrasch, pero este declinó, respondiendo que primero debía vencer en un torneo importante, y prefirió disputar un match con Mijail Chigorín que finalizó empatado.

Así las cosas, decidió dar un paso audaz: viajar a Estados Unidos, donde vivía el campeón, Wilhelm Steinitz. Allí disputó enfrentamientos con varios maestros, entre ellos contra Jackson Showalter (+6 -2 =2), además de ganar el torneo de Nueva York (1893) con 13 puntos de 13 posibles por delante de Albin, Showalter y un joven Harry Nelson Pillsbury. Finalmente en agosto de 1893 desafió a Steinitz y el campeón aceptó el reto.

El match se celebró entre el 15 de marzo y el 26 de mayo de 1894 entre Nueva York, Filadelfia y Montreal y, aunque discurrió igualado en sus inicios, la victoria de Lasker en una complicadísima séptima partida7​ pareció quebrar la resistencia de Steinitz, que a su avanzada edad unía algunos problemas de salud. El resultado final fue un claro triunfo de Lasker (+10 -5 =4).

El año siguiente se jugó en Hastings el que, atendiendo a la nómina de participantes, fue el torneo más fuerte del siglo XIX. Estaban presentes los cuatro principales aspirantes al título: Lasker, Steinitz, Tarrasch y Chigorín, pero la victoria le correspondió a la nueva estrella, el norteamericano Pillsbury. Aunque Lasker lo derrotó en su encuentro particular, finalmente solo pudo terminar tercero por detrás de Chigorín a un punto de Pillsbury.

La revancha con Pillsbury llegaría en el match-torneo cuadrangular a seis vueltas celebrado poco después en San Petersburgo (1895/96). Pillsbury derrotó a Lasker en sus dos primeros enfrentamientos y parecía destinado a la victoria y a ganarse el derecho a la disputa del título, pero en su cuarto encuentro Lasker derrotó a Pillsbury con negras en una sensacional partida que él mismo acabó considerando la mejor de su carrera. Finalmente Lasker ganó el torneo y Pillsbury, quizás enfermo, se derrumbó y solo pudo ser tercero. Acto seguido Lasker también se impuso en el supertorneo de Núremberg (1896) por delante de Géza Maróczy, Pillsbury y Tarrasch.

Poco después disputó en Moscú (1896/97) el primer match revancha de la historia contra Steinitz, que con sesenta años ya no estaba en su mejor forma y acumulaba problemas de salud.Lasker revalidó el título con el resultado de +10 -2 =5.

Campeón del mundo (1897-1920)

Una vez confirmado el título Lasker abandonó la competición para continuar sus estudios de filosofía y matemáticas regresando triunfalmente en 1899, cuando se impuso de forma aplastante en el torneo de Londres (con 23,5 de 27, por delante de Maróczy, Pillsbury y Janowski) y después en París (14,5 de 16, por delante de Pillsbury, Maróczy y Marshall).

En 1899 Janowski fue el primero en proponer a Lasker un desafío por el título de campeón que no llegó a disputarse debido a las exigencias de Lasker tanto en el formato de la competición como en la bolsa de premios. En aquel entonces no había una reglamentación establecida y era el vigente campeón el que imponía sus condiciones; Lasker alegaba que estas, principalmente las económicas, debían ser elevadas y dignificarían el ajedrez profesional (el mismo Steinitz había fallecido en apuradas circunstancias), aunque esto también daba al poseedor del título la posibilidad de evitar a oponentes que considerara peligrosos en un momento determinado.

Negociaciones para el match con Marshall
Lasker’s Chess Magazine (enero de 1905).

En estos años Lasker estaba más dedicado a sus estudios académicos en filosofía y matemáticas que al ajedrez. Dirigido por el matemático alemán Max Noether presentó en 1900 su tesis doctoral, que fue publicada en Philosophical Transactions, la revista de la Royal Society.1​ Hasta el año 1907 únicamente jugó en 1904 el torneo de Cambridge Springs, Pensilvania, en el que compartió el segundo puesto con Janowski, por detrás de Marshall.

Finalmente fue Marshall el que en 1907 disputó el título a Lasker gracias a que los aficionados norteamericanos consiguieron reunir el dinero necesario. Aunque Marshall era un jugador brillante y derrotó a Janowski en 1905 (+8 -5 =4), ese mismo año fue aplastado por Tarrasch (+8 -1 =8) y tampoco pudo oponer la menor resistencia al campeón, perdiendo el match por un contundente +8 =7.Después del torneo de Cambridge Springs Lasker se quedó en Estados Unidos, donde publicó durante cuatro años la revista Lasker’s Chess Magazine que finalmente debió cerrar a causa de dificultades económicas en 1908, año en el que regresó a Alemania.

En 1908 puso finalmente el título en juego contra el rival que era unánimemente considerado el aspirante más peligroso, Siegbert Tarrasch. El encuentro por el campeonato, que se llevaría el primero en ganar ocho partidas, comenzó el 17 de agosto en Düsseldorf y siguió a partir de la quinta partida en Múnich. Lasker se impuso por un claro +8 =5 -3 ante un Tarrasch que, a sus 46 años quizás había dejado atrás la cúspide de su fuerza.

Al año siguiente Lasker compartió el primer puesto en el torneo de San Petersburgo con Akiba Rubinstein. Ambos aventajaron en 3,5 puntos a sus inmediatos seguidores, pero Lasker perdió con Rubinstein un final de torres que hoy en día es clásico y su rival se convirtió en el principal aspirante al título mundial. Sin embargo Rubinstein no consiguió financiación para organizar el match en sus mejores años y, además de que Lasker utilizaba su potestad de campeón para evitar a sus rivales más peligrosos, posteriormente perdió la oportunidad debido el estallido de la Primera Guerra Mundial a cuyo término José Raúl Capablanca ya había realizado enormes progresos.

En 1910, en Viena y Berlín, disputó un nuevo match por el campeonato con el jugador austriaco Carl Schlechter. Aunque Schlechter era un fuerte ajedrecista resultó una sorpresa que Lasker estuviese a punto de perder el título: después de ser derrotado en la quinta partida tras desperdiciar su ventaja solo pudo igualar el marcador (+1 -1 =8) tras ganar, después de enormes complicaciones, la décima y última partida (en la que se jugó una variante de la defensa eslava a la que el propio Schlechter dio nombre). El match fue inusualmente corto ya que, previsto inicialmente a treinta partidas, se recortó a diez debido a problemas financieros y además su reglamentación, que no fue hecha pública totalmente en su día, ha sido muy discutida por los historiadores del ajedrez ya que en condiciones normales Schlechter podría haber jugado a tablas la décima partida. Sin embargo estaba estipulado que el aspirante tenía que lograr una ventaja de dos puntos para proclamarse campeón.

A finales de ese mismo año retuvo el título con mucha más facilidad ante Janowski. El match se jugó en Berlín y Lasker no concedió la más mínima oportunidad a su rival: ganó ocho partidas sin sufrir ni una sola derrota (+8 =3).

Más peligroso hubiera sido un match contra Capablanca, que venía de obtener una sensacional victoria en el torneo de San Sebastián (1911), su primera aparición en la elite mundial. Capablanca aceptó la bolsa de premios de 10 000 dólares que se le exigió, pero rechazó el resto de las condiciones: el ganador sería el primero en vencer seis partidas, aunque llegados al límite de treinta el campeón solo perdería el título en caso de perder por un margen no inferior a dos puntos. Esta última norma, similar a la utilizada en el match con Schlechter, fue la que Capablanca consideró más injusta.

Afirmado su título no disputó torneos importantes hasta 1914 y mientras tanto se casó en 1911 con Martha Cohen, procedente de una acomodada familia judía. El matrimonio se instaló en Berlín.

En los años previos a la guerra el acontecimiento ajedrecístico más importante fue sin duda el supertorneo de San Petersburgo de 1914. Se había decidido que el ganador, de no ser el propio Lasker, adquiriría el derecho a disputar un encuentro por el título mundial. El torneo constaba de una primera fase por sistema liga entre once jugadores que clasificaría a los cinco primeros a una final a doble vuelta. La liga preliminar la ganó Capablanca con punto y medio de ventaja sobre Lasker, seguidos de Tarrasch, Alekhine y Marshall. Sin embargo en la fase final Lasker jugó de forma sensacional anotándose 7 puntos en 8 partidas y aventajando en el cómputo total a Capablanca por medio punto. La partida decisiva fue la de la segunda ronda entre los líderes, una apertura española con la variante del cambio, en la que Lasker consiguió una de las victorias más famosas de su carrera.

Durante la guerra la actividad ajedrecística disminuyó y también se aplazaron las negociaciones con Rubinstein y Capablanca para una posible disputa del campeonato mundial. En 1916 Lasker jugó en Berlín contra Tarrasch un encuentro amistoso con el resultado de +5 =0 -1 y, ya en 1918, un torneo a doble vuelta contra Rubinstein, Schlechter y Tarrasch que ganó con 4,5 puntos de 6.

Por GZ/RJ

Extraído del grupo de Facebook PERSONALIDADES JUDÍAS DE TODOS LOS TIEMPOS

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni