Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

¿Niños son más propensos a contraer el virus? Médicos acusan a investigación israelí de “defectuosa”

Nueve destacados académicos afirman que la investigación del Ministerio de Salud está equivocada al evaluar que los niños son los causantes de la infección, una conclusión que puede retrasar la reapertura de las escuelas

Al desatar numerosas críticas contra un informe que resume la investigación, que se mostró a los ministros el miércoles, los expertos dijeron que su sugerencia de que el dramático aumento en los casos de coronavirus visto en septiembre se debió a la reapertura de las escuelas es profundamente errónea “desde un punto de vista epidemiológico”.

El documento del Ministerio de Salud presenta cifras que, según se dice, muestran altas tasas de coronavirus entre los niños, y advierte que enviar a los niños de regreso a las escuelas en un momento de alta morbilidad por COVID-19 “puede acelerar la propagación del virus”.

El estudio informó que el ocho por ciento de las 678.000 pruebas de COVID-19 realizadas en niños menores de 17 años entre el 27 de enero y el 24 de septiembre dieron positivo. Esto fue un 2% más alto que la tasa de unos 2,6 millones de pruebas realizadas en adultos durante ese mismo período.

Afirmó que los niños pueden actuar como “superpropagadores” ya que entre el 51% y el 70% de ellos no presentan síntomas del virus, y dijo que en 17 casos rastreados por el Ministerio de Salud, los niños lograron infectar a más de 10 de sus compañeros.

Los críticos, por el contrario, creen que los niños desempeñan un papel relativamente pequeño en la propagación del virus, y el brote de septiembre en realidad fue impulsado más por adultos que infectaron a los niños durante las vacaciones familiares de varias generaciones que por los niños que infectaron a los adultos.

El informe tuvo tal impacto cuando se presentó a los políticos antes de la reunión del gabinete sobre el coronavirus el miércoles que, según se informa, el primer ministro Benjamin Netanyahu expresó su sorpresa porque los expertos en salud aprobaron la apertura de jardines de infancia y preescolares la semana pasada.

Se esperaba que el gobierno abriera escuelas primarias para los grados más jóvenes a fin de mes. Pero se especula que el nuevo informe, con su enfoque cauteloso y la recomendación de una reapertura “gradual”, es una de las razones por las que la reunión del gabinete sobre el coronavirus del miércoles terminó sin una decisión sobre la reapertura de las escuelas, y que podría retrasar el cronograma cuando el problema sea discutido de nuevo la semana que viene.

Según el epidemiólogo Ronit Calderon-Margalit, el Ministerio de Salud ha llegado a conclusiones completamente erróneas a partir de las estadísticas que reunió. Ella le dijo a The Times of Israel que el informe “parece malinterpretar los datos de una manera que culpa a los niños por la propagación de enfermedades”.

Calderon-Margalit, asesor del zar del coronavirus de Israel, Ronni Gamzu, dijo que el informe pierde credibilidad al sacar conclusiones generales para los niños en general, mientras que la evidencia médica sugiere que los menores de 10 años, que rara vez contraen el virus e infectan a otros, difieren marcadamente de mayores de 10 años, que reflejan patrones similares a los de los adultos en relación con COVID-19.

El informe refleja una idea errónea de que las escuelas están detrás del último brote, dijo. “La reapertura de las escuelas el 1 de septiembre no fue el vector del brote, y no se puede asumir que cerrarlas el día 17 fue la razón del descenso de la morbilidad”.

Calderon-Margalit es parte de un grupo de investigación de la Universidad Hebrea y el Centro Médico Hadassah que se enfoca en el contagio entre niños y ha presentado sus hallazgos al gobierno.

Ha emitido una respuesta al informe del Ministerio de Salud, firmado por los nueve miembros del grupo, que argumentaba: “Los datos presentados en el informe demuestran claramente que los niños son menos contagiosos y que la mayoría de las veces se infectan de los adultos, no de los demás. alrededor, y que constituyen un pequeño porcentaje de los superpropagadores en la población, el 9,4% “.

Los expertos afirmaron que muchos de los problemas con el informe estaban en la interpretación de los datos, no en los datos en sí mismos, pero discreparon con la dependencia en parte de la investigación serológica, que implicaba que los servicios de salud analizaran la sangre de muestras supuestamente aleatorias para ver si Los anticuerpos se habían desarrollado como resultado de contraer el coronavirus en algún momento.

Según el Ministerio de Salud, de los niños que pudieron determinar de quién contrajeron el virus, informaron que habían sido infectados por un adulto el 80% de las veces, mientras que el 20% restante dijo que habían contraído el COVID de un compañero. niño.

Las pruebas se llevaron a cabo en clínicas, para pacientes que acudieron por asuntos no relacionados con el coronavirus, lo que, según los críticos, no es una forma confiable de construir una imagen de las tasas de coronavirus entre los niños.

Ora Paltiel, profesora de la Facultad de Salud Pública de Braun y del Departamento de Hematología de la Universidad Hebrea de Hadassah y una de las nueve críticas del informe del gobierno, dijo a The Times of Israel: “El estudio serológico fue una muestra no representativa de personas que vino a las clínicas. Los niños no vienen a menos que estén enfermos y rara vez se hacen análisis de sangre de rutina, si es que se hacen. Por lo tanto, los niños en la encuesta tenían más probabilidades de estar enfermos y no estaban representados proporcionalmente en la encuesta “.

Por JG/RJ
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni