-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Más de 100 empresas tecnológicas israelíes trabajan en soluciones para combatir el coronavirus

Las repercusiones económicas de la pandemia del coronavirus se están experimentando en todo el mundo, e Israel no es una excepción. Muchas empresas israelíes recién creadas y de tecnología se enfrentan a grandes desafíos en su capacidad para recaudar fondos y acceder a los mercados internacionales, y es probable que continúen enfrentándose a esos desafíos el año próximo. Sin embargo, algunas empresas de Israel también confían en la innovación y la velocidad que caracteriza a su sector privado para tratar de crear nuevas oportunidades, según ha declarado a JNS un importante inversor y académico de negocios israelí.

Edouard Cukierman, uno de los fundadores y socio gerente de Catalyst Investments, una de las principales empresas de capital privado con múltiples fondos en Israel, es también presidente de Cukierman & Co. Investment House, una de las mayores empresas de asesoramiento de Israel. Con más de dos décadas de experiencia en los sectores del capital de riesgo y el capital privado, tiene una posición privilegiada para evaluar los desafíos que plantea la crisis actual al sector de las nuevas empresas y la tecnología en Israel.

Cukierman, que se desempeñó como oficial de reserva en el Equipo de Negociación de Crisis y Rehenes de las Fuerzas de Defensa de Israel y en la Unidad de Voceros de las FDI, celebró recientemente una gran conferencia en línea para exponer el mercado israelí a los inversores internacionales.

La conferencia forma parte de una serie de conferencias, normalmente celebradas en lugares físicos, llamada “Vamos por Israel”. La reciente reunión en línea atrajo a más de 600 inversores, informó Cukierman, pero señaló que lo que le sorprendió es que “también atrajo a más de 100 empresas israelíes que están desarrollando tecnología para combatir la COVID-19”. Esto demuestra que el sector privado en Israel responde muy rápidamente a la crisis y ciertamente más rápido que el gobierno de aquí.

Cukierman resaltó que incluso durante una crisis de esta magnitud, las empresas de Israel están tomando la iniciativa, aunque señaló que muchas de ellas están sufriendo, no obstante, importantes daños económicos.

Una razón de ello, explicó, es que a diferencia de las empresas estadounidenses y europeas, que tienen mercados locales muy grandes que atender (y no hay restricciones de viaje que afrontar en Europa), la escena tecnológica y de creación de empresas israelí está dirigida casi exclusivamente a los mercados internacionales. “Hoy en día, los representantes de las empresas israelíes no pueden viajar al extranjero. Pueden realizar reuniones en línea y por Zoom, pero vemos que esta realidad está desafiando a las empresas israelíes”, afirmó Cukierman.

La ausencia de una presencia física en los mercados extranjeros está teniendo un efecto; las empresas israelíes no pueden compensar con el mercado local, lo que significa que se han encontrado en un aprieto importante.

Un desafío aún mayor, mencionó Cukierman, es el hecho de que muchos fondos de inversión internacionales que suelen operar en Israel, y que permiten fusiones y adquisiciones, no están actualmente activos en el país. “Es muy difícil para estos fondos invertir en Israel en este momento porque no pueden llegar y llevar a cabo la debida diligencia. Somos uno de los pocos países que permanece totalmente cerrado”, indicó.

Para las empresas de alta tecnología en Israel, la recaudación de fondos de los inversores es la principal forma de alcanzar un beneficio significativo. Más de ocho mil millones de dólares fueron recaudados en el mercado israelí en el 2019 por inversores internacionales. Este año, manifestó Cukierman, estimó que esto bajaría a aproximadamente mil millones de dólares.

“Mi evaluación es que, aunque la primera mitad del 2020 fue relativamente buena, eso se debió a la diligencia debida que se produjo de antemano, que toma alrededor de ocho a nueve meses para llevar a cabo. El tercer y cuarto trimestre verán resultados más bajos. Esto tendrá un impacto en la industria de alta tecnología”, declaró.

El año pasado se produjeron 20 mil millones de dólares en fusiones y adquisiciones en Israel. Es probable que esa cifra sea mucho menor en el 2020.

“Esto crea un gran desafío”, añadió Cukierman. “Por otro lado, también permite a los fondos que tienen dinero hacer inversiones atractivas para aquellos que pueden invertir”.

Con información de Israel Hayom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni