Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

“Lo primero que se me viene a la cabeza es agradecer que no terminó siendo peor de lo que sucedió, es algo que nunca voy a olvidar”

Ronald Vyhmeister, funcionario de la Universidad Adventista de Beirut, describió lo que vivió en las últimas horas tras la explosión en el centro de la ciudad.

Vyhmeister manifestó que “lo primero que se me viene a la cabeza es agradecer a Dios que no fue peor de lo que fue porque podría haber sido” y destacó que “en mi caso personal, doy gracias porque lo hemos vivido sin demasiado problema, pero tenemos amigos y conocidos que lamentablemente lo han sufrido e, incluso, han perdido seres queridos”.

“En el momento de la explosión estaba en la Universidad, que está a tres kilómetros del puerto, pero está sobre una colina”, indicó el funcionario de la Universidad Adventista de Beirut y relató: “Estaba en la oficina del rector para teniendo una reunión con él y cuando estábamos conversando sentimos una explosión y nos arrimamos a la ventana. Decidimos abrir la ventana y correr la persiana. Ni terminamos de abrir la ventana que surgió la segunda explosión y a los segundos llegó el viento que me dio en el pecho y me dejó trastabillando en la otra punta de la oficina”.

“Ahí nos quedamos quietos para ver si venía otra explosión, pero finalmente no llegó y nos pusimos a mirar”, argumentó Vyhmeister y señaló que “cuando vimos el hongo que se formaba de la segunda explosión, pensamos que podía ser armamento nuclear. Por suerte no fue. Es algo que nunca voy a olvidar”.

Consultado acerca de qué se sabe con respecto a las causas de la explosión, el funcionario de la Universidad Adventista de Beirut explicó: “hay mucha especulación, lo que es claro que todo el fertilizante que explotó no tenía porqué haber quedado allí por seis años. Es un tema de mala administración y corrupción. La otra incógnita que hay, es sobre el color del humo, que debía ser amarillo, pero se vio humo rojo y blanco”.

Autorizada la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni