-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Despertad, estamentos judíos: Seth Rogen habla por muchos de nosotros

Pocos judíos millenials tienen la capacidad de capturar la conversación cultural judía como lo hace Seth Rogen. Y esta semana, utilizó esa influencia para mostrarle a los estamentos judíos por qué no puede seguir fingiendo que los jóvenes judíos que rechazan el sionismo y el estado de Israel son relegados a un pequeño e insignificante sector de la comunidad.

El actor, director y comediante judío canadiense ha pasado las últimas semanas promocionando su próxima película “An American Pickle”. La comedia cuenta la historia de un pobre inmigrante judío de Europa oriental que habla yiddish que llega a Estados Unidos en la década de 1920 con el sueño de construir una vida mejor para su familia, solo para caer accidentalmente en una enorme tina de salmuera en escabeche, de la que se despierta un siglo más tarde, en la actualidad, perfectamente conservado físicamente y completamente fuera de lugar culturalmente. La película, que ya tiene lo que algunos han llamado “el avance más judío de la historia”, es posiblemente la película judía en inglés más esperada desde “Uncut Gems” de Adam Sandler.

Sin duda, Rogen podría haberse sentado fácilmente, quedarse callado y seguir siendo la persona por quien las comunidades judías estadounidense y canadiense brindarían por hacer lo que el Jerusalem Post calificó de “paraíso inconformista yiddish”. Pero en lugar de seguir siendo un comediante judío universalmente querido, Rogen decidió pasar la semana anterior a la fecha de lanzamiento de la película el 6 de agosto, involucrándose en una de las conversaciones políticas y culturales más difíciles en las que los judíos pueden involucrarse: Israel.
Esta semana, Rogen apareció en el último episodio del podcast de entrevistas increíblemente popular del comediante Marc Maron en “WTF con Marc Maron”, en una charla que Maron, que también es judío, y dijo “por mucho, la charla más judía con Marc que dos judíos hayan tenido en este programa”. Y los dos comediantes judíos no se detuvieron.

Rogen no fue tan lejos como para identificarse explícitamente como un judío antisionista. Pero fue mucho más allá de simplemente criticar las políticas del actual gobierno israelí. Rechazó la idea de que su ” identidad judía al 100.000% “, una identidad judía secular que provenía de “una línea de judíos obreros muy duros”, debería estar basada en cualquier identificación cultural con el estado de Israel.

De hecho, Rogen etiquetó toda la idea de la condición de estado judío como el resultado de un “proceso de pensamiento anticuado” y dijo memorablemente que como estrategia para la preservación de la condición de pueblo judío, alentar a todos los judíos a vivir en un estado judío no tiene sentido, porque “usted no guarda algo que estás tratando de preservar en un solo lugar, especialmente cuando ese lugar ha demostrado ser … bastante volátil. Estoy tratando de mantener todas estas cosa en un lugar seguro, las voy a poner en mi licuadora blender y espero que ese sea el mejor lugar. ¡Eso servirá!

Rogen también criticó la educación israelí que recibió cuando era niño por no haberle enseñado sobre la historia palestina, declarando que “se alimentó con una gran cantidad de mentiras sobre Israel toda mi vida”. Sabes, nunca te dicen que, por cierto, había gente allí. Y llegó a la conclusión de que los judíos millenials progresistas de la izquierda sienten cada vez más la necesidad de “hacer muchas preguntas y … realmente desafiar el status quo” cuando se trata de la política de Israel.

Como era de esperar, los comentarios de Rogen dividieron a la comunidad judía, con grupos judíos de izquierda aclamando a Rogen como un valiente narrador de la verdad, mientras que los judíos de la derecha atacaron a Rogen por supuestamente hablar desde “una posición de privilegio realmente grande – e ignorancia” y lo llamaron “completamente ignorante de por qué Herzl y sus seguidores buscaron la autodeterminación en Israel en primer lugar”.
Las críticas de Rogen no simplemente no estuvieron de acuerdo con su rechazo de una identidad judía arraigada en el estado de Israel, sino que lo atacaron por supuesta “ignorancia ” y por “olvidar la historia de su propio pueblo”, y afirmaron que los comentarios de Rogen “muestran la necesidad de más educación sobre Israel como el hogar ancestral del pueblo judío”.

La cuestión es que la afirmación de que el rechazo de Rogen a Israel y al sionismo refleja una falta de educación adecuada dice más sobre la comunidad judía norteamericana que sobre el propio Rogen. Rogen creció casi alejado de las organizaciones judías establecidas de la corriente principal. Su padre trabajó para el antiguo grupo laboral judío Workmen’s Circle, y asistió a un campamento de verano del movimiento juvenil sionista Habonim Dror durante años, que valoró tanto que luego produjo un video promocional para el campamento.

De hecho, la buena fe de Seth Rogen hacia Israel es muy pura. Sus padres incluso se conocieron trabajando en un kibutz. Difícilmente se puede acusar a Rogen de no tener acceso a las instituciones educativas judías adecuadas.

No, el verdadero problema no es que un comediante que fue a los campamentos de verano sionistas durante años no hubiese recibido una educación adecuada en Israel. El problema es que esta educación le falló. No le enseñó la verdad sobre la Nakba, el despojo de al menos 750.000 palestinos que acompañaron la fundación del estado de Israel en 1948, o las consecuencias de la ocupación de medio siglo de Cisjordania en la sociedad israelí. Entonces, cuando Rogen, quien se describe a sí mismo como “de izquierda”, comenzó a leer más ampliamente, la educación que recibió de los programas juveniles sionistas convencionales se le derrumbó.

Es una historia familiar. Un estudio de estudiantes judíos en campus universitarios estadounidenses encontró resultados similares: los estudiantes que crecieron en instituciones judías de América del Norte informan que, en lugar de obtener una educación equilibrada sobre la historia de Israel y Palestina, “todo lo que escuché al crecer es como: plantar árboles en Israel, o ir a Israel, o proteger a Israel de todas estas maneras”.

Esto, a su vez, dejó a muchos estudiantes judíos criados en entornos judíos sintiendo que tan pronto como se enfrentaron con hechos reales sobre la historia palestina, de repente “es completamente algo de lo que no tengo autoridad para hablar”. No tengo idea.” El estudio también encontró que los estudiantes universitarios judíos estadounidenses “expresan una incomodidad similar con la expectativa de que todos los judíos sean sionistas”.

Significativamente, este no es un estudio de estudiantes judíos estadounidenses que no tuvieron acceso a la educación judía mientras crecían. Estos son estudiantes que crecieron asistiendo a campamentos de verano judíos y que se involucraron en Hillel y otros grupos judíos del campus cuando llegaron a la universidad.

Si estos estudiantes, como Seth Rogen, ex alumnos de los campamentos juveniles sionistas de verano, ignoran a Israel y al sionismo, como acusan los críticos de Rogen, ¿de quién es la culpa? ¿Es culpa suya, o es culpa de las instituciones educativas que le fallaron?

La verdad es que, aunque Rogen no es necesariamente un portavoz de todos los millennials judíos, representa un punto de vista que ya no puede ser marginado dentro de la comunidad judía. La investigación muestra consistentemente que los jóvenes judíos estadounidenses se sienten cada vez más apartados del estado de Israel. Y estos jóvenes judíos no pueden ser descartados por ignorantes y sin educación. Al igual que Rogan, muchos de ellos fueron criados en instituciones judías, y simplemente no pueden cuadrar la representación simplista de “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” que se les enseñó en esas instituciones con la realidad que ven en el terreno.

Seth Rogen es salvado por la salmuera en el nuevo avance de “An American Pickle”

Cuanto más ignoran las instituciones judías de este hecho, más se arriesgan a perder una generación entera de judíos.

En la entrevista de Seth Rogen con Marc Maron, notó que tenía miedo de hablar públicamente sobre Israel porque “tengo miedo de los judíos. Tengo un 100% de miedo a los judíos”. Pero la verdad es que este miedo debería ir en ambos sentidos: Seth Rogen es una de las celebridades judías más públicas en este momento, e hizo una de las películas judías más esperadas del año. No puede ser fácilmente descartado como marginal.

El 6 de agosto, cuando los judíos de todo el mundo se sienten a ver “An American Pickle”, las organizaciones judías tienen motivos para temer lo que representa el punto de vista de Seth Rogen.

Joel Swanson es columnista colaborador de Forward y estudiante de Ph. D.de la Universidad de Chicago, que estudia la historia intelectual judía moderna y la filosofía de las religiones.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de Forward

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni