-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Edith Stern: la mujer judía con coeficiente intelectual mayor a 200

Edith Stern nació en Brooklyn, Estados Unidos, y es hija de sobrevivientes del Holocausto que se habían casado en el Gueto de Varsovia.

Su padre, Aaron Stern, fue profesor de idiomas, hablaba con fluidez siete diferentes. Cuando nació su hija, convocó a una conferencia de prensa, a la que asistieron dos reporteros, y declaró: “La convertiré en el ser humano perfecto” y así comenzó, lo que los periodistas en ese momento llamaron, “el Proyecto Edith”.

Stern inmediatamente sumergió a su hija en el aprendizaje. La expuso solo a la música clásica y habló con ella todo el tiempo. Él sufría  de cáncer de mandíbula por lo que era incapaz de trabajar. Así Aaron pasó todo su tiempo con Edith.

A la edad de 5 años, Edith había leído toda la Enciclopedia Británica. Aunque su padre no creía en las pruebas de Coeficiente Intelectual, ella obtuvo un puntaje de 205 ese mismo año, cuando la media obtiene 100 puntos. Edith finalizó en la universidad a los 12 años, obtuvo su licenciatura en matemáticas a los 15 y su maestría a los 18.

Luego enseñó en la Universidad Estatal de Michigan. Continuó defendiendo su doctorado y se unió a la división de investigación y desarrollo de IBM. Hoy en día, Stern posee más de 100 patentes para innovaciones tecnológicas utilizadas en teléfonos, medios digitales, videoconferencias, automóviles autónomos e Internet.

Edith Stern sigue siendo una “ingeniera distinguida” en IBM, donde es vicepresidenta, y recientemente ganó el Premio Kate Gleason por su trayectoria en tecnología. Aunque su madre una vez estuvo en desacuerdo con su padre sobre sus métodos, más tarde llegó a la conclusión de que la había convertido en una “joven muy madura, compasiva, amable, inteligente y sabia”.

Su padre sostenía que ser un genio tiene poco que ver con la genética y si con cómo se educa a un niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni