-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Hay que diferenciar entre la imagen que se proyecta al exterior y lo que realmente ocurre en Israel”

El 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT y se conmemora el aniversario número 51 del episodio que originó la lucha por sus derechos.

Ese día en 1969 la comunidad homosexual se reunía en un bar. La policía entro y reprimió ferozmente a quienes se encontraban allí y arrestó a varios de ellos. Un grupo de travestis, lesbianas y gays enfrentaron el embate. La revuelta se prolongó por varios días e implicó una fuerte organización para resistir. Sin embargo, pese a las agresiones y la violencia vivida, se animaron a marchar contra el accionar de la policía y reclamar por sus derechos en las calles. En ese momento, y por primera vez, la comunidad gay puso en el centro del foco la necesidad de que sus reclamos fuesen atendidos y que la diversidad sexual fuera respetada por las autoridades.

Nora Grinberg es experta en terapias transgénero y activista por sus derechos. Es argentina y vive en Israel hace 50 años. En diálogo con Radio Jai analizó la situación del colectivo en Israel.

“Vine a vivir a Israel hace 50 años y todo era muy distinto. Yo era menos consciente de mi identidad de género y la sociedad era diferente, al igual que en Argentina”, contó y agregó: “Después empecé a tomar consciencia de mi sentimiento de identidad y empecé mi transición. Al mismo tiempo descubrí que tenía una comunidad, que no estaba sola. Eso es típico de mucha gente que se encuentra en un estado de represión de sus sentimientos, su sexualidad o de su identidad de género, que sienten que están totalmente aislados en el universo, que no hay nadie como ellos. Y yo descubrí que había mucha gente como yo y así empecé a activar en la comunidad”.

Cuando Nora llegó a Israel en 1970 no existía una “consciencia”. La palabra transgénero no existía en Israel ni en ninguna parte del mundo, pero además todo eso estaba bajo una absoluta represión tanto en lo personal como en lo social. “De cosas no se hablaba, era algo avergonzante, humillante”.

“En mi caso personal la transformación ocurrió después. Yo tengo una familia, me casé. Ya era una persona mayor, fue a fines de los años 90”, contó.

En Israel se hacen operaciones de reasignación de género. Desde 1986 está subsidiado por el Estado. “La operación es algo privado que hace la gente transgénero si lo siente necesario, pero no es lo que nos define”, aseguró Nora.

En cuanto al tema legal de cambios en la documentación, Nora aseguró que la situación ha cambiado para mejor. Si bien no es como en Argentina, que existe la ley de género, existen algunas soluciones que permiten realizar los cambios. Aquellos que deseen cambiar su marcador de sexo en la cédula pueden hacerlo sin el requerimiento de la cirugía.

Israel tiene una imagen de sociedad muy liberal, sin duda el gobierno utiliza eso con fines de relaciones públicas para ocultar otras cosas que se hacen como por ejemplo la ocupación. Pero la realidad es más compleja que eso. Si bien hay sectores muy liberales, hay sectores muy conservadores, incluso dentro del mismo gobierno”, aseguró la experta.

“El partido del Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, consistentemente a lo largo de los años ha bloqueado todo intento de mejorar la situación de la población LGBT. Si ha habido logros y avances fue porque hubo luchas muy arduas de activistas, de miembros del parlamento que son más liberales”, declaró. “Hay que hacer la diferencia entre la imagen que oficialmente se intenta proyectar ante al exterior y lo que realmente ocurre en el país que es mucho más complejo”.

Hoy en día, Nora se está ocupando personalmente de la lucha para poder tener hijos, tanto para gays, lesbianas y especialmente para personas transgénero. “Estoy colaborando en el esfuerzo de ayudar a una mujer transgénero que busca una autorización para hacer un embarazo por medio de otra mujer y no se lo permiten. Es un caso de total discriminación del ministerio de salud y estamos empeñados en esa lucha”.

El proceso de adopción también es muy difícil en Israel. Las personas gays tienen ciertos derechos pero el estado pone muchas dificultades.

Socialmente, en lugares como Tel Aviv o en las grandes ciudades hay un entorno muy liberal, mucha vida LGBT, mucho apoyo. Por ejemplo, la municipalidad de Tel Aviv anunció que va a registrar parejas LGBT como casadas. “Ahí se vive una atmósfera de libertad. Hay un consenso muy grande. Pero también hay una atmosfera que se está politizando. En los últimos años con la derecha que está adoptando actitudes muy transfóbicas y muy homofóbicas y la izquierda por supuesto, que apoya los derechos humanos en todos los terrenos”.

En cuanto a la relación con otros colectivos del mundo, Nora explicó que existen relaciones con instituciones internacionales del sector trans. Pero hace foco en que también hay apoyo dentro del país. “Por ejemplo, el movimiento juvenil LGBT está subsidiado por el gobierno. Pero es complejo, hay partes que apoyan y otras que no”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni