-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Karl Plagge: El oficial nazi homenajeado por Yad Vashem por salvar a mas de mil judíos

El día 10 de abril de 2005 Israel homenajeó la memoria de un oficial del Ejército alemán y militante del partido nazi, Karl Plagge, fallecido en 1957, quien durante la II Guerra Mundial salvó del Holocausto a más de un millar de ciudadanos judíos de la ciudad de Vilnius, capital de Lituania. La dirección del Museo del Holocausto de Jerusalén Yad Vashem ha otorgado a este militar el título honorífico de Justo entre las Naciones y ha colocado una placa con su nombre en el Jardín de los Justos, junto a las de otros muchos gentiles que salvaron la vida de judíos. La gesta del mayor Karl Plagge fue desvelada y difundida en el año 2000 por el médico estadounidense Michael Good, quien se ha dedicado a investigar la actuación de este militar durante el tiempo en que dirigió, como oficial del Ejército alemán, una fábrica de reparación de automóviles en Vilnius, en la que empleó sistemáticamente a ciudadanos judíos, protegiéndoles así del exterminio nazi. Su hazaña ha sido bautizada como la de un “nuevo Schindler”.

El doctor Good certificó con centenares de testimonios y documentos que el militar nazi también había salvado la vida de más de un millar de ciudadanos judíos de Vilnius -la Jerusalén de Lituania-, donde fueron asesinados 33.500 de los 57.000 judíos censados a principios de los años cuarenta.

Entre los ciudadanos que se salvaron de la masacre se encontraban siete parientes del doctor Good, entre ellos su propia madre. La investigación ha sido recogida en un libro publicado en marzo bajo el título de La búsqueda del mayor Plagge.

La campaña emprendida por Good para honrar la memoria del militar nazi no ha sido fácil, entre otras razones por su destacada militancia en el partido nazi, al que se afilió en 1931, cuando contaba 34 años. En enero de 2001, el doctor Good intentó que la dirección del Yad Vashem le otorgara el título de Justo entre las Naciones, un galardón creado en 1963, y con el que se ha destacado la memoria de 20.757 gentiles que salvaron la vida de judíos. Pero su candidatura fue rechazada en dos ocasiones, hasta que finalmente en 2005 se aportaron nuevos testimonios que confirmaron sus acciones.

En 1941, Karl Plagge fue puesto al mando del HKP 562, una unidad responsable de la reparación de vehículos militares dañados en el frente oriental. Plagge experimentó una especie de cargo de conciencia, no estaba de acuerdo con el genocidio. Tomó la decisión de aprovechar su posición y utilizar a los judíos como “mano de obra esclava” para HKP, alegando el caso a sus superiores de que, si los judíos no trabajaban allí, no habría nadie para reparar los vehículos.

Prácticamente ninguno de los 1.200 judíos tenía conocimiento en la reparación de automóviles; eran contadores, abogados, peluqueros, académicos, cocineros y otros. Todos aprendieron varias tareas de HKP en el trabajo, y Plagge de alguna manera convenció a las SS nazis de que cada una de ellos era necesaria para HKP.

Finalmente Heinrich Himmler, el jefe de las SS, anunció, en el verano de 1943, que quería que todos los judíos en Europa del Este fueran eliminados, independientemente de si estaban contribuyendo al esfuerzo de guerra en un campo de trabajo. Entonces, con la aprobación de Plagge, sus trabajadores construyeron refugios en el ático del edificio.

Cuando el Ejército Rojo soviético se acercó al borde exterior de Vilna en junio de 1944, fue una señal de que los Aliados se acercaban a la victoria. En este contexto, el 1 de julio de 1944, Plagge hizo un anuncio improvisado para ganar tiempo frente a un comandante de las SS y los trabajadores judíos, que se reunieron para escuchar. Explicó que su unidad estaba siendo transferida hacia el oeste y solicitó que se le permitiera unirse a sus trabajadores, sus superiores no lo permitieron. Todo esto fue un código para que los prisioneros judíos supieran que estaban llegando los soviéticos y se cubrieran en losrefugoos. Aproximadamente la mitad de los trabajadores, unos 500 de ellos, huyeron mientras que otros decidieron quedarse en los refugios.

Cuando las tropas nazis tomaron la fábrica dos días después, 500 trabajadores judíos aparecieron para pasar lista y fueron asesinados. Los nazis tardaron tres días más en peinar el campamento y el área circundante en busca de sobrevivientes, y finalmente encontraron aproximadamente 200 judíos, a todos los cuales les dispararon.

Cuando los soviéticos finalmente se hicieron cargo de Vilna más tarde esa semana, surgieron aproximadamente 250 de los judíos del HKP escondidos en los refugios.

Cuando terminó la guerra, Plagge regresó a su hogar en Darmstadt, Alemania, donde, durante los siguientes dos años, vivió en silencio, hasta que fue llevado a la corte como un ex nazi. De alguna manera, se corrió la voz de un campamento de personas desplazadas en Stuttgart, a tres horas en auto, donde muchos sobrevivientes de HKP habían terminado. En defensa de Plagge, los sobrevivientes enviaron un representante para testificar ante el tribunal con la esperanza de que los cargos fueran anulados.

El testimonio resultó en un juicio favorable, y Plagge recibió el estado de una persona exonerada. En 2005, después de la evidencia y el testimonio de los sobrevivientes, Yad Vashem: El Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto otorgó póstumamente el título Justo entre las naciones en Plagge.
La película que cuenta su historia, The Good Nazi, fue producida en Canadá para VisionTV por Productores Asociados con sede en Toronto.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni