-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Estas diez palabras en yiddish te ayudarán a pasar la cuarentena

¿Por qué no pasar parte de su “tiempo libre” en casa repasando algunas de las palabras yiddish favoritas de bobe y zeide?

Hemos estado en auto-cuarentena por más de 40 días y 40 noches y, francamente, nos estamos quedando sin fuerzas. Aún así, no podemos escapar de todas las publicaciones y artículos de las redes sociales (y las voces de nuestra madre en nuestras cabezas) que nos dicen que aprovechemos bien este tiempo.

Amigos, editores e incluso la cantante de country Roseanne Cash, nos recordaron que Shakespeare escribió “King Lear” cuando fue puesto en cuarentena durante la Gran Peste. La actriz, no, perdón, la experta en estilo de vida Gwyneth Paltrow nos instó a escribir un libro, a aprender a codificar en línea y estudiar un idioma. El ídolo adolescente Harry Styles subió la apuesta cuando nos dijo que estaba aprendiendo lenguaje de señas e italiano.

Pero entre cocinar cada comida, por no hablar de picadas, y motivar a nuestros hijos a mantenerse enfocados en sus tareas de aprendizaje a distancia ¿cómo se supone que encontraremos el tiempo para aprender un nuevo idioma? (Además, ¿cómo podemos practicar dicho lenguaje cuando nuestras bocas están casi siempre llenas de galletitas?)
Sin embargo, aquí hay algo para lo cual podriamos encontrar el tiempo: Todos podríamos aprender unas pocas palabras de un nuevo idioma. ¿Por qué no pasar parte de su “tiempo libre” en casa repasando algunas de las palabras en yiddish favoritas de bobe y zeide?

En el shtetl, el yiddish era el idioma que permitía a los judíos de Europa del este, hablar libremente entre ellos sin temor a represalias. En los hogares judíos estadounidenses, era el idioma que hablaban los abuelos cuando no querían que los niños supieran de qué estaban hablando. Y ahora, si sus hijos están literalmente encima de usted las 24 horas del día, los siete días de la semana ¿no sería bueno tener un idioma secreto cuando quiere tener una conversación discreta con su pareja?

Así que ahora que has visto “Unorthodox” ¡es hora de levantar tu tujes y comenzar a usar tu kop (cabeza)! Estas 10 palabras en yiddish, cada una cargada de emoción y angustia, y ¡vaya, tenemos un montón de eso! – será útil para describir esta pandemia de mishegas (locura).

1. Tsedreite: Todo mezclado, confundido.
Antes del virus COVID-19, tsedreite significaba que no podíamos recordar si prometíamos reunirnos con un amigo para almorzar el jueves o el viernes. Ahora no sabemos qué día de la semana es. En estos días, solo recibir el correo nos pone tsedreite. ¿Dejamos las cartas en el piso por 24 horas? ¿Limpiamos el paquete antes de ponerlo en el piso o nos lavamos las manos y luego limpiamos el paquete? ¿Y qué hacemos después de abrirlo?

2. Shpilkes: Impaciencia, inquietud.
Antes de COVID-19, cuando nuestros niños pequeños tenían “hormigas en sus pantalones”, les decíamos que salieran a jugar. Ahora, sin embargo, tenemos que ponerles los barbijos primero y observarlos cuidadosamente para que se mantengan a dos metros de distancia de todos los otros niños que también están tratando de sacar sus shpilkes. Solíamos ir a una clase de yoga; ahora, cuando nuestros pequeños tienen shpilkes, vemos Cosmic Kids Yoga y hacemos los ejercicios boca abajo junto con ellos.

3. Shlub: alguien que se viste descuidadamente.
Toda esta auto-cuarentena ha hecho que los shlubs estén incluso más desaliñados. Los pantalones del jogging y las camisetas rasgadas han pasado de ser de fin de semana a de uso diario, a menos que seas una de esas personas que se visten casual de negocios desde la cintura para arriba para tus llamadas de conferencia de Zoom. Si hemos aprendido algún sentido de la moda mientras estamos en cuarentena, es que un sostén es opcional.

4. Pulkes: Muslos.
La palabra generalmente se refiere a muslos lindos y gorditos, pero también puede significar aquellos que pertenecen a aves de corral. Y con todo el buceo en el congelador que estamos haciendo, el mes pasado hemos descubierto y comido una buena ración de pulkes. Estamos contando los días hasta que podamos cambiar nuestros joggings por pantalones cortos y asistir a un buen asado de verano, pero no estamos seguros de que nuestros pulkes estén listos para ser vistos en público después de todo lo que hemos comido.

5. Sekjel: Sentido común; buen juicio.
Nuestros padres nos regañaban, diciendo: “Ten un poco de sekjel; ¿realmente tienes que tomar un avión estando embarazada? Ahora las cosas han cambiado y regañamos a nuestros padres: “Lavate las manos. Usá barbijo. ¿Vas al supermercado? Son población de riesgo. ¡Quédense en casa!” ¿Y nuestros hijos? Tienen el sekjel para usar la computadora que tendríamos que tener nosotros: Ellos nos han enseñado cómo completar el formulario de asistencia a la escuela en línea y cómo limitar los mensajes de Facebook a “sólo amigos” para no avergonzarlos delante de todo el mundo. También nos han enseñado que no hay nada de malo en comer helado dos veces al día.

6. Eyngeshparter: Una persona obstinada; alguien que no puede ser convencido con la lógica.
Estas son las personas que protestan para poner fin a la cuarentena antes de que sea seguro, pidiendo “curas” en Internet y alegando que la pandemia es todo un engaño.

7. Bubkes: Literalmente frijoles, nada.
Algo que no tiene valor o que no cumple con las expectativas. En esta nueva normalidad, nos estamos acostumbrando a bubkes en las góndolas de papel higiénico, bubkes en nuestro cajón de verduras frescas y bubkes en nuestra cuenta corriente.

8. Ongeblozen : aguafiestas; resentido
Nuestros hijos solían quedar ongeblozzen cuando decíamos que no podíamos salir a comer pizza. Ahora todos están ongeblozzen porque pasamos toda la tarde haciendo masa desde cero … y no tenemos el tipo de queso correcto. “Eso tiene gusto raro. No sabe a pizza de Panzone. ¿Por qué no podemos ir a Panzone’s?

9. Tsures: Preocupaciones; problemas.
No podemos evitar preocuparnos cuando nuestra hermana nos dice que el resultado de su mamografía es sospechoso o que nuestro hijo insinúa que alguien le hace bullying en la escuela. Pero en estos días, en lugar de preocuparnos por la enfermedad o el dinero o la escuela o nuestra familia o el futuro, estamos preocupados por todo eso. El tsures ha pasado de lo personal a lo universal.

10. Oy
Tal vez la más popular de la expresiones en yiddish, oy transmite docenas de emociones, de la sorpresa, la alegría y el alivio al dolor, miedo y dolor. Bobe Mitzi solía decir que solo gemir “un buen oy ” podría hacerte sentir mejor.

Así que expresa un buen oy, átate el shmate en la cara y ¡asegúrate de cubrirte la boca y la nariz! Y trata de no volverte tsedreite. Esperamos que todos estos tsures terminen pronto.

Traducido por Alicia Weiss para Radio Jai con información de Jpost

2 Comments

  • silvia bacher
    silvia bacher

    Gracias por las n otas interesantes que nme ayudan a pasar esta cuarentena interminable,gracias

    Responder
  • David Kogan
    David Kogan

    Estimados! Solamente una mala copia, puede decir YIDDISH, cuando en castellano queremos decir IDISH. Qué hacen la “Y” y la doble “D”? Si leemos y pronunciamos lo que escribimos, en castellano no podemos agregar letras que posiblemente corresponden a otro idioma; inglés por ejemplo.
    TSEDREITE: Viene de TSEDREIT, torcido, fuera de escuadra. Es el femenino y por extensión se aplica a alguien que está medio chiflado. El masculino es TSEDREITER.
    SHPILKES: Literal: Alfileres. Si bien en castellano decimos “hormigas en la cola”, en IDISH usamos “shpilkes in tujes” (Alfileres en la cola) o “Shpilkes in intn” (Alfileres en el trasero).
    SCHLUB: Desconozco la existencia de esta palabra en Idish. Nunca la leí ni escuché.
    SEKJEL: Otra palabra inexistente. Sentido común o buen juicio o inteligencia es SEIJL.
    EYNGUESHPARTER: Si seguimos al IWO, sería AINGUESHPARTER,
    ONGUEBLOZN: Viene de “blozn”, soplar. Sería el que está inflado. Se entiende no?
    TSURES: Son TSORES, siempre siguiendo la gramática y fonética del IWO (Idisher Visnshaftlejer Institut o sea Instituto Científico Judío, mal traducido con frecuencia como Instituto Judío de Investigación. Visnshaft es ciencia e Investigación es Forshung en Idish. No tengo inconveniente en la publicación de mi correo.

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni