-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Muchos creen que el acercamiento argentino a Irán en el último tramo kirchnerista fue por pedido de Venezuela”

Como si de paradojas del mundo se tratara este artículo, el analista internacional Fabián Calle, nos adentró en la actualidad de las relaciones entre Irán y Venezuela, quien se encuentra desabastecido de petróleo,  en algo que Calle menciona que sería similar a que “Arabia Saudita se quedara sin arena”.

Hace unos días, cinco petroleros iraníes partieron con rumbo a Venezuela llevando gasolina y productos similares valuados en al menos 45,5 millones de dólares, parte de un acuerdo entre las dos naciones sancionadas por Estados Unidos en medio de las crecientes tensiones entre Teherán y Washington, lo que demuestra cómo en veinte años, un país en el que casi regalaban la gasolina, y que era más fácil que encontrar agua, hoy tiene que traerla del otro extremo del planeta para poder abastecerse. El fiel reflejo de la nefasta política dictatorial venezolana.

“La relación entre Venezuela e Irán es de larga data. Los últimos años de Chávez,   él hizo una apuesta muy grande a hacer un vínculo  con Siria e Irán”, comentó Calle,  y agregó que mucha gente considera en el ámbito internacional, que el acercamiento argentino a Irán en el último tramo kirchnerista (2011-2015) fue por pedido de Venezuela y Cuba. Ahí ya se alcanza a ver una matriz de cooperación en varios planos.

El analista considera que, en este caso, hay un colapso de la estructura de producción de carburantes de Venezuela, algo impensado décadas atrás. Y ese vacío, que está provocando una parálisis mayor de la economía, algo nunca visto, es el vacío que esta tratando de ser suplido por embarques desde Irán.

Las razones de que Venezuela se haya convertido en este país importador de lo que debería ser su commodity principal, Fabián Calle las centra en tres factores:

Una,  es un factor demográfico. La estrategia cubana que es la micropotencia colonial de Venezuela, ha alentado a que se vaya la gente y desaparezca la clase media. La salida de cinco millones de personas descomprime la presión social, y quienes abandonaron el país, fueron  justamente los más valiosos exponentes profesionales y educadores.

En segundo lugar, está la represión, el uso desmedido de la fuerza con tortura, propio de una dictadura. Detención de opositores, confiscación de medios de prensa, inexistencia de medios opositores, control de las redes sociales. Para la ciencia política no es llamativo que se mantengan estas estructuras.

En tercer lugar, está el factor de complicidades delictivas ligadas, en este caso en su mayoría, al narcotráfico, que enriquece los mandos altos militares y políticos.

Cuando uno puede usar los niveles de represión a gran escala, cuando sus capas medias o intelectuales, docentes o periodistas se van del país y hay un aparato montado eficiente con mas de 30 mil personas que controlan lo que se hace en Venezuela, ya eso se le suma el aspecto delictivo, por más que colapse la economía venezolana, no es sorprendente que se mantenga el gobierno -explica Calle-.

El único modo de que esto termine, es que alguien tome una decisión más drástica como Estados Unidos.  El analista destaca que hay algunos síntomas que pueden augurar que esto ocurra, como el hecho de que Venezuela tenga que recurrir como salvador de combustibles, de técnicos y piezas a Irán y que no se haya ofrecido Rusia o China. Esto requiere que Estados  Unidos le dé ciertas garantías a Rusia,  quien tiene mucha plata perdida en Venezuela. Rusia no va a romper relaciones con occidente, con Venezuela; por ende Calle sostiene que habrá que darle garantías a los rusos en Ucrania y en otras zonas, y por su parte, Estados Unidos tener más margen de maniobra.

Mientras tanto, los chinos serán un tema menor por haber perdido el crédito después del coronavirus, como para meterse en este tema por su relación deteriorada con Estados Unidos.

“Con Rusia negociada y con China no interesada en meterse, es un juego donde Estados Unidos puede jugar más fuerte. No descartaría (dado que Trump ganó en Florida,  sociedad que está  compuesta por votantes latinos, cubanos y venezolanos, que están muy atentos al tema) que Estados  Unidos apriete el acelerador y estrangule económicamente. A Trump le vendría muy bien un gesto de fuerza antes de las elecciones”, sentencia Calle.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni