-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Shoá: Historiadores alemanes confirmaron que Pío XII ocultó información y el Vaticano encubrió

En 1942, la Sojnut denunció ante los Estados Unidos que cientos de miles de judíos eran asesinados en Polonia y Ucrania. El embajador norteamericano ante el Vaticano, Myron Taylor, consultó si el papa Pío XII tenía información al respecto.

“El Vaticano ya había sido informado por dos fuentes separadas e independientes: el conde italiano Malvezzi y el arzobispo ruteno de Lviv, Andrej Szeptyzkyj”, señaló el profesor Hubert Wolf, de la Universidad de Münster.

“Por encima de todo, la Fundación Alfried Krupp von Bohlen und Halbach apoya financieramente nuestra investigación”, explicó Wolf. “Además, deben tener en cuenta que mi personal y yo hemos trabajado en los Archivos del Vaticano por más de 20 años. Por lo tanto, estamos familiarizados con la práctica de archivar y sabíamos en qué series relevantes teníamos que buscar. Además, nosotros, un equipo de siete investigadores, habíamos preparado nuestra estancia en los archivos de manera muy diferenciada y procedimos de acuerdo a planes precisos”.

Apenas dos días después, el Dr. Sascha Hinkel identificó un memorándum interno previamente desconocido, “Appunto” redactado por Angelo dell’Acqua, un estrecho colaborador del Cardenal Secretario de Estado Luigi Maglione en la Secretaría de Estado romana, un órgano que era responsable de la política.

Una serie de documentos conocidos como “Actas y documentos de la Santa Sede relativos a la Segunda Guerra Mundial”, encargados por el Papa Pablo VI a cuatro historiadores jesuitas y publicados en los años sesenta y setenta, ya habían revelado que Maglione preparó una respuesta a una investigación realizada en 1942 por las autoridades estadounidenses, y concretamente por el enviado Myron Taylor, sobre si el Papa tenía información relativa al hecho de que cientos de miles de judíos estaban siendo asesinados en Polonia y Ucrania. La información había sido transmitida a los EE.UU. por la Agencia Judía para Palestina y Taylor quería saber si el Vaticano podía confirmarla.

“El Vaticano ya había sido informado sobre esto por dos fuentes separadas e independientes: por un lado, por el Conde italiano Malvezzi, y por el otro por el Arzobispo católico ruteno de Lviv, Andrej Szeptyzkyj”, señaló Wold. “En el recién descubierto Appunto, Dell’Acqua cuestionó principalmente la credibilidad de los judíos y de los católicos orientales, recurriendo a un conocido estereotipo antisemita. Atestiguó que los judíos tenían una tendencia a la exageración y los católicos orientales una falta de sinceridad”.

“Así, también pretendía devaluar sus declaraciones concurrentes sobre el Holocausto. Con esta valoración Dell’Acqua también influyó en la decisión de Pío XII de dar una respuesta evasiva a la investigación americana”.

El documento arroja luz no sólo sobre la conducta de Pío XII y sus colegas, sino también sobre la conducta de los representantes de la Iglesia en el futuro.

“Lo que hace a este Appunto particularmente acusado es que los editores de los Actes et Documents lo tenían claramente en sus manos, ya que en la parte inferior de la hoja hay una nota manuscrita que incluyeron en su edición, mientras que deliberadamente retuvieron los tres cuartos superiores de la hoja con el Appunto mecanografiado por dell’Acqua”, dijo el profesor al Post.

Pío XII, cuyo nombre civil era Eugenio Pacelli, fue Papa de 1939 a 1958. Su actitud y su papel frente a los regímenes nazi y fascista, y el asesinato de judíos, han sido el centro de muchas controversias a lo largo de los años, también en consideración a la ardua defensa de Pío XII por la propia Iglesia, con un proceso de canonización que se ha iniciado y avanzado a lo largo de las décadas. Sus defensores afirman que el Papa hizo todo lo posible para ayudar silenciosamente a los judíos a escapar de las persecuciones.

Wolf, quien además de ser un respetado historiador de la Iglesia es también un sacerdote ordenado, destacó que la decisión de abrir los archivos sobre su papado es un paso positivo que permitirá en última instancia encontrar respuestas más claras.

“Es, en efecto, una cosa muy buena; finalmente, podemos tratar de responder a todas las preguntas abiertas sobre la postura de Pío XII respecto al Holocausto basándonos en las fuentes”, dijo. “El tiempo de las disculpas y las polémicas debería por fin haber terminado. Sin embargo, llevará años evaluar el vasto número de documentos contenidos en unas 400.000 unidades de archivo”.

“Después, podremos decir si el filósofo religioso judío Pinchas Lapide estaba en lo cierto cuando llamó a Pío XII el ‘mayor benefactor del pueblo judío’, o si fue John Cornwall, quien simplemente llamó a Pío XII ‘el Papa de Hitler’ – o si la verdad histórica es mucho más diferenciada”.

Preguntado sobre el proceso de canonización, el historiador dijo que probablemente sería mejor dejarlo en suspenso hasta que se arroje más luz sobre el tema.

“El Papa Francisco finalmente hizo accesibles estas fuentes, diciendo que la Iglesia no teme la verdad que viene de la historia. Por lo tanto, el Vaticano debería esperar los resultados del elaborado trabajo histórico antes de dar un veredicto final sobre Pío XII. Por lo tanto, en mi opinión, el proceso de beatificación debería ser suspendido por el momento”, señaló.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni