Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

La comunidad judía de Madrid y su enfrentamiento a la crisis epidémica

Andy Ergas, Vicepresidente de la Comunidad Judía de Madrid, explicó cómo se vive en Europa la crisis epidémica, en un país, que inicialmente fue de los más golpeados por el Covid-19. Para Andy, es muy importante el diálogo, porque genera la unión de todo el pueblo judío en distintas partes del mundo; sus respuestas están direccionadas, a la realidad que tanto en España, como en todas las comunidades judías del mundo, se vive actualmente.

Su punto de vista, ante las preguntas que intentan develar cómo está llevando la comunidad judía de España esta situación tan complicada, y por supuesto desde el aspecto social y económico de la comunidad, son las incógnitas con las que más énfasis respondió, en diálogo con Radio Jai.

“La realidad es que nosotros al igual que todas las comunidades judías del mundo tenemos un Crisis Management Team”, comienza Ergas explicando pero ese centro de protocolos que estaba evidentemente en preparación para un evento como esta pandemia, no contemplaba la duración que iba a tener y las vías que iba a afectar, por esto Andy es firme al aseverar que la respuesta ante si se imaginaba esta situación es un rotundo “NO”.

Sin embargo, su preparación le permite tener un grupo de psicólogos un grupo de médicos y un grupo de gente especializada en investigación para poder organizar y hacer que la colaboración de la comunidad, y la actuación de la comunidad sea coordinada.

Las primeras decisiones y acciones tomadas en la comunidad de Madrid, comenzaron con el corte de diversas actividades programadas, entre ellas, la agenda cultural, la agenda social e incluso la agenda religiosa, el día lunes 2 de marzo

En lo que se describe es lo que les permitió ganar tiempo y evitar mayores dolores de cabeza:

“Nosotros tomamos la decisión más allá de lo que cantaban las indicaciones de las autoridades en ese minuto, de suprimir la agenda comunitaria. Creo que eso fue muy positivo y permitió disminuir los contagios y la cantidad de riesgo que estábamos asumiendo”.

Pero una vez que pasó ese primer golpe y que los miembros de la comunidad empezaron a vivir en esta especie de incertidumbre y angustia, lo primero que se comenzó a notar fue una enorme solidaridad, ya que toda la comunidad se unió y comenzaron a surgir los voluntarios para donar mascarillas, guantes, y cualquier tipo de instrumento que se necesitara.

En ese sentido, Ergas cree que ha sido muy importante, una ganancia secundaria de esta crisis, la unión y la integración. Empezaron a activarse en todos los comités y todas las reuniones con todos los órganos europeos de la vida judía así como los de Israel y de América Latina. Se logró poner en aviso y en anticipación a muchas de las comunidades, la comunidad de Chile, el Estado Israelita, la Comisión Comunitaria Judía de Chile y la de México.

Desde el punto de vista económico, Andy Ergas considera que lo peor, la crisis, “esta por venir”.

También manifestó que, la magnitud y el impacto de la crisis, no los podría señalar, pero él relata que de manera particular, han tenido que cerrar su colegio, como indican las directrices del gobierno español y a partir de ahí se ha visto una baja en la colegiatura que pagan los padres y de los ingresos. Sin embargo, nuestros costos son fijos y desde ese punto han tenido que tomar decisiones muy importantes en términos de buscar fuentes de financiación, fuentes de ayuda comunitaria dentro y fuera de España.

Los ancianos, aquellos en situación de riesgo por su edad, se encuentran entre los más castigados y especialmente entre las víctimas fatales. Lamentablemente, Madrid no dispone de un hogar como tal donde poder contenerlos: “Nosotros no tenemos un Hogar para los Mayores en Madrid y entiendo que no existe en ninguna otra parte de España. La situación es que las personas de edad avanzada en general están o bien con su familiares, o bien están en algunos pisos que tenemos a nombre de la comunidad judía de Madrid y que nosotros los tenemos a ellos para que puedan vivir de manera, digna y de manera adecuada”, aclaró Andy.

Hasta el momento, los registros arrojan aproximadamente unos cien infectados de la comunidad aunque podrían ser más, pero los test nunca alcanzan en ninguna parte del mundo.

En concreto, para las personas de la tercera edad, que se han encontrado enfermos, se ha puesto a disposición el Departamento tanto de la ADRA como de Asuntos Sociales, para acompañarlos y ayudarlos en todas las necesidades, ya sea desde lo más básico como la comida hasta los medicamentos.

“Gracias a D-os la fatalidades han sido bajas dentro de lo que cabe en esta crisis mundial. Y pienso, que ahora, que está pasando el tiempo, estamos viendo los efectos de una disminución en las cadenas de contagio”, expresó.

Más allá de lo que el mundo piensa de coronavirus, todo sigue girando y en su curso cotidiano, y el antisemitismo no es ajeno a esto. “Diría en primer lugar que el Gobierno Español, es verdad que tiene una parte de su componente en concreto, la gente de los partidos políticos de extrema izquierda no son afines en general a Israel y desde ese punto de vista la realidad es que creo que esta crisis ha pillado bastante por sorpresa al gobierno”. Por este mismo efecto sorpresa, no se ha visto un incremento de juicios de opiniones que vayan marcadas hacia los judíos. “Los judíos” han sido mencionados allí como punto de vista de la solución o incluso de la invención de una pandemia para sacar un beneficio que solo un antisemita podría pensar.

Finalmente el plano económico es similar en todo el mundo. Colaboración a aquellos que más lo necesitan, asistencia social e incluso la necesidad de hablar con fundaciones internacionales que han dado el apoyo y han permitido financiar este delta de incremento ya sea en gastos de comida como de otro tipo de necesidad.

“Lamentablemente tenemos socios de la comunidad que son microempresarios y que han tenido sus negocios cerrados durante dos meses y la probabilidad de que puedan subsistir es muy muy baja”, lamenta Ergas.

Si bien es cierto, que el gobierno de España ha ofrecido algún tipo de ayuda, llamados “Ertes” (Expedientes de regulación temporal de empleo), la realidad es que la operación no ha sido tan clara y a la gente no le está llegando el dinero.

Por el momento la solidaridad y la comunidad están permitiendo dar salida; pero si la situación persiste en un mediano o largo plazo se estará en una posición muy comprometida y más seria aún. Esto ha generado un debate en las comunidades de cada país acerca del rol de Israel, y si debería o no ayudar a las comunidades de la Diáspora, y Ergas brinda su opinión: “Todos somos un solo pueblo; y de alguna manera, tendremos que afrontar los dos juntos. No va uno primero y otro después, vamos todos juntos”.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni