Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Decepcionados por Israel, los padres de Malki Roth depositan sus esperanzas en que Estados Unidos extradite a su asesina

Sin que Israel haya hecho algo, los padres de Malki Roth esperan que Estados Unidos pueda extraditar a su asesina.

Ahlam Tamimi, quien supervisó el bombardeo de Sbarro en 2001 que mató a Malki y a otros 14, fue liberado en el acuerdo con Shalit y se convirtió en una celebridad en Jordania. Ahora los Estados Unidos podrían actuar en el caso.

En la mañana del jueves 9 de agosto de 2001, Malki Roth, de 15 años, llamó suavemente a la puerta de la habitación de sus padres en su casa en el barrio Ramot de Jerusalén y asomó la cabeza.

“Voy a salir con Michal, Raziel, 16, su amiga y vecnia”, le dijo a su madre, Frimet. “Te amo.” Esta sería su última conversación. Frimet, que estaba en la cama con migraña, ni siquiera abrió los ojos.

Esa misma mañana, Ahlam Tamimi, una mujer jordana de 21 años que estudia periodismo en una universidad de Cisjordania mientras trabajaba como lector de noticias en la estación de televisión islamista Istiqlal, se reunió en Ramallah por primera vez con Izz al-Din Shuheil al- Masri, de 22 años, de Aqabah, cerca de Jenin, hijo de un exitoso restaurador palestino.

Juntos, Tamimi, un ex activista de Fatah que se había unido a Hamas, y al-Masri viajaron en taxi al puesto de control de Qalandiya al norte de Jerusalén, donde salieron y entraron a Israel. Era el apogeo de la Segunda Intifada, pero las tropas israelíes buscaban hombres solteros sospechosos, no parejas jóvenes felices. Se había afeitado y se había cortado el pelo al estilo occidental un par de días antes y llevaba una funda de guitarra; ella estaba vestida con ropa veraniega; evidentemente se parecían lo suficiente a un par de jóvenes israelíes o turistas para no atraer la atención de los soldados en servicio.

Desde allí, la pareja tomó un segundo taxi hasta la Puerta de Damasco y luego caminaron por la calle Hanevi’im hasta el corazón de Jerusalén. Poco antes de las 2 de la tarde, en el cruce concurrido donde Jaffa Road se encuentra con King George Street, se separaron.

Tamimi regresó a la Puerta de Damasco y tomó un autobús de regreso a Ramallah, donde debía leer las noticias esa noche. Al-Masri entró en el gran y abarrotado restaurante de pizza Sbarro en la esquina donde lo había dejado y, con un efecto devastador, detonó la bomba que estaba escondida dentro de la funda de la guitarra, una mezcla horrible de explosivos, clavos, tuercas y tornillos que rasgaron la carne de los cuerpos de sus víctimas.

La única pregunta que al-Masri había hecho antes de separarse, Tamimi diría más tarde, era: “¿Hay judíos religiosos en el lugar donde vamos a llevar a cabo el ataque?” Ella le había asegurado que sí, de hecho lo había.

Quince civiles murieron en la explosión: 13 israelíes, una turista estadounidense embarazada y un brasileño. Ciento treinta personas más resultaron heridas; una de ellas, Chana Nachenberg, permanece hospitalizada en estado vegetativo permanente hasta el día de hoy.

Entre los muertos estaban Malki Roth y su amiga Michal Raziel.

Malki solía llamarse a sí misma “la carne en el sándwich de la familia Roth”, dice su padre Arnold, su primera niña después de tres niños, con tres niñas más a las que seguir. “Pero aprendimos que ella era el pegamento que mantenía unida a la familia. Empático Práctico. Un agente de cambio.

Está sentado frente a mi escritorio en la primera de dos largas entrevistas para esta pieza. Frimet se unió a él por segunda vez, aclarando su cuento, agregando su perspectiva, corrigiéndolo cuando cree que se acordó de algo, pero generalmente dejándolo contar su historia.

Los padres Roth son personas manifiestamente cálidas, buenas personas, personas amorosas, con dos décadas de sufrimiento grabadas en sus rasgos.

Decir que nunca se han recuperado del asesinato de su hija es, por supuesto, un eufemismo. La pérdida de Malki ha dominado sus vidas durante casi 20 años. Pero no es solo la pérdida de Malki. Es que la finalidad de la muerte de Malki no marca el final de su historia. La herida abierta de su pérdida, que habían pensado, en su ingenuidad recién desconsolada, podría comenzar a cerrarse con el tiempo, se ha mantenido abierta hasta el día de hoy por una serie de traiciones cínicas y ofensas, intercaladas con tenues destellos de esperanza irrealizada.

Y como han sufrido, Ahlam Tamimi, la mujer que exploró el lugar del ataque, escoltó al atacante suicida para asegurarse de que la atrocidad siguiera adelante, y habla del bombardeo como “mi operación”, ha prosperado, se le ha permitido prosperar. Ella ha podido casarse, hablar de formar una familia y convertirse en una celebridad por la fuerza de sus hazañas asesinas, mientras lamenta solo que más personas no hayan sido asesinadas. Ella arrojó sus vidas a la oscuridad. Pero la suya ha sido brillante.

Solo en los últimos meses, posiblemente, hay indicios de que la libertad desmedida de Ahlam Tamimi podría verse limitada; que la justicia, demorada tanto tiempo, aún puede ser entregada. Indicaciones débiles, nada más.

Arnold habla sucintamente a lo largo de nuestras conversaciones, con un rápido entusiasmo totalmente en desacuerdo con las palabras que está diciendo. Frimet también, cuando se une a él, está conteniendo la emoción. La saga que describen es tan terrible, tan desgarradora y tan llena de actos de crueldad y cinismo, que claramente la mejor manera de superar la prueba necesaria de que un periodista entienda es minimizar el drama.

En un acento australiano mezclado con los años en Nueva York y décadas en Israel, Arnold me dice que está agradecido de que me esté tomando el tiempo para escuchar todo esto, incluso si no termino escribiendo nada, como aunque le estoy haciendo algún tipo de favor.

Habla sucintamente a lo largo de nuestras conversaciones, con un rápido entusiasmo totalmente en desacuerdo con las palabras que está diciendo. Frimet también, cuando se une a él, está conteniendo la emoción. La saga que describen es tan terrible, tan desgarradora y tan llena de actos de crueldad y cinismo, que claramente la mejor manera de superar la prueba necesaria de que un periodista lo entienda es minimizar el drama. He tratado de reflejar ese tono desapasionado en lo que estás leyendo, usando muchas citas directas de Arnold y Frimet, permitiéndoles contar la historia sin adornos siempre que sea posible.

Recuerda eso mientras lees. Estas son las palabras que dijeron, pero están cargadas de dolor intenso.

Así que aquí está Arnold, explicando el papel de Malki en su familia: “Nuestra hija menor, Haya, nació perfecta y hermosa. Pero después de unos meses, nos dimos cuenta de que estaba ciega. A la edad de un año, fue hospitalizada y se descubrió que tenía un daño cerebral profundo. Frimet se dedica a ella. Se veía a sí misma como la vida de Haya, y eso es tan cierto hoy como lo era entonces. Y Malki, nueve años mayor, era su mano derecha. Frimet y Malki estaban muy unidas; ella estaba más cerca de Malki que cualquier otra persona “.

Malki, dice Arnold, llevó su empatía y su practicidad con ella a la escuela Horev, donde “catalizó la integración, llegando a los niños con necesidades especiales que la escuela estaba atendiendo”. Como consejera del movimiento juvenil Ezra, también se hizo amiga de los niños de la antigua Unión Soviética, los niños que tal vez más la necesitaban.

En el verano de 2001, Malki y un compañera de escuela fueron, sin previo aviso, a un campamento de verano de Etgarim en el norte de Israel para niños con discapacidades físicas y cognitivas. “Ella y su amiga se presentaron en las puertas y pidieron ayuda. Dos chicas de 15 años “, dice Arnold. “El campamento no recibió voluntarios. No hace falta decir que en cuestión de minutos entraron.

La gente del campamento, solo unos días después, iría a su shiva . “Nos dijeron cuán impactante fue la relación con una pareja de jóvenes de 15 años para los niños. Ella dejó una gran huella, pequeña Malki.

Arnold dice que no sabe si Malki hubiera trabajado con personas con necesidades especiales. “Era su naturaleza; No sé si era su vocación. Pero no tiene dudas de que en su vida “ella hubiera querido seguir influyendo en las personas para siempre”.

El año anterior, en el verano de 2000, Arnold recuerda: “Malki, que entonces tenía 14 años, le dijo a Frimet: ‘He aprendido mucho sobre Haya; Quiero ayudar a alguien más. Frimet le sugirió que hablara con una joven que vivía cerca de nosotros. Frimet la había conocido un  poco recientemente.  Era una madre soltera cuyo esposo había abandonado el matrimonio cuando su bebé fue diagnosticado con la enfermedad de Canavan. Es un trastorno neurológico progresivo y fatal que comienza en la infancia. Malki se abrió paso en el trabajo de ayuda de una madre no remunerada y pasó semanas con Ro’i, que tenía un tubo de alimentación, no era verbal, tenía una amplia sonrisa, sabiendo que moriría pronto.

“Él murió. No mucho después de que ella lo hizo.

Arnold y luego Frimet se obligan a contar el horror impensable del día del bombardeo:

Frimet por teléfono le grita a Arnold que ha habido un ataque terrorista en el centro de la ciudad y que no puede comunicarse con los niños.

Arnold convencido de que Frimet se está agitando innecesariamente. “Las probabilidades eran muy remotas”.

Poco a poco haciendo contacto con todos los niños. Excepto Malki.

Los teléfonos se cayeron cuando una nación buscó a sus seres queridos.

Frimet, cierto “algo realmente malo ha sucedido”, suplicándole a Arnold que viniera de su trabajo en el distrito comercial de Har Hotzvim. “Mientras caminaba hacia el autobús, comencé a negociar con el Todopoderoso: déjala solo inconsciente. Déjala estar en un área sin teléfono”, dice Arnold. “Estaba tratando de persuadirlo: Por favor, Hashem, no dejes que esto resulte tan malo como parece”.

Horas que pasan. Los teléfonos ahora funcionan de nuevo. Llamando a hospitales. Avivah Raziel, la madre de Michal, le dice a Frimet que tampoco puede encontrar a su hija. Frimet dice: “La realización se fue acumulando gradualmente…”

Frimet y Avivah van juntos al Hospital Shaare Zedek, donde la hermana de Avivah es enfermera de la sala de emergencias. Recibiendo un mensaje de texto en el camino: un amigo de Malki informó que le había enviado un mensaje de texto, diciendo: “¿Por qué no nos encuentras en Sbarro?”.

En el alboroto del hospital, las madres se separaron. Avivah encuentra a Michal todavía vivo, pero apenas. Arnold: “Murió poco después, en los brazos de Avivah”.

Frimet: “Un trabajador social me llevó, me dio un teléfono: Abu Kabir (el instituto forense nacional donde se identifican las víctimas del terrorismo). Me preguntaron qué llevaba puesto Malki. No lo sabía Había tenido migraña esa mañana. Ni siquiera la miré; Acabo de hablar con ella. Entonces no pude decirles. La describí; dijeron que nadie aquí se ajusta a esa descripción. Eso dio un poco de esperanza”.

Frimet, Arnold y todos los niños Roth ahora en casa, rezando y diciendo Salmos, “tratando de lidiar con el abismo”. Todavía no hay señales, ni palabras, ni nada, sobre Malki. Vecinos, amigos, llegando a la puerta. Algunas damas para sentarse con Frimet.

A las 7 de la tarde, cinco horas después del atentado, un vecino que apareció en la puerta, pálido, dijo que las noticias de televisión anunciaban que Michal Raziel es una de las víctimas.

A las 10:30, su amigo el Dr. Jerry Lafair, profesor y jefe de departamento en el Centro Médico Hadassah, viene a la casa para decirles que le han dicho que hay una chica en la mesa de operaciones que podría ser Malki. Él y Arnold conducen a Ein Kerem, una escena del infierno y un estrés increíble, con docenas de familias allí en la misma situación. “El personal ha estado trabajando con personas moribundas y muertas durante 9 horas. Jerry dice que no te muevas; él se va; vuelve: no es tu hija.

Fragmentos de conversación: un cirujano le dice a Jerry: “Ve a esa habitación. Hay dos chicas allí. Uno está muerto, y uno vamos a operar”. Y tampoco lo es Malki.

Arnold ahora “hundido en el infierno”, abandonando “cualquier juego que haya estado jugando en mi mente”.

Un trabajador social se acerca y le dice que debe ir a Abu Kabir. Él objeta, dice que necesita irse a casa y estar con su esposa, pero que dos de sus hijos irán.

Y a las 2 de la mañana, 12 horas después del atentado, “el menor de los hijos me llamó y me dijo: Hemos encontrado a Malki”.

“Dije el bracha.

“Frimet gritó y salió corriendo de la casa a la noche”.

En la hora siguiente, Arnold escribió una carta a Melbourne Age, el periódico de su ciudad natal. Estaba derramando su alma de la oscuridad, “derramando”, dice ahora.

Publicado unas horas más tarde bajo el título “Mi hija fue asesinada hoy”, decía lo siguiente:

Mi encantadora hija Malki nació en Melbourne hace 15 años.

Desearía poder contarte más sobre su maravilloso personaje y sus logros.

Hoy, aquí en Jerusalén, fue asesinada por un fanático que no sabía nada de ella.

Mi esposa y yo simplemente no tenemos las herramientas para hacer frente a esto.

Solo queremos hacer lo que podamos para que ella no se convierta en otra estadística.

Aquí hay una fotografía que le tomé hace seis semanas.

Espero que sea conveniente publicarla para que las personas razonables entiendan la tragedia humana.

Arnold Roth

El  período de duelo de Shiva fue la primera entrega de siete días del infierno particular que los padres de Malki Roth han estado sufriendo desde entonces: un viaje sin fin desde el choque indescriptible y el dolor implacable de su duelo, a través de las hipocresías, las estupideces y las mentiras descaradas que han tenido. encontrado desde políticos, funcionarios y periodistas, hasta la herida abierta de la injusticia constante.

Hubo momentos de consuelo en esas primeras horas y días terribles. Arnold dice: La gente vino a la casa por cientos, muchos que no conocíamos, “realmente solo para tomar nuestras manos y decir ‘mi corazón está contigo'”. Algunos de los realmente útiles fueron los extraños que dijeron: “No sé qué decir”.

“Frimet estaba inconsolable. Pero tenía que cuidar a Haya. Al principio, alguien llamó desde California. Eran los padres de Shoshana Hayman Greenbaum [otro de los muertos, que estaba embarazada de cinco meses]. Su madre, Shifra, pidió hablar con Frimet, para darle fuerza a Frimet. Hablaban todos los días. Shifra llama todos los días desde California”.

“Algunas personas dijeron: ‘Verás a tu hija pronto. El mesías se acerca. Los detuve; No era lo que quería escuchar en ese momento”.

El funeral fue el viernes.

Arnold: “Del Shabat, no tengo recuerdos”.

El domingo por la mañana, la BBC llamó. Un presentador de radio le preguntó a Arnold si iría a su programa y le dijo: “tenemos al padre del joven que se inmoló”. Solo podía ver negro delante de mis ojos. Ella quería una discusión entre … Dije, ¡No!

“No colgué enojado. Estaba, en ese momento, desconcertado por el enfoque.

“Años después, Russia Today quería que Frimet se enfrentara con Ahlam Tamimi. No hace falta decir que nunca sucedió”.

En esos primeros días y semanas, dice Arnold, “toda mi existencia giraba en torno a ayudarnos a pasar; cómo nos las arreglaríamos como familia”.

En algún momento de esa semana, una noche tarde, se sentaron juntos para discutir cómo podían recordar a Malki de manera práctica y útil, teniendo en cuenta sus experiencias con su hermana Haya.

El resultado fue la Fundación Malki , una organización benéfica dedicada a ayudar a los padres de niños con discapacidades. Los documentos que establecen la organización benéfica se emitieron apenas un mes después del atentado … el 11 de septiembre de 2001.

Arnold: “La fundación ha crecido hasta la madurez, hace cosas muy buenas, lo que nos permite sentir algo de orgullo, algo de satisfacción, al saber que estábamos conectando la vida de Malki, que fue sorprendentemente toda bondad, con familias como nosotros que tienen un hijo muy discapacitado . Los ayudamos de manera que ella pudo ayudar a nuestra Haya, como lo hizo con Ro’i desde el otro lado de la calle”.

En esta etapa, y durante varios años después, Arnold y Frimet pensaron que lo que estaba en perspectiva era “solo” el desgarrador proceso de tratar de recuperarse de una pérdida de la que no hay recuperación, tratando de vivir lo mejor posible con un dolor que es inagotable e insuperable.

Al-Masri, el bombardero que hizo explotar a Sbarro, estaba muerto. Tamimi, quien había orquestado el ataque, fue capturada por el Shin Bet israelí en cuestión de semanas y fue encarcelada por 16 condenas de cadena perpetua por asesinato. Los jueces dejaron constancia de su recomendación de que nunca sea liberada.

En esos primeros años después del asesinato de Malki, Arnold habló en numerosas reuniones en Israel y en el extranjero con VIP en nombre de la Oficina del Primer Ministro y el Ministerio de Relaciones Exteriores: “Mi mensaje fue que el terrorismo es un flagelo, y hay que verlo y abordarlo como tal, no como algo para ser legitimado o entendido”. A menos que cambiemos el enfoque, él diría: “puede y seguirá sucediéndole a cualquiera, no solo a nosotros en Jerusalén. Todos pagaremos un precio muy alto”.

Específicamente, Arnold argumentaría que los gobiernos que buscan derrotar el terrorismo deben negarse a liberar a los terroristas condenados de las cárceles, ya que esto los envalentona a ellos y a sus colegas. Al alentar la creencia de que es probable que se cumplan sus demandas en el futuro, argumentaría, usted alienta el chantaje terrorista del tipo que quiere detener. Solo la negativa más implacable de ceder ante tal chantaje puede evitar esto.

Parafraseaba de un libro de 1997 titulado “Combatir el terrorismo: cómo las democracias pueden derrotar a los terroristas nacionales e internacionales”. El autor: Benjamin Netanyahu.

Arnold habló con los presidentes europeos, con los primeros ministros y reyes: “algunos de ellos están menos sintonizados de lo que imaginas”, suspira con cansancio.

Pero “no había filo en mi mensaje”. Hasta 2007, es decir, cuando vio un documental, “Hot House“, de un cineasta israelí llamado Shimon Dotan, una película que “tuvo una excelente recepción en el New York Times“, donde se describió como una “mirada absorbente”. Palestinos detenidos en cárceles israelíes … llenos de entrevistas notables”.

“Se enfocó”, dice Arnold lentamente, con incredulidad aún apuntalando sus palabras, ” sobre la mujer que asesinó a nuestra hija. El rostro sonriente de esa mujer, una imagen de total satisfacción personal, se veía desde la primera plana de una de las secciones del New York Times. Fue un documental filmado dentro de las cárceles israelíes. Israel les había permitido entrevistar a Ahlam Tamimi.

 “Y en la película, ella finge aprender en cámara cuántos niños asesinó. Shimon Dotan le pregunta: ¿Sabes cuántos [niños] murieron en el ataque? Tres, dice ella. No, dice él. Ocho. Ella sonríe. Ella había pasado por un juicio y sin duda conocía el número de muertos. Esta fue una actuación.

“Esa sonrisa de que eran ocho y no tres fue para beneficio del New York Times. Este fue un ejercicio importante para humanizar a un monstruo, un bárbaro que nunca ha sugerido remordimiento. Por el contrario, construyó una carrera felicitándose a sí misma y alentando a otros a hacer lo mismo”.

Hasta que leyeron ese artículo del New York Times, dice Arnold, habían pensado que la batalla que tuvieron que librar fue continuar de alguna manera después de la muerte de Malki y honrar adecuadamente su memoria. La película, y la crítica, dice, fue el primer indicio de que también tendrían que luchar por la justicia.

Y luego vino el trato de Shalit.

En junio de 2006, dos soldados israelíes fueron asesinados y un tercero fue agarrado de su tanque dentro de una base de las FDI en el sur de Israel, por una célula terrorista que se había infiltrado a través de un túnel excavado bajo la frontera de la Franja de Gaza.

Gilad Shalit, de 19 años, fue arrastrado de regreso a través del túnel hacia Gaza, donde fue secuestrado por Hamas, el grupo terrorista que un año después tomó el control total de Gaza. Al deleitarse con la incapacidad de Israel para encontrarlo y rescatarlo, Hamas exigió la liberación de un gran número de asesinos terroristas y otros prisioneros de seguridad palestinos detenidos en cárceles israelíes.

E Israel, un país de reclutamiento obligatorio con un compromiso central de no dejar atrás a ningún soldado; un país que ha demostrado repetidamente que está dispuesto a consentir en “intercambios” de prisioneros radicalmente lapsados ​​para traer a casa a las tropas capturadas a pesar de que siempre insiste en que nunca volverá a hacerlo, en última instancia capituló.

Cuando la gente comenzó a hablar sobre un posible acuerdo para la liberación de Shalit, los Roth comenzaron a tener una terrible sensación de presentimiento. Sin duda, era inconcebible que la mujer regodeadora7 jactansiosa que había orquestado una de las peores atrocidades terroristas de la Segunda Intifada, glorificada en la toma de esas 15 vidas inocentes, alentara a otros a seguir su ejemplo y expresó todo lo contrario al remordimiento. ser, ser, ser puesto en libertad. ¿No fue así?

Frimet contactó repetidamente con el Ministerio de Justicia, buscando garantías de que Tamimi no fuera liberada. Le dijeron repetidamente que simplemente no había una lista de prisioneros para ser liberados.

Y luego, justo antes de que el acuerdo fuera aprobado y llevado a cabo en octubre de 2011, el entonces jefe del departamento de indultos del ministerio, Emi Palmor, telefoneó a Arnold “y nos dijo que Tamimi estaba incluida” entre los 1.027 prisioneros que Israel establecería. libre para asegurar el lanzamiento de Shalit. (Palmor, quien según los Roth fue uno de los pocos funcionarios israelíes que intentó ayudarlos y nunca les mintió, se convirtió en directora general del Ministerio de Justicia en 2014; fue despedida sumariamente el verano pasado por el nuevo ministro Amir Ohana.)

“Ambos escribimos a Bibi [Netanyahu], tres cartas separadas durante algunos meses, suplicándole: hagas lo que hagas, simplemente excluirla”, dice Arnold. “No, no hagas el trato con Shalit. Pero, ella es única”, única en la medida en que liberarla sería tan contraproducente, inmoral, injusta … y peligrosa. “Ella es una periodista, carismática, que tomó tantas víctimas, que muestra la ausencia total de cualquier remordimiento”.

Ninguna de las tres cartas fue reconocida.

Este fue una de ellas, traducido del hebreo, enviado a Netanyahu por fax dos meses antes de que se llevara a cabo el acuerdo con Shalit.

Carta al Primer Ministro

17 de agosto de 2011

Hemos leído sobre la reanudación de las negociaciones entre Israel y Hamas sobre la liberación de cientos de terroristas palestinos a cambio de la liberación de Gilad Shalit. Los informes dicen que Israel está preparado para el compromiso.

Esta noticia nos concierne profundamente y muy personalmente. Parece probable que la asesina de nuestra hija, Ahlam Tamimi, sea uno de los terroristas cuya liberación exige Hamas.

Hace diez años, Tamimi transportó la bomba reforzada con clavos de 10 kilogramos, se la entregó a Izzedin Al-Masri y lo escoltó a través del centro de la ciudad de Jerusalén hasta el restaurante Sbarro, el objetivo que había elegido para su multitud de mujeres y niños. Ella instruyó a “su arma”, Al-Masri, el terrorista suicida, que retrasara su detonación hasta que tuviera tiempo de escapar de la escena. Quince hombres, mujeres y niños perecieron en la masacre que siguió.

Después de su confesión, condena y sentencia a 16 términos de vida, Tamimi declaró en una entrevista: “No lamento lo que hice. Saldré de la cárcel.

Les suplicamos que recuerden las almas preciosas de las víctimas.

No trivialicen sus vidas permitiendo que su asesina escape al castigo. Este monstruo en realidad sonrió cuando supo por un entrevistador que la cantidad de niños que mató fue mayor de lo que había supuesto. Le han permitido, inexplicablemente, una entrevista y una aparición en una película documental, y en ambas ocasiones declaró que no siente remordimiento.

Liberar a Tamimi será, para nosotros, similar a asesinar a nuestra hija por segunda vez. Además, demostrará que este es un estado en el que uno realmente puede “salirse con la suya” y desatará un monstruo mortal que ha jurado reanudar las actividades terroristas contra los israelíes.

¿Puede correr ese riesgo?

Frimet y Arnold Roth

Arnold: “Cuando Bibi anunció la liberación pendiente, dijo: Mi corazón está con las víctimas. Dijo que les escribiría a todos ellos.

Frimet: “La impresión que dio fue que todos recibimos una carta personal. Llamé a la Oficina del Primer Ministro semanas después de que se hizo el trato. Nunca olvidaré la conversación. Dije, nunca recibí una carta, y nadie más que conozca quién fue víctima recibió una carta. La mujer en el teléfono (Frimet me dice el nombre de la mujer; desde entonces ha seguido una carrera impresionante en el sector privado) dijo que los llevaron a la oficina de correos. Alguien en el fondo dijo: Dile, cientos de cartas. Ella me dice que se enviaron cientos de cartas.

“Le pedí que solo me dijera la verdad. Dije que volvería a llamar en 24 horas. Nunca podría volver con ella …

Ahlam Tamimi nació y creció en Jordania, y vivió allí hasta un año antes del atentado. Según la autora Barbara Victor, quien la entrevistó en prisión por un libro llamado “Ejército de Rosas”, fue enviada por su familia a Cisjordania después de quedar embarazada fuera del matrimonio: el niño fue llevado para que lo criara hermano; ella debía redimirse como activista de Fatah.

En cambio, fue reclutada en la Universidad de Birzeit para Hamas e invitada a participar directamente en la realización de ataques terroristas, la primera mujer recluta, según los fiscales militares de Israel. Más tarde afirmaría haber tenido credenciales de periodista de la Autoridad Palestina, lo que aparentemente le permite una mayor facilidad de acceso, pero esto no está confirmado.

Hizo su nuevo hogar en Nabi Salah, un pequeño pueblo al norte de Ramallah, donde tenía muchos primos. Entre ellos se encuentra Bassem Tamimi, un supuesto activista de derechos humanos condenado por Israel por alentar la violencia que fue patrocinado por la sucursal estadounidense de Amnistía Internacional en una gira de discursos en 2015 que incluyó apariciones en grupos escolares tan jóvenes como de tercer grado. La hija de Bassem, Ahed, fue noticia en todo el mundo por abofetear a un soldado israelí en un enfrentamiento a fines de 2017.

Por su propia cuenta, Ahlam Tamimi ya era una asesina en masa de judíos antes de orquestar el bombardeo de Sbarro. Menos de dos semanas antes, había plantado un dispositivo explosivo, una bomba en una lata de cerveza, entre las verduras en el supermercado del sótano de los grandes almacenes Hamashbir en King George St. Más tarde afirmaría que el dispositivo destruyó la tienda y mató a muchos judíos. , pero que los perniciosos sionistas lo encubrieron.

De hecho, el dispositivo se disparó con un pequeño estallido, sin causar daños. Tamimi, furiosa, resolvió no fallar nuevamente.

Arnold: “Ella le dijo a Hamas, dame una bomba decente”.

La bomba Sbarro fue un dispositivo horrible, construido por un fabricante de bombas de Hamas llamado Abdullah Barghouti, quien fue arrestado por el Shin Bet dos años después. Barghouti cumple 67 cadenas perpetuas más 5,200 años en confinamiento solitario en la cárcel de Beit She’an Gilboa, por las 66 personas asesinadas y los cientos heridos, en actos de terror en los que él y sus explosivos jugaron un papel. El término es el más largo que se haya transmitido en la historia de Israel; Israel se negó a liberarlo en el acuerdo con Shalit. (Hamas ha estado presionando durante años por la liberación de Barghouti; su madre le dijo a la televisión jordana a fines de 2018 que estaba optimista de que pronto sería liberado).

Fue Tamimi quien eligió y revisó la intersección de King George-Jaffa Road para el ataque del 9 de agosto. Más tarde presumiría, con precisión o de otro modo, sobre muchos otros aspectos de su experiencia asesina, pero los fiscales israelíes fueron definitivos: “El 8 de agosto, la acusada fue de Ramallah a Jerusalén para encontrar un lugar apropiado para el ataque”, la posterior acusación israelí contra ella diría.

“Meet #AhlamTamimi who killed my daughter #Malki and 15 others. Hard not to see the thrill she gets from talking about her massacre. She’s not in prison: #Jordan’s king can explain why.

Thanks to @MEMRIreports who do non-Arabic-speakers a great service by translating such clips.”

De vuelta en la escena al día siguiente con al-Masri, ella le dijo que caminara en medio de la intersección y detonase la bomba de la caja de la guitarra en el corazón de las multitudes en el cruce allí, anticipando que esto causaría la mayor cantidad de víctimas, incluyendo muchos niños judíos.

En cambio, minutos después de que ella lo dejara, él decidió ir a Sbarro.

Mientras regresaba a Ramallah, y la noticia del bombardeo estalló, “los palestinos alrededor de la Puerta de Damasco estaban todos sonrientes”, dijo Tamimi en una entrevista de 2012 con la televisión Al-Aqsa de Hamas . “Se podía sentir que todos estaban felices. Cuando me subí al autobús a Ramallah, nadie sabía que había sido yo quien había llevado a al-Masri a la escena”.

Pero ella misma estaba bastante desanimada: Al-Masri había ignorado sus instrucciones y había ido al restaurante en lugar de autodetonarse afuera, y los informes iniciales fueron de solo tres muertes. “Admito que estaba un poco decepcionada, porque esperaba un número mayor de víctimas. Sin embargo, cuando dijeron ‘tres muertos’, dije: ‘Alá sea alabado’ … Dos minutos después, dijeron en la radio que el número había aumentado a cinco. Quería ocultar mi sonrisa, pero no pude. Alá sea alabado, fue genial. A medida que aumentaba el número de muertos, los pasajeros aplaudían. Ni siquiera sabían que yo estaba entre ellos.

“En el camino de regreso, pasamos un puesto de control de la policía palestina y los policías se reían. Uno de ellos asomó la cabeza y dijo: “Felicitaciones a todos nosotros”. Todos estaban felices”.

El fabricante de bombas Barghouti, exaltó, “hizo un trabajo perfecto … y los resultados sorprendieron a todos, gracias a Allah”.

A las 7 de la tarde, Tamimi estaba leyendo las noticias sobre Istiqlal, informando sobre los bombardeos que había facilitado.

Sin el conocimiento del público israelí, y de hecho inicialmente para los Roth, fue localizada y arrestada en cuestión de semanas, juzgada en un tribunal militar israelí, confesó múltiples cargos de asesinato y fue sentenciada a 16 cadenas perpetuas.

Arnold: “Alguien que nunca se identificó llamó por teléfono y sugirió que nos reuniéramos fuera del campamento de Ofer [y prisión, al norte de Jerusalén]. Me dio el protocolo y los documentos de sentencia del juicio. Deberíamos haberlos obtenido como algo natural, pero ahora nos damos cuenta de que eso nunca iba a suceder. Ese hombre nos ayudó mucho”.

Frimet: “Sus 16 términos de cadena perpetua han sido ampliamente reportados erróneamente en los medios de comunicación árabes durante 16 años, lo que implica que en algún momento le correspondería la libertad condicional. Solo otra de las mentiras. En su sentencia, los tres jueces dijeron específicamente que Tamimi nunca debería ser elegible para el indulto, la libertad condicional anticipada o cualquier otra liberación”.

Arnold: “Nadie del gobierno nos ha dicho nada sobre esto, ni nada sobre nada, con la excepción de Emi Palmor. Ella me invitó a conocerla después del trato con Shalit. Ella me dio papeles, que mostraban que, de nuevo en contra de todos los informes, nadie fue perdonado. Sus términos fueron conmutados condicionalmente, lo cual es algo muy diferente. La idea de que el presidente Peres estuvo despierto toda la noche firmando indultos, como dicen algunos informes de noticias: falso. Palmor me mostró los términos reales del lanzamiento; El término de Tamimi fue conmutado en condiciones explícitas.

En su liberación en octubre de 2011, Tamimi fue transportada por Israel junto con otros prisioneros de seguridad liberados a El Cairo, donde fue recibida por el líder de Hamas, Khaled Mashaal.

Luego fue “trasladada como VIP a Jordania”, dice Arnold. La única prisionera liberada en el acuerdo con Shalit que tenía la ciudadanía jordana y fue devuelta a Jordania, y fue recibida con una ruidosa bienvenida al aeropuerto Queen Alia.

Días después, fue honrada con una recepción en el edificio del Tribunal de Justicia de Jordania.

Cuando se le preguntó en una entrevista en el momento si, si pudiera “retroceder en el tiempo”, realizaría un ataque a gran escala, respondió : “Por supuesto. No me arrepiento de lo que pasó. Absolutamente no. Este es el camino. Me dediqué a la jihad por el bien de Allah, y Allah me concedió el éxito. Sabes cuántas bajas hubo. Esto fue posible gracias a Allah. ¿Quieres que denuncie lo que hice? Eso está fuera de la cuestión. Lo volvería a hacer hoy, y de la misma manera”.

Años más tarde, Tamimi le diría a Al-Jazeera que su liberación fue como “nacer de nuevo”.

Por la liberación de Tamimi, Frimet luego escribiría en una publicación del blog del Times of Israel, sintiendo que Malki “fue asesinado por segunda vez”.

Arnold escribió en ese momento: “Todos quieren que Gilad Shalit esté en casa, sano y salvo. Si fuéramos sus padres, podríamos haber hecho lo que hicieron los Shalits. Pero esto no es lo mismo que decidir, como primer ministro o como gabinete, lo que es bueno para el país, para el pueblo de Israel. El júbilo que emanaron los dos gobiernos árabes palestinos esta noche, los regímenes de Hamas y Abu Mazen, debería dejar en claro a los amigos de Israel en todas partes que algo terrible ha sucedido esta noche. Podemos llegar a lamentar amargamente esta transacción en los años venideros”.

Entonces las cosas empeoraron aún más.

Arnold: “Nuestra esperanza era que ella desapareciera en la carpintería, y que nuestra preocupación de que ella fuera un foco tóxico para cosas terribles en Jordania demostraría ser infundada. Pero lo contrario es cierto.

Habiendo orquestado el bombardeo de Sbarro, celebrándolo, celebrado por él y luego liberado, sin arrepentimiento, por Israel solo una década después, Tamimi se envalentonó, incluso eufórica. Después de todo, había demostrado ser superior a la ley, y había sido aclamada por sus palestinos y jordanos por su salvajismo.

Arnold: “La primera señal de su nueva carrera fue que, a partir de febrero de 2012, se convirtió en la presentadora de un programa en Jordania llamado ‘Breezes of the Free’ en todo el mundo de habla árabe a través del canal de televisión satelital Al-Quds de Hamas y un gran cantidad de sitios de transmisión de internet. Comenzó con valores de producción primitivos, pero se convirtió en una producción ingeniosa, todos los viernes durante unos cinco años, orientada a servir, como ella dijo, como “un puente de dos vías entre nuestros prisioneros y el pueblo palestino”.

Viajó extensamente y con frecuencia dentro de Jordania y a numerosos países árabes, incluidas visitas repetidas a Argelia, Kuwait, Líbano, Qatar, Túnez y Yemen, hablando con grupos escolares y universitarios, sindicatos y en televisión, presumiendo de su papel central en el Masacre, del alto número de muertos y de su intención de matar a niños judíos, preferiblemente religiosos observadores, dice Arnold. Ella estaba diseminando lo que él llama “su mensaje de ultraviolencia redentora”.

Luego siguió su boda terrorista de celebridades, a otro de sus primos, Nizar Tamimi.

Al igual que Ahlam, Nizar Tamimi es un asesino convicto; como Ahlam, fue liberado en el “intercambio” de Shalit. Semanas después de la firma de los Acuerdos de Oslo en el césped de la Casa Blanca en 1993, Nizar asesinó brutalmente a Chaim Mizrahi, un estudiante del asentamiento de Beit El, que fue emboscado cuando iba a comprar huevos, como lo hacía cada semana, a un agricultor palestino en Ramallah . Nizar y otro pariente más, Said Tamimi, apuñaló a Mizrahi hasta la muerte, metió su cuerpo en el baúl de su auto y prendió fuego al vehículo.

“Me resistí a la ocupación con mi amor y mi compromiso con este prisionero”, dijo Tamimi más tarde a Al-Jazeera, en un elegante informe de televisión. “El lado positivo de estar en prisión es que nos ayudó a acercarnos”.

El lado negativo, sin embargo, fue que bajo los términos de su liberación, Israel le prohibió cruzar a Cisjordania desde Jordania, y a él se le prohibió salir de Cisjordania. Una gran cantidad de artículos en los medios de comunicación árabes, recuerda Arnold, estaban criticando a Israel por su crueldad al mantener a los tortolitos separados.

Arnold: “Es verano de 2012, y recibo una alerta de Google de que Nizar Tamimi, prometido de Ahlam, está en el Puente Allenby, tratando de cruzar a Jordania para casarse y vivir con ella, y los israelíes lo están impidiendo.

“Contratamos a un abogado el mismo día, buscando una orden judicial para evitar que Israel le permitiera irse. Archivamos los papeles a la mañana siguiente. Durante los siguientes tres días, los funcionarios del gobierno nos molestaron, diciéndonos que no involucráramos a los jueces del Tribunal Superior de Justicia, asegurándonos que lo resolverían todo”.

“Al tercer día supimos que se le había permitido cruzar a Jordania casi de inmediato. Él ya estaba en Jordania mientras estábamos tratando con abogados. Israel nunca se había opuesto a eso. Fueron los jordanos quienes, inicialmente, habían dicho que no.

Semanas después, en junio, la pareja se casó en una boda espectacular a la que asistieron cientos y que fueron cubiertos en vivo por estaciones de televisión árabes, celebradas en los terrenos del Complejo Sindical y de Asociaciones Profesionales de Ammán, un lugar conocido por las banderas israelíes pintadas en el piso en su vestíbulo de entrada para que los visitantes pisoteen.

Ahlam Tamimi había orquestado el asesinato de su hija y otros 14. Atrapada y condenada, fue liberada por Israel después de menos de una década, y se convirtió en un modelo a seguir para los extremistas islámicos que odiaban a los judíos y arrojaba odio en un programa de televisión. Y ahora, a los 31 años, estaba comenzando la vida de casada, con ganas de criar sus propios hijos, con su esposo asesino Nizar, de 38 años, que también había sido liberado por Israel.

Arnold: “Cuando fue encarcelada, pensamos que había terminado. Pero luego fue liberada. Y ahora le habían dado no solo una vida de libertad, sino una vida de privilegio y celebridad.

“Decidimos que necesitaba ser llevada ante la justicia”.

En marzo de 2012, tres meses antes de la boda de Tamimi, Arnold Roth había volado a Washington, DC. Él tenía un abogado. Hicieron algunas llamadas. El Departamento de Justicia acordó reunirse con él.

Arnold: “Aprendí de mi propia investigación y de contactar a expertos que EE. UU. había promulgado una ley que le otorgaba jurisdicción global para involucrarse donde se lleva a cabo un acto de terror en algún lugar fuera de los Estados Unidos y se mata a un ciudadano estadounidense. La ley dice que el perpetrador tiene que ser llevado ante la justicia de los Estados Unidos, y las diversas armas de la policía de los Estados Unidos lo hacen”.

Esta es la ley que explica por qué los Roth están encabezando la batalla para que Estados Unidos lleve a Tamimi ante la justicia. “Estamos aprovechando nuestra posición privilegiada como padres de un ciudadano estadounidense, lo que nos permite activar 18 USC Sec. 2332 (b) Esta es una ley federal de los Estados Unidos que dice que si un ciudadano estadounidense es asesinado por terroristas en el extranjero, el gobierno de los Estados Unidos afirma su jurisdicción y se le ordena enjuiciar al perpetrador en toda la extensión de la ley. No hay un estatuto de limitaciones”.

“También supe que Estados Unidos tiene un tratado de extradición activo con Jordania, desde 1995.

“Pero también supe que Estados Unidos nunca había invocado esta jurisdicción global por ningún acto de terrorismo llevado a cabo en Israel”.

Claramente, concluyó, DC necesitaría algo de aliento.

“Fui al Departamento de Justicia con mi abogado. Pasamos varias horas allí. Había grabado a Frimet en un video la noche anterior; ella no puede viajar por Haya. Nuestro mensaje fue que estábamos buscando desesperadamente la justicia que nos había eludido de maneras excepcionalmente crueles”.

Evidentemente fue una presentación efectiva.

“El encuentro arrojó el compromiso de ‘perseguir a esta mujer si podemos'”.

De vuelta en Jerusalén, rastreó el archivo de la acusación contra Tamimi en la sede de la policía en el Compuesto Ruso. Trabajando en una fotocopiadora en un rincón, se cubrió los ojos al ver fotos de Malki y otras víctimas. Un policía lo miró y le preguntó si estaba bien. “Estoy leyendo el archivo de asesinato de mi hija”, respondió.

Escaneó digitalmente las copias y las envió al Departamento de Justicia en Washington; se convirtió en la base de la acción estadounidense, se enteró más tarde.

Arnold: “Durante cinco años, no escuchamos nada. Perdimos la esperanza en el camino”.

Frimet: “Periódicamente le dijeron a nuestros abogados que las cosas se están moviendo”.

Arnold: “De la nada, antes de Purim 2017, recibimos una llamada: nos gustaría reunirnos con usted en Jerusalén la próxima semana”.

Se reunieron en el Hotel David’s Citadel, un pequeño grupo de funcionarios estadounidenses visitantes, los Roth y los padres de Shoshana Hayman Greenbaum.

‘Estábamos encantados. Pensamos que esto era realmente algo. Éramos tan estúpidos ‘- Frimet Roth

Arnold: “Dijeron: Te hemos llamado aquí porque estamos a punto de anunciar en Washington, DC el desvelamiento de una denuncia penal. Ahlam Tamimi ha sido acusada en un tribunal federal. Le hemos pedido a Jordan que la extradite. La han agregado a la lista de los más buscados del FBI. Esto se anunciará dentro de tres horas”.

Horas después de la reunión en el Hotel Citadel, se llevó a cabo una conferencia de prensa en DC, llena de lo que Arnold llama “declaraciones de alto tono sobre la justicia que no se frustra”. Se emitió un comunicado de prensa .

Ahlam Tamimi en la lista de los más buscados del FBI

Frimet: “Estábamos encantados. Pensamos que esto era realmente algo. Fuimos tan estúpidos “.

¿Estúpido?

Arnold: “Uno de los visitantes estadounidenses dijo que deberíamos vernos ahora como si estuviéramos en el tribunal de la opinión pública. Lo que quiso decir, creo, fue que el caso de los Estados Unidos estaba estancado. En realidad habían estado sentados allí durante años. El juez federal había emitido la orden de arresto en 2013, cuatro años antes. Habían estado negociando con los jordanos y tropezando con paredes de ladrillo. Como supimos más tarde, Jordania no tuvo problemas para extraditar a los Estados Unidos bajo el tratado en varias ocasiones. Hasta el caso de Tamimi.

Menos de una semana después, la corte suprema de Jordania, la corte de casación, dictaminó que era inconstitucional para Jordan extraditar a Tamimi a los Estados Unidos.

Estados Unidos no dijo nada públicamente.

Y eso fue eso.

“Estados Unidos decidió perseguir a una mujer sin razones obvias” – Ahlam Tamimi

En 2017, Tamimi fue entrevistada por Al-Jazeera, que señaló con simpatía “su terrible experiencia con la solicitud de extradición de Estados Unidos”. Se quejó de haber sido detenida brevemente por la rama jordana de Interpol mientras conducía para visitar a su padre y se declaró “sorprendida por el comportamiento estadounidense” al tratar de enjuiciarla. Como siempre, no ocultó su papel en la masacre de Sbarro, pero dijo que no tenía idea de que había estadounidenses entre los muertos. “Estados Unidos ha decidido perseguir a una mujer sin razones obvias”, declaró, con la cara seria.

Unos meses más tarde, en enero de 2018, rindió homenaje a su prima Ahed, que abofeteaba a los soldados, en un evento de solidaridad en el que, sentada junto a un ex primer ministro de Jordania y otras figuras públicas, fue la oradora principal.

Alrededor de ese tiempo, después de que Arnold insistiera mucho en las autoridades estadounidenses, apareció una recompensa de $ 5 millones junto a la cara de Tamimi en la lista de los más buscados del FBI. No disuadió a Tamimi.

Unos meses más tarde, ella y su esposo recibieron un largo homenaje al estilo “Esta es tu vida” en Caravan, un programa de televisión juvenil en uno de los canales más populares de Jordan.

Arnold: “Intentamos que la gente se interesara por el caso. No llegamos a ninguna parte.

Arnold: “Nos dimos cuenta de lo burlados que habíamos estado. Nos dimos cuenta de que Estados Unidos sabe exactamente dónde está ella. Ella es entrevistada en su casa por personas como Al Jazeera y AP regularmente. (En marzo pasado, Tamimi le dijo con confianza a Al-Jazeera: “Mi presencia en Jordania me ha dado poder porque no hay acuerdo entre ésta y Estados Unidos para extraditar a ninguna persona buscada”).

“Comenzamos a insistir en que los funcionarios estadounidenses nos contaran lo que estaba sucediendo. Las respuestas fueron evasivas.

“Comenzamos a contactar a activistas judíos en DC, personas en el Congreso. Estábamos hablando con la pared. La gente parecía no querer comprometerse con nosotros”.

Los Roth dicen que estaban “recibiendo indicios en Washington” de que los funcionarios israelíes estaban trabajando detrás de escena para garantizar que Estados Unidos no “llamara a Jordania” por el caso, por dos razones.

La primera razón: porque Israel no quería y no quiere que el rey y su liderazgo se vean socavados en su país por una demanda estadounidense muy publicitada de que extradite a una heroína terrorista. Esta es una consideración enormemente significativa, dado el potencial de desestabilización de la volatilidad en Jordania en cualquier momento, y ciertamente con respecto a un caso tan sensible como este. El tratado de paz puede ser frío, y la opinión pública en Jordania puede ser ampliamente hostil a Israel, pero la asociación bilateral de seguridad e inteligencia es un interés estratégico israelí clave. Estados Unidos también, por supuesto, está fuertemente invertido en su alianza con la monarquía.

La segunda razón: porque Netanyahu no quería ser humillado y lastimado políticamente por la intervención de Estados Unidos para exigir justicia para una asesina en masa que el primer ministro había liberado.

Los Roth dicen que no tienen evidencia directa de tal esfuerzo israelí, pero están convencidos de que esto es lo que ha estado sucediendo: Arnold dice: “Alguien en el gobierno de los Estados Unidos le dijo a alguien que nos ayuda que la Oficina del Primer Ministro no quiere ver Tamimi extraditada para ser juzgada en los Estados Unidos “.

¿Porque?

Frimet: “Porque hace que Netanyahu se vea mal. Él la soltó.

Pero ahora, en los últimos meses, han surgido razones débiles para la esperanza.

La primera se produjo a principios de noviembre, cuando el Departamento de Estado de EE. UU. publicara su informe anual país por país al Congreso sobre terrorismo. En su entrada de Jordania se  incluyó un pasaje que también apareció en el informe del año anterior:

Señaló que “en 2017 se desveló una denuncia penal de Estados Unidos acusando a Ahlam Aref Ahmad Al-Tamimi, un ciudadano jordano de unos 30 años, de conspirar para usar un arma de destrucción masiva contra ciudadanos estadounidenses fuera de los Estados Unidos que resultó en la muerte”. El cargo está relacionado con su participación en el ataque suicida con bomba del 9 de agosto de 2001 en un restaurante en Jerusalén que mató a 15 personas, incluidos dos ciudadanos estadounidenses. Otros cuatro ciudadanos estadounidenses se encontraban entre los aproximadamente 122 heridos en el ataque. También se reveló una orden de arresto de Al-Tamimi y una declaración jurada en apoyo de la denuncia penal y la orden de arresto”.

Luego vinieron estas dos frases intrigantes: “En 2018, Jordania continuó citando un fallo de la corte de que su constitución prohíbe la extradición de ciudadanos jordanos. Estados Unidos considera que el tratado de extradición es válido”.

Los Roth no sabían qué hacer con esto. ¿Señaló que EE. UU. estaba a punto de ponerse duro con Jordania, o fue más un simple comentario? Se inclinaban a creer lo último. Claramente, sin embargo, sacudió a los jordanos.

Arnold: “Una consecuencia presuntamente no intencionada del informe del Departamento de Estado es que Rusia Hoy , en su estación árabe, salió con una versión distorsionada de lo que había dicho el Departamento de Estado e insinuó que el cielo se derrumbaría sobre esto. Es un invento total, por supuesto, pero luego otros medios árabes lo pasaron y lo exageraron. Y eso, a su vez, llevó a un parlamentario jordano, Yahya al-Saud, a exigir que el gobierno jordano aclare que no hay condiciones en la tierra en las que Ahlam Tamimi sea extraditado a los Estados Unidos.

“Ahora, el parlamento jordano con frecuencia está lleno de ataques salvajes e intemperantes contra Israel, como el de hace solo unos meses que castiga el acuerdo de gas de Jordania con Israel”. La mayoría de ellos no van a ninguna parte. Este fue más allá: una semana después, Ayman Safadi, el ministro de Relaciones Exteriores, prometió públicamente que Jordania no extraditaría a Ahlam Tamimi. La negativa de Jordan hasta ahora fuera del radar de cumplir con sus obligaciones convencionales se hizo pública y clara. Le agradecimos al ministro en nuestro blog”.

Lo que dijo Safadi , en una conferencia de prensa del 11 de noviembre en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania, fue: “La ley jordana no permite extraditar a ningún ciudadano jordano a un tercer país a menos que haya acuerdos. No hay acuerdo entre Jordania y los Estados Unidos de América para extraditar a Ahlam al-Tamimi. Por lo tanto, no hay base legal para extraditarla. Cumplimos con la ley con respecto a este caso. Hubo solicitudes de algunas partes estadounidenses para extraditarla. Hay una queja legal contra ella. Decimos que estamos actuando de acuerdo con la ley. La ley del gobierno no nos permite extraditarla. No la extraditaremos.

Arnold: “Esta fue la primera vez que el gobierno jordano se relacionó formal y públicamente con el tema”.

Esa negativa pública por parte de un ministro del gobierno jordano de contemplar honrar el tratado de extradición con los Estados Unidos, a su vez, encontró una respuesta en Washington, DC.

El congresista Scott Perry, republicano de la zona rural de Pensilvania, había suscrito en marzo de 2019 a 20 colegas a una carta bipartidista al Secretario de Estado Mike Pompeo exigiendo que Estados Unidos persiga la extradición de Tamimi en “todos los niveles” de interacción con el gobierno jordano. Ofreció una enmienda al proyecto de Ley de Asignaciones de Operaciones Extranjeras y del Estado destinado a garantizar que Jordania, un importante beneficiario de la ayuda estadounidense, corra el riesgo de perder esa asistencia financiera si no cumple con su tratado de extradición y entrega a Tamimi para que sea juzgada en los Estados Unidos.

La enmienda no fue considerada, pero, notablemente, por una vez ese no fue el final del asunto. Lo que es esencialmente la misma demanda – que Jordán extraditar Tamimi o arriesgarse a perder sus aproximadamente $ 1.7 mil millones en ayuda económica vital para Estados Unidos – encontraron su camino en el “ Además Ley consolidada de Asignaciones de 2020 ”, que se convirtió en ley el 20 de diciembre.

En una breve sección (7055) titulada “Extradición”, esta nueva cláusula establece que “Ninguno de los fondos asignados en esta Ley puede utilizarse para proporcionar asistencia … para el gobierno central de un país que ha notificado al Departamento de Estado su negativa” para extraditar a los Estados Unidos a cualquier persona acusada de un delito penal por el cual la pena máxima es la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional …, como se especifica en una solicitud de extradición de los Estados Unidos “.

Arnold: “Ahora, la ley también le da al secretario de estado el derecho de renunciar a esa demanda, si se considera que no es de interés para los Estados Unidos. Entonces, si Estados Unidos decide utilizarlo, cambia todo el diálogo entre Estados Unidos y Jordania. Pero todo podría caer enel montón”.

Aún así, con el gobierno de los EE. UU. ahora formalmente registrado que insiste en que el tratado de extradición es válido en el caso de Tamimi, y la ley de apropiación advierte de las consecuencias financieras para Jordania si el caso no se maneja adecuadamente, los Roth quieren creer que finalmente hay una oportunidad de progreso.

La semana pasada, alentadoramente, siete miembros del Congreso, incluido Perry, escribieron al embajador de Jordania en los EE. UU., Dina Kawar, señalando la amenaza potencial de sanciones de los EE. UU. bajo la nueva cláusula e instando al reino a extraditar a Tamimi.

“Como legisladores, ver a Jordan proporcionar a un atacante confeso impunidad legal mientras rechaza una orden de arresto y una solicitud de extradición de su aliado y amigo más importante, Estados Unidos, equivale a un escenario profundamente preocupante”, escribieron .

“La seriedad potencial de estas disposiciones de sanciones refleja la profunda preocupación del Congreso, la Administración y el pueblo estadounidense. Creemos que es de suma importancia para las relaciones entre EE. UU. y Jordania que se encuentre un resultado que honre la ley jordana mientras se garantiza que esta terrorista y asesina impenitente sea llevada ante la justicia estadounidense. Extraditar a Tamimi en el marco de un tratado efectivo y de larga data es una declaración poderosa de que Jordania no tolerará el terrorismo ni su promoción”.

Había hablado muchas docenas de veces a petición del gobierno de Israel. Todo eso terminó después del acuerdo con Shalit ‘- Arnold Roth

Los Roth ahora se están acercando a los judíos estadounidenses a través del liderazgo judío organizado y los medios de comunicación judíos, instándolos a asumir el caso. Y están haciendo muchas preguntas incómodas, que algunas personas sin duda prefieren no preguntar, sobre por qué a Tamimi se le ha permitido escapar de la justicia durante todos estos años.

Frimet: “Muchas delegaciones han trotado para visitar al rey – grupos del Congreso, grupos y líderes judíos – honrándolo y regalándolo, y rara vez le preguntan sobre Tamimi.

Arnold: “En el lado positivo, he hablado con Malcolm Hoenlein (el vicepresidente ejecutivo saliente de la Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judías estadounidenses) y Daniel Mariaschin (el vicepresidente ejecutivo de B’nai B’rith International) y otros. Les digo que no entiendo por qué este problema no se está tratando adecuadamente. Simplemente no veo el lado negativo, así que díganos si lo hay. ¿Es porque todos ustedes no quieren avergonzar a Bibi?

Arnold: “Cuando tengo estas conversaciones, veo la cara de Malki frente a mí. No estamos buscando una exención de impuestos ni ser nombrados embajadores. Esto es justicia para Malki; Este es nuestro mayor llamado. Y la gente necesita entender que hay más en juego en esto. No se ha hecho justicia en el caso del asesinato de nuestra hija. Pero nuestra hija fue una de las 16 personas asesinadas ese día. (Arnold incluye a Chana Nachenberg en ese recuento). La naturaleza del engaño que se ha llevado a cabo para evitar que se haga justicia debería asustar a la gente”.

Frimet: “Ha sido esta batalla increíblemente cuesta arriba, incluso a nivel de hechos básicos. En general, un asesinato es reconocido como el horrible crimen que es. Aquí hay tantas personas que sostienen que no fue un asesinato en absoluto, sino una actividad de resistencia. Los informes de noticias con demasiada frecuencia describen [Tamimi] como ‘la conductora’. Ella no era la conductora. Ella lo exploró; ella trajo la bomba. Estaba buscando el objetivo más apropiado, donde podría matar a la mayoría de las mujeres y niños judíos. Ella ha dicho eso.

“Sin embargo, siento que tenemos que dar a conocer constantemente estos hechos. Son barridos debajo de la alfombra. Eso hace que nuestra lucha sea mucho más difícil”.

“Y también hay un elefante en la habitación: las víctimas israelíes son vistas en una categoría diferente”.

Los Roth simplemente no pueden y no admitirán que la justicia se subvierta en el ostensible interés más amplio de proteger a este primer ministro israelí, ese monarca jordano, o incluso la causa estratégica de la estabilidad jordana perdurable.

Arnold: “La mayoría de los medios nos han visto a Frimet y a mí como leprosos”.

¿Por qué?

“Hablé muchas docenas de veces a pedido del gobierno de Israel. Todo eso terminó después del acuerdo con Shalit.

“Pero la verdadera razón [por toda esta negativa a actuar adecuadamente para llevar a Tamimi ante la justicia] es que hay personas que no quieren que la regla del buen rey Abdullah se vea socavada por la obsesión de los padres en duelo que no pueden permitirlo. Vamos. Hay problemas mayores, de realpolitik, para los adultos en la sala”.

Esas dos oraciones, junto con la creencia de que los que rodean a Netanyahu quieren protegerlo de la culpa en su manejo del caso y de todo el trato con Shalit, van al corazón de la desesperada queja de los Roth. Simplemente no pueden y no tolerarán que la justicia se subvierta en el ostensible interés más amplio de proteger a este primer ministro israelí, ese monarca jordano, o incluso la causa estratégica de la estabilidad jordana duradera.

En otras palabras, no solo buscan justicia para Malki, sino que también ven su batalla como una para exponer fallas e ideas falsas, y permanecer en deshonestidades e hipocresías y políticas erróneas, lo que significa que se arriesgan y pierden más vidas inocentes.

Es su argumento, más bien, que Israel sería más saludable y más fuerte si lidiara honesta y seriamente con lo que ven como las terribles consecuencias del “intercambio” equivocado de Shalit. Su argumento es que Jordania sería más saludable y más fuerte si su liderazgo enfrentara el mal del terrorismo y el papel de su ciudadanoaAhlam Tamimi en el terrorismo, e hiciera lo correcto y enviara el mensaje correcto a su público al extraditarla.

En otras palabras, no solo buscan justicia para Malki, sino que ven su batalla como una para exponer también los fracasos e ideas falsas, y las deshonestidades e hipocresías permanentes y políticas erróneas, lo que significa que se arriesgan y pierden más vidas inocentes.

Arnold: “He tenido suficiente exposición a las opiniones de figuras políticas de alto nivel de casi todo el mundo desde el asesinato de Malki para saber que, de manera fundamental y peligrosa, no se entiende el terrorismo.

“Puedo ilustrar esto por lo que sucedió cuando los clubes nocturnos en Bali fueron destruidos en un ataque con bomba islamista en 2002. Entre muchas otras víctimas, unas 100 familias australianas perdieron a sus hijos. El editor de un destacado periódico australiano, el Melbourne Herald Sun, me contactó y me pidió que escribiera un artículo, un mensaje personal para las familias que habían perdido a sus hijos. Yo lo escribí. El periódico nunca lo publicó. Y el editor nunca me respondió”.

Por qué no?

“La gente en el poder no quiere enfrentar el terrorismo. Pagan mucho servicio de labios en lugar de realmente relacionarse con él. Tenemos que recordarles la primacía de la justicia al tratar con los perpetradores del terrorismo y la pendiente muy resbaladiza que hace que las personas lleguen a conclusiones realmente erróneas sobre aquellos que abogan y llevan a cabo el terrorismo. Existe una ambivalencia que es injustificable cuando el mundo enfrenta el terrorismo en general, y los israelíes como víctimas del terrorismo en particular.

Fighting Terrorism por Benjamin Netanyahu, publicado por primera vez en 1995

“No hay una fuente más clara de sabiduría sobre lo que se debe hacer sobre el terrorismo que el hombre que escribió el libro definitivo sobre el tema, Binyamin Netanyahu, quien tuvo un éxito de ventas, varias ediciones. El consejo que da es exactamente el espejo opuesto de lo que hizo cuando se enfrentó al desafío del acuerdo con Shalit. Entiendo por qué se siente demasiado avergonzado para comprometerse con nosotros”.

Hoy, Ahlam Tamimi vive en Ammán, abiertamente, no escondida, a pesar de esa recompensa de $ 5 millones y a pesar de que Estados Unidos supuestamente persigue su extradición. Recientemente completó una maestría en periodismo en la Universidad privada de Oriente Medio de Amman.

Ella le dijo a Al-Jazeera en 2017 que tenía la intención de criar una familia.

Los Roth han logrado cerrar numerosas de sus cuentas en Facebook y Twitter a lo largo de los años, y la ADL la semana pasada anunció que Twitter e Instagram la habían arrancado por enésima vez. Pero ella continúa dando entrevistas y escribiendo artículos de opinión. Ella sigue siendo una inspiración para los musulmanes jóvenes e impresionables.

Arnold: “Hace unos 10 años, Rym Brahimi, ex reportera de CNN y vástago de una prominente familia argelina que se casó con el príncipe Ali de Jordan (medio hermano del rey) y se convirtió en princesa Rym al-Ali, se encargó de construir un escuela de periodismo de clase mundial en Amman: The Jordan Media Institute . Este fue un movimiento bienvenido, ya que Jordania tiene una prensa muy libre de estándares mundiales. (Freedom House, que llama a Jordania “parcialmente libre” en su informe de 2019, considera que sus medios y grupos de la sociedad civil están “obstaculizados por leyes restrictivas y presión gubernamental”). En 2014, los estudiantes del Jordan Media Institute, que mantuvieron su propio sitio web, proclamó a Ahlam Tamimi como su modelo de éxito, el periodista que querían ser.

“Escribí sobre eso y escribí a la gerencia de la JMI. Escribí a los financiadores extranjeros de la JMI. Un tercio de ellos dejó de financiar y retiró su afiliación. Los gobiernos de Australia y EE. UU. decidieron no retirar sus fondos. Nadie de la JMI respondió. Cerraron el sitio web y lo reconstruyeron seis meses después sin signos de Tamimi.

“En un artículo reciente de opinión , que se publicó en unos 20 artículos, atacó directamente al rey Abdullah. Ella dijo que si este fuera el Rey Hussein, él habría descubierto cómo liberar a los prisioneros jordanos en las cárceles sionistas aprovechando a un israelí ruso que fue juzgado por cruzar ilegalmente a Jordania.

“También escribí sobre esto: ¡Está atacando al rey! ¿Por qué la está protegiendo?

Legalmente hablando, ¿puede Ahlam Tamimi ser llevada ante la justicia? Como en, ¿puede ser juzgada nuevamente, después de que fue declarada culpable de asesinato, sentenciada, encarcelada y liberada por orden del gobierno de Israel?

Daoud Kuttab, periodista y analista con sede en Ammán, insiste en que la respuesta es no. “Hay una regla contra el doble peligro. No puede ser castigada y pagar su precio en Israel y luego ser juzgada por lo mismo en Estados Unidos”.

Sin embargo, los Roth insisten en que la respuesta es sí, y otros expertos que hablaron en privado con The Times of Israel se inclinan a aceptar.

Arnold: “Fue condenada por actos de asesinato en su propia confesión. Ahora ha sido acusada con diferentes cargos y en una jurisdicción diferente. Existe un acuerdo de pared a pared entre los expertos legales del Departamento de Justicia de que no existe una preocupación de “doble riesgo”.

El cargo presentado por el Departamento de Justicia contra Tamimi es uno de “conspirar para usar un arma de destrucción masiva contra ciudadanos estadounidenses fuera de los Estados Unidos, resultando en la muerte”.

La Autoridad Palestina ha pagado cientos de miles de dólares a ocho terroristas involucrados en el bombardeo de Sbarro y / o sus familias.

El terrorista suicida Sbarro Izz al-Din Shuheil al-Masri

Según las cifras compiladas por la organización palestina Media Watch a fines de 2018, el fabricante de bombas encarcelado Barghouti, por ejemplo, recibió unos  U$S 200,000 en estipendios de la AP; Bilal Barghouti, que reclutó al atacante suicida, había recibido una suma similar; La familia de al-Masri recibió unos  U$D 50,000.

Tamimi misma, antes de su liberación en 2011, recibió U$S 52,681.

Cuando se le pregunta si ha considerado presentar una demanda civil por daños contra Tamimi, Arnold responde: “La única propiedad de ella que nos interesa es su libertad”.

En una entrevista telefónica característicamente directa para esta pieza, Yaakov Amidror, quien dirigió el Consejo de Seguridad Nacional en 2011 en el momento del acuerdo con Shalit, dijo sin rodeos que no apoyaría la extradición de Tamimi a los EE. UU., d ebido al riesgo que implica la estabilidad de Jordania.

“Jordania es muy importante para nuestra seguridad continua. Tiene la frontera más larga con nosotros. Se ha convertido en una zona de amortiguación contra todos los problemas en el este: ISIS, los iraníes … “

Debido a los jordanos, agregó, Israel no tiene que mantener grandes despliegues de tropas para protegerse de esas amenazas.

Por supuesto, señaló: “Ciertamente ayudamos mucho a los jordanos. Pero hay un área donde no podemos ayudarlos, y eso es si tienen disturbios internos. Entonces, cuando se trata de cuestiones relacionadas con Jordania, siempre hay una pregunta que hago: ¿cuánto perjudicará esto o aquello a las autoridades allí?

 “Si me lo dijeras, las autoridades en Jordania enfrentarán inestabilidad porque de lo contrario Irán obtendrá la bomba, yo diría, está bien, que así sea. Pero si me dices, si ayudamos a desestabilizar el régimen allí para traer a Estados Unidos a un terrorista despreciable, no lo haría, porque me parece que sería muy difícil para las autoridades allí; si la extraditan, estarían en problemas”.

En ese caso, ¿qué diría Amidror a los Roth? “No es mi lugar decirle a la familia qué decir”, respondió. “La familia seguirá presionando. E Israel no se involucra”.

La respuesta de Arnold Roth a esta línea de argumentación, tal como se expone en un correo electrónico posterior a mí, es feroz: “Es inconcebible que, como cuestión de estrategia, Israel y los EE. UU. vean (dicen) que Jordania cumple con sus obligaciones de tratados con el Estados Unidos como una amenaza para la seguridad del mundo tal como lo conocemos. La justicia, si significa algo, significa que los gobiernos deben enfrentar los efectos corrosivos de la injusticia y la incapacidad de defender y aplicar la justicia. Al ser ignorados y hasta ahora derrotados, creemos que estamos siendo sometidos a una gran cantidad de conversaciones dobles de los políticos tanto en Estados Unidos como en Israel. Ha sido una educación ver a la gente ignorar esto”.

La postura sensata de Amidror en contra de presionar por la extradición de Tamimi fue sorprendente no por su explicación, que indudablemente guía una gran parte del pensamiento israelí sobre el caso Tamimi, sino porque estaba preparado para discutir el asunto.

Que servir a los funcionarios israelíes no hablaría fácilmente en el expediente sobre por qué Israel no respalda el interés estadounidense declarado en que Tamimi sea extraditada no es muy sorprendente. ¿Por qué elegir una pelea pública con un aliado que supuestamente busca llevar ante la justicia a un asesino de israelíes? Pero tampoco los funcionarios israelíes estaban preparados para ofrecer una guía extraoficial, ningún tipo de información sobre cómo se siente Israel sobre el caso.

The Times of Israel buscó discutir el caso, incluidos aspectos básicos como si los EE. UU. han consultado con Israel en su búsqueda de la extradición de Tamimi y si Israel apoya el esfuerzo de extradición, con varios funcionarios relevantes en la Oficina del Primer Ministro, incluidos aquellos en el Consejo de Seguridad Nacional, incluido el propio Netanyahu a través de sus portavoces. Todas esas solicitudes produjeron variaciones de una pared de ladrillos.

Arnold, quien dijo que considera que “el gobierno de Netanyahu y especialmente Netanyahu” es el principal responsable del incumplimiento de la justicia en el caso, me dijo que ningún funcionario israelí lo discutiría. Pero cree que lo que llamó el “muro de silencio” en el que se ha enfrentado durante años no está construido para evitar un enfrentamiento público con los estadounidenses, sino para proteger a Netanyahu políticamente. Fue Netanyahu quien finalmente firmó el acuerdo con Shalit, liberando a Tamimi y a todos los otros asesinos. Y, por lo tanto, sería sumamente vergonzoso y perjudicial para Netanyahu, argumenta Roth, si Estados Unidos se esfuerza y ​​finalmente logra la extradición de Tamimi, y la pone de nuevo tras las rejas.

The Times of Israel buscó discutir el caso, incluidos aspectos básicos como si  EE. UU. ha consultado con Israel en su búsqueda de la extradición de Tamimi y si Israel apoya el esfuerzo de extradición, con varios funcionarios relevantes en la Oficina del Primer Ministro, incluidos aquellos en el Consejo de Seguridad Nacional, incluido el propio Netanyahu a través de sus portavoces. Todas esas solicitudes arrojaron variaciones de una pared de ladrillos: sin comentarios. Nada que decir sobre este asunto.
Varias llamadas a funcionarios y diplomáticos específicos, incluido el embajador de Israel en los Estados Unidos, Ron Dermer, resultaron igualmente poco gratificantes. El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que no estaba involucrado en el caso de ninguna manera, y tampoco lo estaba la embajada israelí en Jordania.

Varios funcionarios desviaron las consultas a su vez a otros funcionarios, que fueron igualmente comunicativos. Varios funcionarios de la PMO y el Ministerio de Relaciones Exteriores, por ejemplo, remitieron a The Times of Israel al Ministerio de Justicia.

The Times of Israel le hizo tres preguntas específicas al Ministerio de Justicia:

  1. ¿Ha desempeñado algún papel el Ministerio o ha sido consultado por los Estados Unidos en el esfuerzo de extradición? Una fuente había indicado que probablemente habría ocurrido algún tipo de consulta, y que Estados Unidos ciertamente habría informado a sus homólogos israelíes sobre lo que estaba haciendo.
  2. ¿El Ministerio y el gobierno apoyan ese esfuerzo?
  3. ¿El gobierno de los Estados Unidos, antes del acuerdo con Shalit en 2011, le pidió formal o informalmente a Israel que no liberara a ningún prisionero con sangre estadounidense en sus manos? (Aunque los Estados Unidos en ese momento declararó que no tenía ningún papel en el acuerdo, el entonces fiscal general de los Estados Unidos Eric Holder dijo a los Roth en una carta de enero de 2012 que “la Embajada de los Estados Unidos en Tel Aviv, junto con el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado instó al gobierno de Israel antes de las dos liberaciones en cuestión a no liberar a los prisioneros responsables de asesinar o herir a ciudadanos estadounidenses antes de cumplir sus condenas completas “.

Una portavoz del Ministerio de Justicia respondió con una especie de respuesta general de dejarnos solos: El ministerio, informó después de verificar, “no reaccionará ni responderá con respecto a los contactos o el diálogo entre países”.

Varios portavoces del ministerio israelí estaban inicialmente felices de tratar de responder con ayuda, prometiendo buscar a los funcionarios pertinentes. Sin excepción, todos estos portavoces volvieron educadamente a The Times of Israel cuando habían completado sus esfuerzos unos días después. Sin excepción, ahora dijeron que no podían ayudar de ninguna manera.

Más de una fuente potencial, después de reconocer que estaban bastante familiarizados con el problema, indicaron que era demasiado sensible para que pudieran intervenir, de cualquier manera.

¿Netanyahu impondría una regla de silencio a los funcionarios y diplomáticos del gobierno israelí para evitar posibles daños políticos en el caso Roth-Tamimi? ¿Podría incluso, por el mismo motivo, tratar de disuadir al gobierno estadounidense de continuar con el caso? Absolutamente, dijo un ex miembro del personal de la Oficina del Primer Ministro. Imposible, dijo otro.

Cuando se le preguntó sobre el caso, el ex juez de la Corte Suprema Elyakim Rubinstein, quien desempeñó un papel central en la negociación y redacción del tratado de paz Israel-Jordania de 1994, señaló: “La liberamos. Pueden estar avergonzados por eso en el gobierno hoy. Parece muy extraño que haya sido liberada, dada la terrible gravedad de este caso … Desafía el sentido común pero, insisto, no sé el razonamiento del gobierno “.

“Es esencial que las relaciones con Jordania se lleven a cabo con respeto y honor. Jordania no es un estado fuerte, pero es muy importante para Israel “, agregó, haciéndose eco de Amidror,” con la frontera común más larga. Si la opinión pública en Jordania piensa que extraditar a una mujer malvada como ésta a los estadounidenses es un gran pecado, puede afectar cómo actúa ”.

Rubinstein, una de cuyas cuatro hijas murió de cáncer, también se tomó un momento para enviar sus condolencias a los Roth. “Es una cosa terrible perder a una hija, como sé en circunstancias muy diferentes”, dijo suavemente. “Una pérdida que no se puede reparar”.

Los funcionarios de la administración de los EE. UU. también se mostraron firmes en el caso. Ni el Departamento de Justicia, ni el Departamento de Estado, ni la sección Recompensas por la Justicia del Departamento de Estado, estaban preparados para comentar sobre este artículo, tal vez comprensiblemente. Tamimi durante años evidentemente se consideró completamente a salvo del enjuiciamiento en Amman. Si eso está a punto de cambiar, sería bastante inepto advertirle.

El Departamento de Justicia sí le dijo a Fox News en enero que la solicitud de extradición para Tamimi es un tema de “importancia particular”. (Fox describió a Tamimi como “la mujer más buscada del mundo”).

Mientras que el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, prefirió no discutir el caso, su predecesor, Dan Shapiro, ahora un distinguido miembro visitante en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv, fue definitivo de que Tamimi debería ser extraditado, idealmente a través de la negociación con Jordania.

“Tanto la administración de Obama como la de Trump no se han centrado lo suficiente en presionar a Jordania para que extradite a Ahlam Tamimi”, dijo Shapiro. “No hay duda de que, en lo que respecta a una terrorista involucrada en el asesinato de ciudadanos estadounidenses, tenemos todo el derecho, Estados Unidos tiene todo el derecho de exigir su extradición”. Jordania es un aliado cercano y debe respetar esa visión del lado estadounidense”.

Obviamente, dijo Shapiro, “nadie quiere crear dificultades para el rey de Jordania, porque es un aliado cercano, porque la estabilidad de Jordania es importante y es un socio de seguridad de Estados Unidos e Israel”. Pero aquí hay un principio que no se ha observado como debería serlo”. Además, señaló, “Estados Unidos tiene influencia debido a toda la asistencia que brindamos a Jordania; eso debería ayudarnos a resolver este caso “.

Cuando se le preguntó sobre la importancia de que Estados Unidos ahora afirme que considera que Jordania no está cumpliendo su tratado de extradición, Shapiro dijo que “sugiere que hay un enfoque al menos marginalmente aumentado y tal vez una presión marginalmente mayor sobre Jordania para extraditarla”.

Lo que debería seguir, dijo, son “conversaciones directas con el gobierno jordano … acerca de cómo lograr nuestro objetivo, y un examen de cómo podemos usar el apalancamiento que tenemos para alentarlo a que lo hagan si no están dispuestos”.

Dado lo profundamente impopular que sería la extradición de Tamimi, y el problema potencial que esto causaría para el liderazgo jordano, Shapiro enfatizó que “es una consideración legítima de seguridad nacional tratar de resolver este caso de una manera que no cause inestabilidad indebida o dificultades políticas para un aliado importante en el Medio Oriente “.

No obstante, reiteró, “hay un principio involucrado y es un principio que claramente Estados Unidos respalda: los cargos se han presentado contra Tamimi y la solicitud de extradición se ha hecho, pero no se ha actuado lo suficiente como para lograr que Jordania cumpla la solicitud.”

Cuando se le preguntó qué podía y debía hacer EE. UU. en términos de presión e influencia sobre Ammán, Shapiro invocó “la opción de condicionalidad asociada a ciertos flujos de asistencia” y “varias otras formas de incentivos y presiones diplomáticas que pueden ejercerse incluso de relaciones  cerca”.

De manera crucial, dijo, los jordanos deberían entender que esto seguirá siendo una fuente de tensión en una relación que también es importante para ellos, y que deberían tener un incentivo para ver que se elimine la tensión”.

Idealmente, dijo, Estados Unidos debería estar trabajando con Jordania para garantizar que la extradición de Tamimi cause un mínimo de fricción. “Esa es la forma en que se debe lograr esta resolución, no principalmente a través de la presión y exprimiendo a Jordania, sino a través de una conversación entre aliados en la que entiendan el imperativo de que cumplan con esta obligación, y entendemos que debe hacerse de esa manera que minimiza las consecuencias”.

Podría haber todo tipo de “formas creativas” para ayudar a los jordanos a mitigar cualquier daño y Estados Unidos ciertamente debería darles “tiempo y espacio para aconsejarnos sobre cómo tienen la intención de hacerlo”, dijo Shapiro. “Pero eso es muy diferente de la aparente falta de conversación durante mucho tiempo, donde simplemente se niegan a discutirlo y hacemos negocios como siempre”.

Hoenlein y el CEO de la Conferencia de Presidentes William Daroff le dijeron al Times of Israel en Jerusalén en febrero que era indignante que Tamimi estuviera caminando libremente en Jordania.

“Hablo con los padres [de Malki] y nos estamos involucrando más en ello”, dijo Hoenlein. “Tienen razón: es un ultraje. Debido a la posición sensible en la que se encuentra el rey, todos van de puntillas. Con razón, tenemos buenas relaciones con él, y cuando viene a Estados Unidos, siempre se reúne con nosotros y queremos verlo fortalecido. No queremos poner en peligro la estabilidad de Jordania, que tendría graves implicaciones para Israel, para todos en la región. Pero esta es realmente una situación inaceptable”.

“La falta de voluntad de Jordania para cooperar con nuestra solicitud de extradición es inaceptable, y me temo que su resistencia los convertirá en un puerto seguro para terroristas y matones internacionales” – el congresista Scott Perry

Junto con el simple principio de justicia, el congresista Perry, el legislador cuyo intento de condicionar la ayuda estadounidense a Jordania en honor a su tratado condujo a esa nueva cláusula de “extradición” extraordinaria en el proyecto de ley de apropiaciones de este año, planteó otro punto central al considerar el equilibrio entre presionar a Jordania difícil para la extradición de Tamimi y preservar la estabilidad interna de Jordania: el imperativo de que ni Jordania ni ningún otro país puedan convertirse en un refugio seguro para los terroristas.

“Brindar justicia a los seres queridos de los tres estadounidenses asesinados en el atentado sin sentido de agosto de 2001 es una de las principales prioridades. Según la ley de los Estados Unidos, tenemos la autoridad legal para juzgar a individuos cuyos ataques contra ciudadanos estadounidenses fuera de los Estados Unidos resultan en la muerte; como tal, estamos buscando la extradición legítima de Al-Tamimi de Jordania”, dijo Perry en un comunicado enviado por correo electrónico. “La falta de voluntad de Jordania para cooperar con nuestra solicitud de extradición es inaceptable, y me temo que su resistencia los convertirá en un puerto seguro para terroristas y matones internacionales.

“Si Jordania no está dispuesta a permitir que Al-Tamimi sea juzgada en los Estados Unidos por las acciones de las que se jacta públicamente y se jacta”, agregó, “este es un mensaje muy peligroso para otros actores malos que consideran atacar a civiles inocentes”.

Al momento de escribir este artículo, no está claro qué tan duro va a presionar Estados Unidos a los jordanos.

Los Roth ciertamente no están conteniendo la respiración. Pero tampoco están renunciando a la pelea.

Arnold Roth reconoció que incluso algunos de sus hijos a veces les han preguntado por qué no lo hacen, o si no deberían, simplemente “dejarlo pasar”. Pero no pueden, explicó en un correo electrónico de seguimiento a nuestras entrevistas.

 “La injusticia de la situación por la cual perdimos a Malki [y luego] Tamimi se embarcó en una carrera de estrellato y fanatismo público profundo y letal fue y es indescriptiblemente aplastante, doloroso e injusto. Al mismo tiempo, tratamos de dejar siempre lo más claro posible … que no queremos ver a Tamimi asesinada (se sugiere a menudo, generalmente junto con una mención sotte voce del Mossad), sino que se someta a juicio público y se le condena a un período de prisión apropiadamente largo. Decimos a menudo y creemos absolutamente que nuestros esfuerzos son para lograr la justicia y no la venganza”.

En cuyo caso, ¿qué tan optimistas deberían ser?

Daoud Kuttab, el periodista y analista con sede en Ammán, es rotundamente inflexible: “Jordania no la extraditará. Te puedo asegurar de eso. No es un área gris”, dice. “Sería un problema muy problemático para Jordania … Cuando las cosas fueran mejores entre Jordania e Israel, extraditarla habría sido muy difícil”. Pero como las cosas entre Israel y Jordania son tan malas como están, extraditarla sería suicida. Jordania no entregará a alguien que es visto como patriota palestina a los estadounidenses. Sin mencionar que Estados Unidos ha puesto a Jordania en una situación muy difícil al presentar un plan para el conflicto que es muy perjudicial para Jordania. ¿Por qué Jordania la extraditaría ahora?

Pero tal vez la evaluación más reveladora provino de Yaakov Amidror, el asesor de seguridad de Netanyahu bajo cuya vigilancia se alcanzó el acuerdo con Shalit. Después de haber explicado por qué Israel, por preocupación por la estabilidad de Jordania, no debería presionar por la extradición de Tamimi, noté que los estadounidenses obviamente saben todo acerca de tales sensibilidades y, sin embargo, ahora están disputando públicamente la negativa de Jordania a actuar. “Sí”, respondió, “pero a los estadounidenses les importa menos, mucho menos, lo que sucede en Jordania que nosotros …

“Nunca he entendido bien cómo funciona”, continuó. “Pero a los estadounidenses no les importa lo que se daña cuando alguien en una de sus ramas del gobierno está fuera para garantizar lo que ven cómo hacer justicia. Son completamente diferentes de nosotros”.

Entonces, insistí, ¿él no ve los últimos desarrollos como un mero servicio americano al ideal de la justicia?

“Tienen su propio enfoque”, dijo Amidror. “Es muy difícil acercarse a ellos y decir: Sí, pero esto o aquello se lastimarán como consecuencia. Si la Casa Blanca en sí misma no lo detiene, entonces los molinos de la justicia pueden trabajar lentamente, pero lo hacen con un poder infinito y una inmensa paciencia”.

Pocos días después del asesinato de Malki Roth, un periodista de alto rango de la Australian Broadcasting Corporation se acercó a Arnold para una entrevista. Como todavía era la semana del shiva , Arnold lo pospuso y volvió a hablar con él unos días después. El periodista de ABC, similar al de la BBC, quería entrevistarlo en un encabezado doble junto con el padre de al-Masri.

Arnold: “Me dijo que no soy estadounidense, amigo. Me gustaría dar la cobertura adecuada.

“Dije, escucha amigo, no estoy preparado para hacer esto.

“Dijo: el padre se opone mucho a lo que hizo su hija. El quiere la paz.

“Resulta que el padre había sido entrevistado cinco veces el primer día después del bombardeo y dijo: Estoy muy orgulloso de mi hijo y espero que mis otros hijos maten a judíos ellos mismos.

“Este periodista, que no habla árabe, quiere decirme que el padre del asesino de mi hija es un buen tipo …”

Arnold se aleja.

Hemos estado hablando durante un par de horas, y esta es su pausa más larga.

“Todo es devastador”, dice finalmente. “Nuestra hija era una buena persona.

“Puedo discutirlo todo con una cara tranquila. Pero es devastador”.

Traducción: Alicia Weiss.

Fuente: Times of Israel.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni