Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Un ejemplo de líder

Esta semana leemos dos parashiot, Tazria y Metzorá y es Shabat Rosh Jodesh Iyar.

Parashat Tazria comienza con una descripción del proceso de purificación ritual por el que debe pasar una mujer después de un parto. “Al cumplirse los días de su purificación,…presentará al cohen, a la entrada de la Tienda de las Citas, un cordero de un año…, y un pichón o una tórtola…”…”Si la mujer no puede ofrecer una res menor, ofrecerá dos tórtolas o dos pichones,… el cohen hará expiación por ella y quedará pura” (Vayikra 12:6 y 8).

La ofrenda de dos aves era mucho más accesible para las personas que no podían pagar un cordero y se ofrecía también en otras circunstancias detalladas en este libro y en Bemidbar 6:10-11.

Cuando las dificultades del viaje hasta Jerusalén y la alta frecuencia de nacimientos durante los años fértiles de una mujer, hicieran imposible que llegue todos los años, podía suceder, que la mujer debía presentar hasta cinco ofrendas de una vez.

De hecho, las mujeres llevaban su oblación a menudo después de que el primer niño ya había crecido, o cuando llegaba al Templo en peregrinación para las festividades, o varios años después de haber dado a luz a varios hijos.

La mishná en Keritot 1:7, nos trae un relato extraordinario, diciéndonos que “una vez sucedió en Jerusalén que el precio de un par de palomas subió a un denar dorado”… Para ubicarnos, diremos que el denar o dinar es el nombre de la moneda que circulaba en aquellos tiempos y que estaba confeccionada total o parcialmente de oro o de plata. Y que en esos días, tiempo de los tanaítas – los sabios rabínicos cuyas opiniones son recordadas en la Mishná, aproximadamente entre los años 1 al 220 d.e.c., es también conocido como el período Mishnaico-. Rabán Shimón ben Gamaliel fue un sabio y un líder que sirvió como presidente del Sanedrín en Jerusalén durante la revuelta judía, y sucedió a su padre ocupando el mismo cargo, en el año 52, justo antes de la destrucción del segundo Templo de Jerusalén.

Nos dice la mishná que al sentir las dificultades que pasaban las familias deseosas de cumplir la norma por no alcanzarles el dinero, el rabino no pudo tolerar los abusos de los comerciantes de aves que tenían sus puestos en la ciudad. “Entonces rabán Shimón ben Gamaliel dijo: (Juro) ¡Por este santuario!, ¡que no dormiré esta noche antes de que (las palomas) cuesten no más que un denar plateado!”. Luego ingresó a la corte y enseñó: si una mujer tuviera obligación de traer cinco ofrendas, a partir de ahora, solo necesitará aportar una, y luego podrá comer de los sacrificios que ofreciera, y no estará obligada a traer las otras. Como consecuencia de su decisión, el precio de un par de aves bajó a un cuarto de denar [de plata] cada uno, cuando un denar dorado equivalía a 25 denares plateados.

La decisión del cambio anuló un mandamiento de la Torá y borró la obligación prescripta, lo que parece inconcebible. Rashí explica la razón de ese paso tan drástico: “A pesar de que disminuyó el requisito establecido en la Torá, lo hizo en el momento en que uno debe tomar medidas por el “bien del Nombre del Señor”, ya que si debido a los altos precios no hubieran podido pagar la ofrenda, hubiesen dejado de traer incluso una sola y luego estarían comiendo en un estado de impureza ritual. La explicación de Rashí requiere una elucidación minuciosa, ya que la Torá no debe ser abrogada simplemente. El rabino Eliezer Berkowitz explica, que se aplicó el concepto de que es “tiempo de actuar por el bien del Señor”, y especialmente de acuerdo con la explicación de Rashí de esta noción, según la cual podemos comprender acertadamente la intención de rabán Shimón ben Gamaliel de traspasar una regla específica de la Torá en aras de santificar el nombre del Señor. Su objetivo era evitar que las personas que no tienen conciencia social usen las implicaciones de una regla específica de la Torá para aprovecharse de los más necesitados. ¿De qué trata la norma “et laasot”- “Ya es hora de actuar, .A., se ha violado tu ley” (Tehilim 119:126)? El salmista parece sugerir que cuando los impíos están rompiendo los mandamientos, se debe actuar para evitarlo.

En el caso que nos trae la mishná, las fuerzas del mercado estaban trabajando a favor de los que vendían las aves y habrían desanimado a las mujeres a aportar los sacrificios.

Rabán Shimón ben Gamaliel actuó como esperamos que actúen los líderes verdaderos. Su decisión bajó el precio a ¼ de denar inmediatamente. Actuó para asegurarse de que lo que la ley exigía era algo que la gente pudiera observar razonablemente. No es sensato exigir a una mujer que abandone su hogar y sus responsabilidades y visitar Jerusalén cada vez que diera a luz o tuviera un aborto espontáneo y menos en su tiempo, cuando la travesía era extremadamente larga y peligrosa. Lo razonable es que incluso si las mujeres tenían un papel accesorio en las actividades del Templo, su conexión sea válida y respetada.

Sería muy bueno que también en nuestro tiempo se siga la actitud de rabán Shimón ben Gamaliel para evitar los abusos y la especulación en los precios que se deben pagar para cumplir con las prescripciones.

Por: Yerahmiel Barylka

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni