-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai Donaciones recibidas: Radio Jai, Donaciones recibidas durante septiembre - A la memoria de Shmil Ben Moshé Z.L U$180 - Yejezkel Natán Ben Yehoshua Naftalí  U$26 - Esther Elisheva Bat Sará  U$18 - Raúl Sykuler Z.L y Mercedes Szalkowicz Z.L Ar$4000 - Ariel Cohen Sabban Ar$60.000 - Anónimo U$5 - Anónimo U$36 - Anónimo U$10 mensuales - Anónimo U$100 - A la memoria de Simón (Payo) Halac y Natalio Aidembaum Ar$29.000 - Anónimo U$10 mensuales - Rabino Shoshan Ghoori U$10 mensuales - Museo interactivo Judío de Chile U$10 mensuales - A la memoria de Tzipora Bat Leip Z.L U$180 - En memoria de Mirtha Raquel Kaplan de Werbin ZL U$180 - Gracias a todos por sus aportes, los mismos son fundamentales para sostener nuestra tarea -

8 formas divertidas de incorporar los valores judíos de la familia en Januca

Para los niños judíos, la alegría de Januca a menudo está relacionada con la promesa de recibir regalos, generalmente uno por cada una de las ocho noches.

Sin embargo, para los padres, la compra de regalos y los obsequios pueden comenzar a sentirse como un episodio de Home Shopping Network que lleva mucho tiempo, lo que nos lleva a algunos a preguntarnos: ¿Qué mensajes estamos transmitiendo a nuestros hijos durante esta época del año?
Mientras nuestras hijas crecían, mi esposo y yo hicimos una pausa para considerar los valores que deseábamos fomentar durante Januca.

Acordamos un “tiempo familiar de calidad” como objetivo principal, probamos un nuevo enfoque y clasificamos cada una de las ocho noches: una noche era noche de juegos, en la que se regalaba un juego de mesa o de cartas y luego se jugaban juntos.

Otra fue la noche del libro, luego la noche del rompecabezas, etc. Esto proporcionó un significado adicional y una estructura bienvenida para nosotros, compradores de regalos y ayudó a establecer las expectativas de nuestros hijos.

Mis hijos ya son adultos, pero recientemente he tenido Januca en mente nuevamente y no solo porque faltan pocas semanas. Mientras escribía mi nuevo libro ilustrado, “Buenas noches Bubbala”, visité a Pamela Schwartz, directora del Centro Penn Family para la Primera Infancia en la Sinagoga de Park Avenue en Nueva York. Mientras discutía los temas de mi libro y la cultura judía estadounidense hoy, Pamela compartió la lista de ocho valores judíos centrales en el currículo de vida judía de la escuela, como “hesed” (mostrar amabilidad y ayudar a los demás) y “hachnasat orhim” (dar la bienvenida a los invitados).

¡Estos me parecieron principios rectores excepcionales para niños y adultos de cualquier edad! Pero fuera del entorno escolar, me preguntaba: ¿cómo podrían reforzarse estos ocho valores fundamentales? De nuevo, pensé: ¡Januca! Ocho valores judíos centrales en cada una de las ocho noches de Januca podrían enseñarse a través de juegos y actividades mientras disfrutan de un tiempo de calidad juntos. Con familias, abuelos y amigos reunidos para el Festival de las Luces, parece un momento maravilloso para impartir estos regalos eternos.

Enmarcar su Janucaen torno a estos valores puede aportar un significado especial y duradero a sus tradiciones. Al mismo tiempo, pueden inspirar a su hijo a ser una persona amable y reflexiva: un mensch. ¿Qué mejor regalo hay?
Siga leyendo para obtener más información sobre estos valores y cómo puede incorporarlos en cada noche de Januca.

1. Hajnasat Orjim: Dar la bienvenida a los invitados

DISCUTIR: Ofrecer a los invitados comida, compañía y palabras de bienvenida enseña amabilidad y ayuda a crear una comunidad que se preocupa por los demás.

HACER: Antes de que los amigos o toda la mishpacha lleguen a una reunión de Januca, jueguen este juego de roles: finjan que son los invitados y que su hijo es el anfitrión. “¿Qué harás cuando los invitados lleguen a la puerta principal?” Decide un saludo cordial, como “¡Feliz Januca!” Actúa de otras maneras para ser hospitalario, como tomar un abrigo, llevar una bolsa u ofrecer comida y bebida.

2. Javer Tov: Ser un buen amigo

DISCUTIR: La tradición judía enseña el valor de la amistad. Como dice en Eclesiastés: “Dos personas es mejor que una, porque pueden ayudarse mutuamente a tener éxito. Si una persona se cae, la otra puede acercarse y ayudar. Pero alguien que se cae solo está en problemas reales”.
HACER: Antes de reunirse con otra familia, discuta lo que significa ser un “buen amigo”. ¿Qué juguete o libro podría compartir su hijo? Haga un plan para que su hijo trabaje junto con un amigo, como ayudarlo a preparar la comida o poner la mesa.

3. Bikkur Holim: Visitar enfermos

DISCUTIR: Visitar a una persona que está enferma o con dolor enseña compasión y apreciación de la propia salud. Recuerde cuándo su hijo pudo haber estado enfermo y cómo el cuidado de los demás lo ayudó a sentirse mejor. “¿Hay alguien que conozcamos que pueda estar enfermo, viejo o solo? ¿Qué puede hacer que esa persona se sienta mejor?
HACER: En una noche de Januca, haga un plan para visitar a una persona que no está bien. Traer noticias y conversaciones elevará el espíritu de esa persona. Si una enfermedad es contagiosa, prohibiendo una visita, usted y su hijo pueden cocinar y entregar una comida, llamar para pedirle a alguien un “¡Feliz Januca!” O hacer y enviar una tarjeta de recuperación.

4. Bal Tashchit: No desperdiciar

DISCUTIR: El concepto judío de bal tashchit significa no destruir ni desperdiciar nuestros recursos naturales. A veces desperdiciamos agua, energía, papel, comida o juguetes. Discuta las tres R con sus hijos: “¿Cómo podemos reducir, reutilizar y reciclar durante nuestra celebración de Januca, y más allá?”

HACER: Haga pequeñas señales para recordar cerrar el agua y apagar las luces. Crea una caja de reciclaje de papel. No use alimentos para proyectos de arte. Además, recuerde que también hay una cuarta R: ¿Qué sucede si su hijo recibe un regalo que no le gusta o que realmente no usará? Discuta “re-regalar”: dar el regalo a otro niño que podría disfrutarlo.

 

5. Hakarat HaTov: Dar las gracias
DISCUTIR: Hakarat HaTov alienta la gratitud al recordarnos que “reconozcamos lo bueno” a nuestro alrededor. Reconocer por lo que debemos estar agradecidos, especialmente más allá de las posesiones materiales, puede ayudar a un niño a sentirse castigado, agradecido y feliz.
HACER: Haga un juego de la tradición judía de encontrar 100 bendiciones en cada día. Vea cuántas “bendiciones” puede encontrar usted y su hijo; pueden ser tan simples como el sol, la vista o un plato caliente de sopa. (¡También puede leer mi libro, “Buenas noches Bubbala”, y encontrar las muchas expresiones de gratitud al tomarse el tiempo para decir buenas noches a sus pertenencias y seres queridos!)

 

6. Hesed : Ser amables

DISCUTIR: Hay más de 190 referencias a hesed en la Torá. Practicar la bondad amorosa es un valor ético primario del judaísmo, que exige acción. Alienta a nuestros hijos a darse de sí mismos con amor y compasión y a ser reflexivos, con ofrecimientos a los miembros de sus comunidades. Discuta con sus hijos las cosas que podemos hacer para ser amables con otra persona.

HACER: En una noche de Januca, comprométase a hacer buenas obras para un amigo, familiar o vecino, como ayudar a una persona mayor con una tarea o pasear al perro de un vecino. Para obtener ideas e inspiración adicionales, consulte la organización Areyvut , que ofrece correos electrónicos sobre Actos Amables Diarios que nos recuerdan que “una pequeña acción puede ayudar a muchos”.

7. Tzedaká: Dar caritativamente

DISCUTIR: Como una extensión del concepto de compartir, un valor que ya es familiar para la mayoría de los niños, tzedakah significa que los recursos como la comida, la ropa y el refugio se comparten con otros que puedan estar necesitados. A menudo implica obsequios de dinero, pero dar tiempo, experiencia o incluso una sonrisa amistosa son formas de tzedaká. Modelar donaciones caritativas puede ayudar a los niños a sentir que, incluso en pequeñas formas, pueden ser útiles para otros.
HACER: Pregunte: ¿Qué puede dar nuestra familia como tzedaká? Al prepararse para Janucay visitar la tienda de comestibles, puede comprar cajas o latas de comida adicionales y entregarlas en un comedor comunitario. Pueden ser voluntarios juntos en un hogar para ancianos. Un niño mayor, puede dar una tarjeta de regalo a una organización como GlobalGiving o Changing the Present, que le permitirá a su hijo aprender y conectarse con una causa que le interesa.

8. Tikkun Olam: Reparar nuestro mundo

DISCUTIR: En la tradición judía de ” curar el mundo “, ¿qué pueden hacer su hijo y su familia para ayudar a solucionar lo que está mal en el mundo? Discutir temas relacionados con el medio ambiente y la humanidad, como la falta de vivienda y el hambre. Según Feeding America, uno de cada cinco niños en los Estados Unidos carece de acceso confiable a los alimentos. Dé ejemplos de acciones que haya tomado en su propia vida para liderar o efectuar un cambio.

HACER: Lea libros para inspirar, como ” Swimmy ” de Leo Lionni, que enseña el poder de los niños a unirse contra la injusticia. Y “El árbol de Amrita” cuento que pertenece al “Libro descalzo de los cuentos de la tierra ” de Dawn Casey y Anne Wilson, sobre cómo una niña y su madre protegen los árboles integrales a la forma de vida de su pueblo.

Luego, decida sobre las acciones. Participe en la limpieza del parque. Ayude a comenzar un jardín comunitario. Actividades como estas capacitarán a su hijo y a su familia a ayudar a reparar el mundo.

Traducido por Alicia Weiss con información de Kveller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni