Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Parashat Matot-Masei: Poniendo en orden nuestras prioridades (5780-2020)

Soy de aquellos que están convencidos de que la inmensa mayoría de los seres humanos compartimos los mismos valores; lo que nos diferencia son las prioridades ¿Qué es prioritario en nuestras vidas y que es secundario? Es más, estoy convencido de que la mayoría de nuestras discusiones y debates en la vida no están basados en diferencia de valores, ya que si nos tomamos el tiempo todos acordaríamos en los valores (casi) universales de la vida, la salud, el sustento, la libertad, el amor, la igualdad. Sin embargo lo que generan muchas veces los conflictos, es saber cuál de todos estos principios priorizamos y cuál ponemos en un segundo (o tercer) lugar.

En la Parashá de está semana, encontramos un pedido de las tribus de Gad y Reuven de asentarse al este del Jordán, fuera de los límites originales de la tierra de Israel ¿Por qué? Porque encontraron buenas tierras para apacentar su ganado. La prioridad de ellos estaba en su desarrollo económico, y tan es así que lo expresan de la siguiente forma: “Edificaremos aquí corrales para nuestro ganado y ciudades para nuestros hijos” (Núm. 32:16). “Estaban más preocupados por su dinero que por sus hijos al poner primero a sus ganados que a sus propios hijos”, señala Rashí (ad. loc). Moshé acepta el pedido de estas tribus pero altera el orden: “Edifiquen para ustedes y para sus hijos ciudades y corrales para sus ovejas…” (Idém. 24). Quizás en las matemáticas el orden de los factores no altera el producto, pero en la vida y en la forma de expresar nuestras ideas y prioridades sí lo hace.

Moshé les enseña a los hombres de Gad y Reuven a establecer correctamente sus prioridades a hacer “de lo esencial lo esencial y lo subsidiario lo subsidiario (Asú HaIkar, Ikar veHaTafel Tafel)” . Nuestra Torá, nuestro judaísmo, es una guía para la vida. Textos, historias, leyes y enseñanzas para ordenar nuestras prioridades, para entender que debe ser central en nuestras vidas y que algo accesorio. La Mishná así nos enseña: “Bendice lo principal y así lo accesorio quedará eximido” (Brajot 6:7). Cuando encontramos  aquello que es central, todo lo demás se ajusta a tal fin.

En estos tiempos de la vida, tan particulares que nos toca como humanidad, como familia y como individuos, transitar es también una posibilidad única. Una oportunidad para cambiar. Como dijera el escritor nortemaericano Mark Twain: “Para cambiar tu vida, necesitas cambiar tus prioridades”. Indaguemos, reflexionemos y busquemos qué es lo que debe ser lo principal en nuestras vidas, pongamoslo delante de cada una de nuestras palabras y acciones, bendigamos por ello, y así nuestras vidas podrán cambiar.

Shabbat Shalom,
Rab. Uri Romano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni