Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Mensaje de Benjamín Netanyahu en la ceremonia oficial de conmemoración del Día del Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo

El Primer Ministro israelí, emitió un comunicado grabado desde Yad Vashem, dirigido al pueblo de Israel, refiriéndose a una nueva conmemoración del Día del Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo. A continuación la transcripción completa del discurso.

“Ciudadanos de Israel, ante todo, nuestros hermanos y hermanas, sobrevivientes del Holocausto:

Todos los abrazamos en este momento, y lo hacemos con profundo aprecio y amor. Lamentamos la pérdida de los sobrevivientes del Holocausto que recientemente fueron arrebatados por el coronavirus y enviamos nuestras condolencias a sus familias. Compartimos su dolor.

Hoy hablé con Luba, la sobrina de Michael Katz. Michael era un niño cuando su familia murió en el Holocausto. Su casa fue bombardeada. Experimentó dificultades y se vio forzado a deambular por el mundo. Llegó a Kazajstán y finalmente emprendió su camino rumbo a Israel. Hoy, él tiene 92 años. Sobrevivió al Holocausto y venció al coronavirus. Estoy lleno de admiración y maravilla por su espíritu y su fuerza. Especialmente a la luz de lo que recuerdo escuchar cuando era niño, lo que le escuché decir a Yehiel De-Nur (Ka-Tsetnik) cuando testificó en el juicio de Eichmann y habló de ‘el otro planeta.’
Había un gran sufrimiento en ese planeta, en los campos de exterminio, y había diferentes reglas de la naturaleza. Cada fracción de segundo duraba una eternidad. El mismo aire que respiraban era diferente. El sol no brillaba allí. Escuché lo dicho por Ka-Tsetnik y los otros sobrevivientes: ‘Nunca podrán entender lo que hemos experimentado”. Tenían razón; nunca seremos capaces de entender, porque no hay nada similar al Holocausto. Esto también es cierto para la pandemia del coronavirus. Algunas personas lo ven como el mayor desafío que la humanidad ha enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial.
Enfrentamos muchas dificultades en este momento, pero, de cualquier forma, no pueden compararse y no se comparan con la extinción metódica y diabólica de seis millones de judíos. Actualmente nos enfrentamos a una peligrosa plaga, pero las plagas devastaron los guetos y los campamentos. El confinamiento de decenas de miles de judíos en un área muy pequeña cobró innumerables víctimas que murieron de tifus y disentería.

Por supuesto, la situación de hoy es completamente diferente. Actualmente, tenemos un hogar nacional, tenemos nuestro propio país, un país fuerte, avanzado y muy apreciado. Hace tres meses, organizamos el Foro Mundial del Holocausto en Jerusalén, y líderes de todo el mundo conmemoraron el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz. Yo los vi. Hablé con ellos. Quedaron profundamente impresionados con nuestro éxito en la transformación de la impotencia en fuerza y logros extraordinarios. Y todos los líderes que estaban allí se comprometieron a luchar contra el antisemitismo y otras expresiones de racismo. Por supuesto, todos acogimos con beneplácito eso, pero al mismo tiempo —y este fue mi mensaje central en el Foro del Holocausto— Israel siempre debe ser responsable de su propio destino. En cualquier caso, en cualquier momento, debemos tener la fuerza y la voluntad de defendernos por nosotros mismos.

En los meses transcurridos desde entonces, recibimos pruebas de esto a diario. El brote de coronavirus demanda una lucha mundial contra el virus, nada menos, y demuestra la importancia de la soberanía nacional. A diferencia del Holocausto, esta vez identificamos el peligro a tiempo. Tomamos decisiones importantes, como el cierre de las fronteras del país, y movilizamos todos los sistemas del estado en la lucha contra el coronavirus. Hemos movilizado especialmente vuestra voluntad, vuestro compromiso y vuestro sentido de responsabilidad, ciudadanos de Israel. Nuestros logros sirven como un modelo a seguir para muchos países de todo el mundo.

Junto con nuestra lucha por nuestra salud y nuestras vidas, ciudadanos de Israel, la lucha para salvaguardar la seguridad del país continúa en todo momento. Las lecciones del Holocausto nos obligan a estar tan alertas como siempre. El Islam radical, liderado por Irán, sigue amenazando con destruirnos. Estas amenazas no se disiparon en la tormenta del coronavirus. Todavía existen, y estamos tan decididos como siempre a responder a ellas. Las FDI y los otros organismos de seguridad están ayudando actualmente a los ciudadanos a superar la crisis del coronavirus, pero no nos equivoquemos: somos tan prudentes como siempre para mantener nuestra disposición operativa para detener cualquier peligro, en nuestras fronteras y mucho más allá de ellas.

El coronavirus ha cambiado las prioridades en todo el mundo, y también puede cambiar las prioridades en el Medio Oriente. Tengo la esperanza de que fortalezcamos aún más nuestros lazos con los países musulmanes árabes y moderados. Hace algún tiempo me impresionó profundamente ver a una delegación de líderes religiosos musulmanes visitando Auschwitz en el marco del Día Internacional del Holocausto. En nombre de los sobrevivientes del Holocausto, deseo dar las gracias a estos líderes religiosos. Ellos sin vacilar reconocieron el alcance del crimen perpetrado contra nosotros y lo condenaron firmemente.

Ciudadanos de Israel, los desafíos a los que nos enfrentamos exigen una amplia unidad en el pueblo y el país. Esta es también una lección fundamental que aprendimos del Holocausto. Durante el Levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943, la lucha contra los nazis fue liderada por dos organizaciones opuestas: una encabezada por Mordechai Anielewicz, miembro de la Organización de Lucha Judía, y otra encabezada por Paweł Frenkiel, miembro del Beitar. Mi mentor y amigo, el fallecido Moshé Arens, que investigó la historia del levantamiento, lamentó hasta el día de su muerte el fracaso de las dos organizaciones en el intento de unirse. En nuestro último encuentro, pocos días antes de su fallecimiento, Moshé me dijo: ‘¿Cómo, frente a este aborrecible enemigo, no podían dejar de lado su rivalidad y unirse? Pero su rivalidad ideológica era más fuerte que su capacidad de mantenerse unidos contra su enemigo. Después de 77 años, debemos actuar de manera diferente. Debemos tener unidad.

Ustedes, que están encendiendo las antorchas del recuerdo y del heroísmo, representan la unidad en todo su esplendor. Este año, mi esposa y yo no pudimos visitarlos debido al coronavirus. Sin embargo, escuchamos sus historias de vida con asombro: Las infancias que les robaron, los años de terror y agonía, la dolorosa pérdida de los miembros de su familia, vuestro rescate del infierno, vuestro valioso aporte a la construcción de nuestro país.

Los saludamos y los honramos con un aprecio infinito: Zohar Arnon, Aviva Blum-Wachs, Haim Arbiv, Lea Miriam Reuveni, Avraham Cami, Yehuda Bellis y Naomi Cassuto. Todos ustedes son modelos a seguir para la inmensa fortaleza de nuestro pueblo. Como está escrito en Salmos 113:7, “Él levanta al pobre del polvo y al destituido lo saca del basural”, del desamparo a la independencia, de la esclavitud a la redención, de la muerte a la vida”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni