Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Las comunidades judías en la Diáspora se están derrumbando: debemos ayudar

Este Pesaj es inusual y diferente para todos nosotros. Celebramos al Seder en grupos pequeños o solos. Muchas personas han sido despedidas y no saben cómo pagarán las facturas. Todos estamos  en nuestros hogares sin la posibilidad de irnos.

Entonces, a pesar de que tendremos un momento muy difícil para volver a la normalidad, siempre que sea posible, aquí en Israel la situación, afortunadamente, no es tan mala como en muchas comunidades judías de la Diáspora. Al escribir estas líneas, en Israel, un poco más de 100 personas murieron como resultado del virus COVID-19, pero en la comunidad judía de un cuarto de millón de británicos, han fallecido muchos más.

Aquí en Israel se habla de reducir el nivel de cuarentena, una situación con la que muchos países solo podrían soñar en este momento.

Si solo observamos las comunidades judías en todo el mundo,  hay consistentemente más muertes que su porcentaje en la población. Probablemente hubo  miles de personas que murieron el mes pasado como resultado de la pandemia. Solo en Europa, ha habido más de 400 muertes judías, mientras que en los EE. UU., especialmente en áreas de las comunidades ultraortodoxas, la situación es mucho más difícil, con la muerte de cientos de personas por semana.

Cuando aquí en Israel regresemos a la “normalidad”  y nuestro país comenzará a recuperarse de la crisis económica, todavía tendremos escuelas judías, sinagogas e instituciones judías, algo que será muy diferente en muchas comunidades judías a nivel mundial. En muchos casos, incluso las comunidades judías más grandes estarán en un estado catatónico y no podrán continuar promoviendo la vida judía como lo hacían hasta ahora.

Incluso en los Estados Unidos, la comunidad judía más grande fuera de Israel, con vastos recursos e inmensa infraestructura comunitaria, esta crisis socio-médica-económica está causando un colapso real de las instituciones judías. Los JCC se han visto obligados a despedir a grandes proporciones de sus empleados, las organizaciones de ayuda judías pronto no podrán satisfacer las necesidades de los necesitados y muchas instituciones educativas no podrán prosperar después de la crisis.

Si bien los judíos de la Diáspora que pagan impuestos tienen derecho a recibir todas sus necesidades de sus propios países, el elemento judío no será satisfecho por sus gobiernos. Las sinagogas, las instituciones educativas y las organizaciones judías de asistencia social son financiadas con mayor frecuencia por donantes privados o miembros de la comunidad. En una situación en la que las personas no tienen dinero para pagar el alquiler, no podrán donar a la sinagoga o la comunidad, y ciertamente no pagarán grandes sumas por la educación judía.

THE REUT GROUP, un influyente grupo de expertos en estrategia israelí, publicó recientemente un documento  que aborda la difícil situación actual en las comunidades judías en la era de la crisis por el coronavirus. El documento dice: “La pandemia del coronavirus altera dramáticamente al pueblo judío y va a cambiar radicalmente las prioridades, valores y patrones de conducta de la vida comunitaria judía. El pueblo judío puede encontrarse no solo debilitado financieramente, sino que enfrenta una larga lista de inseguridades: “Disminución de la capacidad de organizar y desplegar colectivamente capital político o social; un sentido más débil de pertenencia al colectivo judío (pueblo) y conexión con Israel; junto con un desafío creciente de antisemitismo”.

En la situación actual, que sin duda es difícil entre todas las poblaciones del mundo occidental, todos estamos obligados a ser creativos y “reinventarnos”. Pero entre las comunidades judías, ciertamente las más pequeñas, se espera que las implicaciones para la realidad de la comunidad judía sean tan dramáticas que es poco probable que algunas de las instituciones existan en unos pocos meses.

Es improbable que los campamentos de verano judíos, quizás el elemento educativo más significativo entre los jóvenes judíos de la Diáspora, abran este próximo verano. Muchos de estos campamentos se verán obligados a cerrar porque no podrán manejar las grandes deudas financieras, como resultado de cerrar sus puertas este año.

Este será solo uno de los muchos elementos de la educación judía que los jóvenes no recibirán. Muchas escuelas judías tampoco saben cómo podrán continuar como instituciones privadas. En un país como los Estados Unidos, donde las organizaciones de ayuda social judías se han convertido en un ancla para las poblaciones desfavorecidas, es probable que grandes grupos permanezcan sin alimentos y servicios médicos y de salud mental.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con el estado de Israel? Pienso que mucho. Una de las conclusiones del documento del Grupo Reut es que Israel desempeñe un papel importante en esta crisis.

“El Estado de Israel y la sociedad israelí deberían ayudar a las personas y comunidades judías de todo el mundo a lidiar con el  coronavirus. Esto comienza con escuchar las necesidades y preocupaciones de los judíos del mundo y generar un diálogo para comprender mejor qué recursos les faltan y qué pueden proporcionar Israel y nuestras instituciones. Esta ayuda será una expresión del compromiso de Israel de estar a la altura de su papel como el estado-nación del pueblo judío”.

No todo está en nuestras manos como judíos israelíes, y la mayor parte del trabajo debe hacerse en las propias comunidades judías. Pero tal vez, solo tal vez, nosotros también tenemos un papel importante que desempeñar aquí.

Insto a mis amigos israelíes a que no respondan a este llamado a la acción con la contestación popular “inmigrar a Israel”, pero traten de tener una idea de cómo los judíos israelíes en el estado judío pueden dar una mano a nuestros hermanos y hermanas en el Diáspora. Estaban allí para nosotros cuando los necesitábamos, ahora necesitamos estar allí para ellos.

Por ZVIKA KLEIN

El escritor es periodista del periódico Makor Rishon en Israel, y se desempeñó como asesor de la Oficina del Presidente para los asuntos de la diáspora judía.

 

 

Traducción de Alicia Weiss con información de JTA

Reproducción autorizada por Radio Jai

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni